eldiario.es

Menú

La inspiración de Roberto Trashorras tumba a un complicado Almería

EL GALLEGO ANOTÓ DOS TANTOS E INTERVINO EN OTRO (3-1)

- PUBLICIDAD -

Debutó como titular, lo hizo ante su nueva afición, y salió por la puerta grande. Roberto Trashorras quiso tener protagonismo y lo obtuvo. El mediapunta gallegó anotó dos tantos e intervino con un pase magistral en otro. Además, se vació sobre el terreno de juego y fue el encargado de ofrecer las dosis de calidad en la hierba. La UD Las Palmas y Almería disputaron un encuentro insulso. El equipo amarillo, efectivo como nunca, por fin tuvo acierto de cara a la portería y sumó tres puntos de vital importancia que le permite, aunque aún instalado en zona pantanosa, tomar algo de oxígeno.

La contienda comenzaba con un Almería dispuesto a llevarse el botín del Gran Canaria. Con empuje y buenas combinaciones, el conjunto andaluz obligó a recular a los locales durante buena parte del primer período. Los visitantes tomaron el control del centro del campo.

La garra de Gorka Larrea, apoyado en la medular por Alberto Hernández, que no destacó sobremanera este sábado en el primer enfrentamiento de su carrera frente al equipo que le formó como futbolista, junto a la aportación de Corona, como enganche, y la buena actuación de los alas Ortiz y Crusat hacían presagiar lo peor. Dominio territorial ante una UD agazapada y a la espera de poder dar algún latigazo al contragolpe.

Juanito sorprendió con su once. Situó en la defensa a cuatro hombres que suelen actuar como centrales, con David García e Ione en las bandas. Ambos realizaron un encuentro muy completo. La baja obligada de Juanma dejaba una laguna en el costado izquierdo que parecía que iba a cubrir Xabi Castillo, pero, finalmente, el vasco no fue ni convocado, al igual que Txiki, que tras un buen comienzo de campeonato ha pasado al ostracismo.

Lo de Ione tiene mérito. Su juventud no fue un hándicap para sobreponerse, a priori, a varios obstáculos que podían ensombrecer, a parte de todo lo que conlleva un partido, su rol en el encuentro. Jugó de lateral cuando está acostumbrado a hacerlo en el centro de la zaga. Además, siendo diestro, lo hizo en la banda siniestra, una posición en la que nunca ha participado. Por delante tenía a Fredi, un jugador poco acostumbrado a destacar en labores defensivas y no con muchas garantías en la ayuda. Para más inri, tuvo la misión de defender a Ortiz, máximo realizador esta temporada, junto al delantero Míchel, en el cuadro rojiblanco.

El preparador de la Unión Deportiva ganó la partida, e hizo gala a una de las frases que dijo el pasado viernes: "No me vale el discurso de jugar bonito y perder". Y así fue. Por su parte, la carga del Almería sólo duró hasta el minuto 16 de partido.

El tan esperado éxito en la estrategia

En ese primer cuarto de hora, en el que incluso se oyeron pitos en contra del juego de los anfitriones, los dueños de la pelota eran los andaluces. Hasta que funcionó, tan esperada desde el inicio de la temporada, la estrategia. La UD recurrió como salvavidas a una jugada a balón parado, algo que utilizaba hasta ahora en los partidos el oponente para castigar a los amarillos.

Nauzet Alemán, de libre directo, dio movimiento al esférico hasta prolongarlo al segundo palo, en donde apareció Aythami para cederle de cabeza un balón de oro a Trashorras, que, adelantándose a su defensor, metió la pierna con decisión para hacer subir el tanto inaugural al electrónico. El meta Westerveld, que aún no había sentido el tacto del cuero (y no lo hizo durante toda la primera parte), nada pudo hacer.

De ahí al ecuador del partido, más de lo mismo. Dominio visitante, pero ya con menos intensidad y sin pegada alguna, y un fútbol casi sin sentido de los insulares en un choque trabado. Ortiz (min. 20) y Míchel, en el 37, llevaron el susto a las gradas, pero sus remates quedaron en una mera anécdota.

Franca mejoría

Tras la reanudación, los papeles se intercambiaron. Las Palmas saltó al campo a morder. Con ganas de llevar la tranquilidad al marcador. Marcos Márquez, en sus labores: abrir huecos, entorpecer el trabajo de los defensores y aguantar sus embestidas (lo cosieron nuevamente a patadas). Con un Nauzet Alemán apagado, Trashorras fue quien aportó la magia. Sus pases entre líneas hacían daño. Uno de ellos (min. 47), dejó totalmente solo al ariete sevillano, que, con la pierna mala (izquierda), chutó para que ganara el pulso el portero holandés mandando el esférico a córner.

Pero la mejor ocasión cayó de lado foráneo. En el minuto 58, tras una salida en falso de Pindado, Ortiz se encontró con un regalo imprevisto. En una posición inmejorable, y sin guardameta por medio, disparó raso. Aythami, sereno y sin perder la vista a la trayectoria de la pelota, hizo de guardavalla y, bajo la misma línea de gol, evitó con su pierna que el contrario igualara la contienda rechazando el esférico a saque de esquina.

Todavía con el corazón en un puño, Trashorras volvió al rescate. Las ideas del gallego fluían con facilidad en medio de un partido cargado de asperezas. Suyo fue el pase, nuevamente entre un laberinto de piernas, que llegó a pies de Fredi. El extremo zurdo cedió el balón a Márquez que no perdonó. 2-0 y esperanzador panorama por delante.

El tiempo de bonanza se vio mejorado con la expulsión de Corona tras una dura entrada al punta Márquez en el minuto 75. Tocaba ralentizar el juego y controlar la situación ante un adversario malherido.

Pero el colegiado vio oportuno señalar pena máxima en un presunto derribo de Víctor Afonso a Míchel ante la agitación en las gradas. El delantero almeriense no perdonó y los niveles de tensión volvieron a subir al máximo con un marcador nuevamente ajustado.

De ahí (min. 81) al final tocaba angustia. La UD defendió con uñas y dientes el resultado a favor, sin fisuras y con huecos enormes para machacar a la contra a un rival volcado y en inferioridad numérica.

La tranquilidad y la guinda a una gran actuación personal la puso Trashorras. En el 89, el medio amarillo dribló a un zaguero en el vértice del área hasta encontrar un hueco en donde soltar el zapatazo. Todo salió bien. Su fina intención se cumplió y el balón superó la estirada de Westerveld alojándose en las mallas ante el jolgorio de los más de 13.000 espectadores que se dieron cita en el recinto de Siete Palmas.

Ficha técnica:

UD Las Palmas (3)

Almería (1)

UD Las Palmas: Pindado; David García, Víctor, Aythami, Ione, Nauzet (Aday, min. 83), Garro (Cobas, min. 70), Trashorras, Fredi (Viyuela, min. 65), Darino y Marcos Márquez.

Almería CF: Westerveld; Bruno, Mairata (De Palmas, min. 81), Carlos García, Mané, Corona, Alberto, Larrea (Mario Bermejo, min. 52), Crusat, Ortiz (Francisco, min. 81) y Míchel.

Goles: 1-0, min. 16: Trashorras. 2-0, min. 62: Marcos Márquez. 2-1, min. 79: Míchel, de penalti. 3-1, min. 89: Trashorras.

Árbitro: José Luis González (castellano-leonés). Expulsó a Corona (min. 75), por una dura entrada a un adversario. Además, amonestó a los locales Darino, Trashorras, David García y Garro. Por el Almería vieron la cartulina amarilla Mané, Larrea, Crusat, Westerveld y Mario Bermejo.

Incidencias: 13.605 personas asistieron este sábado al Estadio de Gran Canaria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha