eldiario.es

Menú

Aquellos partidos con el Tenerife

HISTORIAS DEL DERBI

- PUBLICIDAD -

Mi primer recuerdo de los partidos de la Unión Deportiva con el Tenerife data de 1954, concretamente del 25 de abril de ese año, cuando el equipo amarillo consiguió el segundo ascenso de su historia a Primera división. El encuentro terminó con empate a cero goles, y como dato curioso en ese partido jugó Joaquín Peña, que ya había participado también en el primer ascenso de la Unión Deportiva en la inolvidable victoria frente al Málaga de Ricardo Zamora en 1951. De los partidos de la liguilla de ascenso a Segunda división en la temporada 1949/50, y en la que participó la Unión Deportiva, Tenerife, Toledo, Imperial de Murcia, Ceuta y Melilla, apenas tengo recuerdos porque era muy pequeño, y en realidad no se puede decir que estaban en categoría nacional, pero refiriéndonos al choque de 1954 contra el Tenerife me acuerdo del gran partido que jugó Pepín en la portería, de la gran defensa que hicieron Juanono, Beltrán y Beneyto, y delante destacaron mucho Macario, Ricardo y Peña, con un Manolo Torres espléndido en el medio del campo, pero mis recuerdos más nítidos más del viaje con mis padres en el correillo Viera y Clavijo fue la emoción de la ida para Tenerife, porque era mi primer viaje fuera de la isla, y especialmente en el de vuelta para el Puerto de La Luz, después de haber conseguido Las Palmas el empate que le daba el ascenso a Primera división.

No se me borra de la memoria ese viaje de vuelta a Gran Canaria, con el ascenso a Primera división. La fiesta en el Viera y Clavijo fue tremenda, emocionante de verdad, y tengo una imagen nítida de cómo mi padre y sus amigos que también fueron al partido me subieron a hombros, cómo si yo también hubiese conseguido el ascenso.

Creo que era la Banda de Agaete la que viajaba también en el correillo, y no cesó de tocar en toda la noche. En aquella época los barcos que hacían los servicios interinsulares entre Gran Canaria y Tenerife salían de cada puerto a las doce de la noche y llegaban a las siete de la mañana. Pero aunque la mayoría de los aficionados tenían que ir a trabajar ese lunes, nadie pegó un ojo, en una vigilia popular inusitada, celebrando el ansiado ascenso. Hay que tener en cuenta que en 1951, en el debut en Primera división, la Unión Deportiva pagó la novatada y descendió ese mismo año de nuevo a Segunda división, en donde estuvo do temporadas, hasta que en 1954 retornó otra vez a la máxima categoría del fútbol español. De ahí que sea entendible el enorme jolgorio que se formó durante toda la noche del domingo en el Viera y Clavijo. Muchos aficionados habían comprado voladores desde Las Palmas, y habían agotado las existencias en Santa Cruz, y el barco era un estruendo continúo, y el capitán se sumó a la fiesta tocando la sirena a cada rato. No sé si serían las dos o tres de la mañana cuando me perdí por las tripas del correillo, correteando y jugando con otros niños que habían ido al partido, y que tampoco podían dormir, cuando veo a mi madre diciéndole a mi padre, "pero Felo, vamos a llevar al niño al camarote, para que duerma un poco", y mi padre le respondió "pero Sola, estámos otra vez en Primera división, deja que se divierta que es un día histórico".

Pasaron muchos años, hasta que en la temporada 1960/61 se volvieran a encontrar los dos equipos canarios en un partido de Segunda división, y fue precisamente cuando ese año el Tenerife ascendió a la máxima categoría del fútbol español. El primer choque de esa Liga se jugó en Santa Cruz, con victoria el Tenerife por 1-0, con una Unión Deportiva llena de penínsulares con Ciáurriz, Rusiñol, Juanas, Abietar, Rios, Gámiz, entre otros y con un entrenador como Casimiro Benavente que no dejó muy buen recuerdo. En el choque de la segunda vuelta se empató a cero goles en el Estadio Insular, y el Tenerife terminó ascendiendo a Primera división, y la Unión Deportiva clasificada en quinto lugar. Después de la efímera estancia del Tenerife en la máxima categoría, los dos equipos se vuelven a encontrar en Segunda división en la temporada 1962/63, que coincide con la eclosión de la gran selección juvenil de Las Palmas que ganó la final en Murcia con Luis Molowny al frente de los diablillos amarillos, y ese año Las Palmas ganó en la primera vuelta por 0-1 en Santa Cruz, con gon de Juan Luis, y jugando ya en el equipo los inolvidables Tonono, Guedes, y Mamé León. Sin embargo en la segunda vuelta el Tenerife le devolvería el golpe a los amarillos en el Estadio Insular, ganando por 0-1, con gol de Beitía, y en ese choque también jugó Germán Dévora. Esa temporada Las Palmas se clasificó tercero y no ascendió, y el Tenerife en el puesto décimo.

Al año siguiente, 1963/64, es la temporada del tercer ascenso, y en los dos choques ligueros Las Palmas sacó un punto en el Heliodoro, en un encuentro que terminó con empate a un gol, conseguidos por parte amarilla por Juan Luis, y por Justo Gilberto por el Tenerife, que luego ficharía en la Unión Deportiva. En el partido de la segunda vuelta ganó Las Palmas por 1-0 con gol del palmero Erasto, y destacaron con luz propia Tonono, Germán, Guedes, y Oregui en la porteria, que hizo dos paradones inolvidables, uno a Justo Gilberto y otro a Padrón. Ese año se consiguió el ascenso en Abarán, pero la victoria en casa frente al Tenerife fue determinante.

Podría seguir recordando otros partidos, pero creo que a los que peinan canas especialmente les gustará recordar los que he mencionado, como también una eliminatoria de Copa de España, que Las Palmas eliminó al Tenerife en Santa Cruz, y estaba comentando el partido con Segundo Almeida por la radio, aparte de hacer la crónica para La Provincia, y el público se metía con Segundo Almeida y conmigo, y me pasé casi todo el partido vigilando que al amigo Segundo no le pasara nada desagradable, porque habían tres o cuatro desalmados que estaban constantemente encima de nosotros.

Ahora en los últimos choque parece que el signo que preside a los partidos son los empates, y en los choques que han sido dirigidos por Juan Manuel Rodríguez y Juan Luis Oltra el resultdado final han sido tablas, como en el año 2003 que terminó con empate a un gol, en el 2007 igualada a dos goles, y el año pasado otro empate a un gol, con los goles de Sicilia y el Marcos Márquez cuando expiraba el choque en el Estadio de Gran Canaria. Pero estos datos se los dejo a mis colegas más jóvenes, que tienen una visión más actualizada de los últimos choques entre grancanarios y tinerfeños, que este escribidor más veterano. Pero vamos a ver si ahora la Unión Deportiva consigue una victoria el sábado que permita superar al Tenerife un punto arriba en la tabla de clasificación.

(*) Columnista de CANARIAS AHORA.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha