eldiario.es

Menú

Siete equipos canarios juntos, por segunda vez, en la categoría de bronce

RESUMEN DEL AÑO/ EN 2007 ASCENDIERON FUERTEVENTURA, VILLA DE SANTA BRÍGIDA Y RAQUI SAN ISIDRO

- PUBLICIDAD -

La representación canaria en el grupo I de la Segunda división B, con siete equipos, constituye un dato relevante -iguala al de la temporada 2005/2006- que convierte al Archipiélago en una de las comunidades autónomas con más conjuntos en la categoría de bronce del fútbol español.

Así, Gran Canaria aporta al Universidad de Las Palmas, UD Villa Santa Brígida y UD Vecindario; Fuerteventura, al conjunto del mismo nombre que juega en Puerto del Rosario, y UD Pájara-Playas de Jandía; Lanzarote, al equipo de Arrecife; y Tenerife, al CD Raqui San Isidro.

De todos ellos, merecen mención especial el Fuerteventura, Villa y Raqui San Isidro, quienes lograron el ascenso de categoría tras superar dos eliminatorias ante conjuntos peninsulares y después de una larga y competida temporada en Tercera.

En junio, de no haber sido por la adversidad sufrida por el filial de Las Palmas, que cayó ante el Guadalajara en el último partido, se hubiese logrado un pleno de clubes isleños en el novedoso sistema de acceso a la Segunda B que se puso en práctica en sustitución de los tradicionales cruces entre equipos de la tierra.

También ha vivido un 2007 con movimientos el Vecindario, incapaz de prolongar su fugaz etapa por la Segunda división y ahora de nuevo bajo la batuta técnica de Pacuco Rosales después de iniciar de manera lastimosa su regreso al tercer escalón del fútbol nacional.

El Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, por enésima vez, fracasó en su intento de ascenso -se topó con un intratable Sevilla Atlético-.

Mientras, clásicos en este escenario como Playas de Jandía o Lanzarote tuvieron que sufrir más de lo previsto para no perder la categoría, con especial énfasis en el equipo de Pájara, que a última hora se vio relegado a una dramática promoción de permanencia frente al Extremadura, solventada con éxito.

En este curso, ya en la segunda parte del año, todos los equipos canarios, exceptuando a un Raqui con pésimos números, están cumpliendo con más o menos nota.

Universidad y Playas llegaron al parón invernal en el vagón de cabeza, mientras que Lanzarote, Fuerteventura, Villa Santa Brígida -que debuta- y Vecindario ocupan plazas intermedias.

El escaso seguimiento mediático y popular que tienen muchos clubes, así como la dificultad para hacer efectivas subvenciones, han provocado situaciones de carestía económica y, consiguientemente, deudas con los profesionales.

Los casos de Universidad y Raqui son los más conocidos de un conflicto habitual en una categoría deficitaria y en la que no es rentable ni estar de paso, como convienen muchos de los presidentes y gestores que la conocen.

Canarias, en este aspecto, vive la particularidad de que, por si fuera poco, se resta mercado por la competencia establecida por tantos representantes opositando a sobresalir.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha