eldiario.es

Menú

Las grandes cadenas hoteleras prevén desinvertir en Canarias y Baleares

LA CONSULTORA AGUIRRE NEWMAN OBSERVA UNA APUESTA POR NUEVOS MERCADOS

- PUBLICIDAD -

Las grandes cadenas hoteleras españolas especializadas en el producto vacacional cuentan con planes de desinversión en activos no estratégicos, principalmente en Canarias y Baleares, según destaca un informe de coyuntura de la consultora Aguirre Newman. La estrategia se debe a la bajada de la rentabilidad de los activos, la sobreoferta, la caída de los paquetes turísticos, la obsolescencia de la planta hotelera y el interés en invertir en nuevos mercados fuera de España como parte de sus políticas de internacionalización.

Como ejemplo, el estudio destaca la operación reciente de Barceló de alquiler de 20 hoteles en Reino Unido al grupo Dawnay Shore Hotels o la adquisición del 25% del Hotel Dylan en Nueva York por parte de Hotusa. No sólo las cadenas españolas sino también los grupos inmobiliarios-hoteleros apuestan por otros mercados, más o menos emergentes, dada la superioridad de las expectativas de rentabilidad operativa en Caribe, Sudamérica, Este de Europa, Mediterráneo Oriental y Norte de África.

Sin embargo, en el mercado urbano español se mantiene la expansión y la demanda, gracias a que los hoteles de la ciudad han tenido un mejor rendimiento operativo que los vacacionales durante el primer semestre del año. La ocupación en las ciudades ha tenido un comportamiento más positivo, con crecimientos de 6 y 4 puntos porcentuales en Madrid y Valencia, respectivamente, frente a retrocesos de medio y tres puntos en Barcelona y Sevilla, lo que sitúo el índice medio en el 67%.

Los precios medios durante el primer semestre se incrementaron un 16% en Valencia, un 13% en Barcelona, un 9% en Madrid y un 3% en Sevilla.

Estancamiento del mercado vacacional

Los mercados vacacionales, en cambio, registraron un estancamiento en las pernoctaciones por el acusado repunte de la actividad turística de mercados competidores como Turquía, Egipto, marruecos y Croacia y por las desfavorables condiciones meteorológicas.

La buena marcha del mercado hotelero urbano hace que múltiples cadenas, como AC, Vincci, Confortel, Barceló, Hesperia, Husa o Accor, cuentan con proyectos en cartera e interés potencial de los fondos de inversión y de capital riesgo en posicionarse en las principales ciudades. Actualmente, se contabilizan en España 602 desarrollos hoteleros con 87.800 habitaciones y una inversión total comprometida de 13.000 millones de euros.

El 87% del total de la futura oferta corresponde a proyectos de cuatro (un 56%) y cinco (un 31%) estrellas, debido a que el turista cada vez más demanda alojamientos de calidad (el 82% de viajeros extranjeros y el 72% de nacionales) y el 60%, a hoteles urbanos. Andalucía (un 28%), Cataluña (un 15%) y Canarias (un 13%) concentran más de la mitad de la futura oferta hotelera.

En cuanto al perfil del gestor de los futuros proyectos, las cadenas hoteleras siguen teniendo una presencia mayoritaria y el 66% de los desarrollos serán gestionados por ellas, si bien es aún muy significativa la presencia de gestores individuales, que representa un 34%. De los 397 proyectos que serán gestionados por cadenas hoteleras, el 35,5% lo concentran 15, entre las que destacan por número de establecimientos Barceló, con 18; IBB Hotels, con 14; Accor Hotels, con 13; AC e Intercontinental Hotels, ambas con 12, o Paradores de Turismo, con 9.

Además, el Informe de coyuntura y tendencias de la industria hotelera española de la consultora Aguirre Newman, presentado este martes por su directora del Segmento de Hoteles, Paloma Boceta, destaca que la inversión total prevista para este año en el mercado hotelero español asciende a 1.350 millones de euros, lo que supone un nivel inferior a 2006, que estableció un máximo histórico con 1.700 millones, y superior a 2005. El 80% del volumen de inversión previsto para 2007 en España se concentra en manos de inversores nacionales y particulares, mientras que las grandes cadenas están acometiendo procesos de venta de sus activos, sobre todo los ubicados en los destinos vacacionales.

Dentro de las principales operaciones del año, figura la adquisición de Occidental Hoteles por parte del fondo de capital riesgo Valanza (BBVA) y Pontegadea (Amancio Ortega), por 706 millones de euros; la compra con el 24% del capital de la empresa italiana Jolly por parte de NH o la venta de una participación mayoritaria de Thomas Cook en Palma de Mallorca y Cádiz a Iberostar, por 150 millones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha