eldiario.es

Menú

La caída del consumo pasa factura a las cajas del comercio canario

LA SITUACIÓN SITÚA LA CONFIANZA DEL SECTOR EN MÍNIMOS HISTÓRICOS

- PUBLICIDAD -

Las cajas registradoras del comercio minorista de Canarias suenan cada vez menos. Las ventas registran un descenso en su tasa interanual del 4,4%, un punto por encima de la caída que ha experimentado el sector en el resto del país. Éste es uno de los datos que se desprende del Boletín de Coyuntura sobre el Comercio en Canarias para el I trimestre de 2008, elaborado por el Servicio de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

A pesar de que las empresas del sector tratan de mantener el tipo incorporando nuevos afiliados a la Seguridad Social, el paro registrado en la actividad comercial se acelera hasta alcanzar los 25.827 desempleados en marzo, un 13,8% más que hace un año.

Ante este panorama, el pesimismo se apodera del comercio, que muestra el Indicador de Confianza Empresarial (ICE) más bajo de los últimos cuatro años, con un ICE de menos 15,8, informa la entidad cameral en un comunicado.

Asimismo, el informe de la Cámara de Comercio viene a confirmar cómo la debilidad del consumo interno sigue dejando una huella cada vez más profunda en los resultados empresariales del comercio al menor de las islas.

El Índice de Comercio al por Menor (ICM) a precios constantes presenta una importante caída en el primer trimestre de 2008, con una tasa interanual negativa de -4,4%, acentuándose el descenso en marzo con una tasa de -7,6%. El ICM se elabora con la media mensual del volumen de ventas y la media trimestral de los asalariados en el sector del comercio minorista.

Para el presidente de la Cámara de Comercio, Ignacio González Martín, "el descenso de los ingresos del comercio se está convirtiendo en un fiel reflejo de la caída que está experimentado el gasto familiar, acosado por la subida de tipos de interés y la brusca escalada de precios". Añade, además, que la caída del consumo es un claro indicador de la fragilidad de la economía familiar, hasta ahora principal motor económico de la región.

A juicio de González Martín, "la decisión de gasto se esta viendo condicionada no sólo por el encarecimiento de la cesta de la compra, que afecta especialmente a los productos de primera necesidad, sino también por el endurecimiento de las condiciones crediticias. Todo ello repercute de forma directa en la capacidad de compra de los hogares canarios y, por tanto, en los resultados empresariales".

En el conjunto del territorio español, también se produjeron reducciones en el ICM, aunque la tasa de variación anual del trimestre (-3,4%) refleja que la bajada fue menos intensa que en el archipiélago (-4,4%). Sin embargo, la disminución de marzo fue más aguda en el global nacional (-8,7%) que en las Islas (-7,6%).

Problemas para el sector

Un panorama que está poniendo entre las cuerdas al sector, tal y como confirma la propia patronal del comercio minorista, Fedeco, quien apunta que en los primeros meses de este año las ventas han sufrido una caída de más del 30%. Su presidente, Luis de Miguel Bartolomé, advierte, además, que el futuro de muchos establecimientos comerciales de Canarias está en el aire si no se produce pronto un cambio de ciclo económico.

"Miles de familias canarias trabajan en este sector y, de igual manera, que se buscan planes específicos para reflotar otras actividades económicas, el comercio de las Islas reclama una mayor protección. Si no es así, muy pronto el cartel de cerrado colgará en muchos de los negocios del Archipiélago", manifiesta.

Empleo

Al deterioro del rendimiento de los comercios no se ha sumado, por el momento, un empeoramiento del empleo en el sector. Según se refleja en el Boletín de Coyuntura de la Cámara, la creación de empleo se acelera ligeramente en el primer trimestre, con tasas positivas en todos los meses, alcanzando una tasa interanual del promedio de los tres primeros meses (0,9%), según el Índice de Ocupación del Comercio elaborado por el INE.

También ratifica una mejora en el empleo, sobre el de hace un año, la evolución los afiliados a la seguridad social que continuaron creciendo a un ritmo trimestral del 0,9% en la rama de actividad comercial, que engloba "venta y reparación de vehículos y venta de combustible", "comercio al por mayor e intermediarios del comercio" y "comercio al por menor y reparaciones domésticas.

Un incremento de la ocupación que no ha sido suficiente para reducir el paro registrado en la actividad comercial que se aceleró hasta alcanzar los 25.827 desempleados en marzo, un 13,8% más que hace un año. La media del trimestre también ascendió un 13,2%, una peor evolución que en el ámbito nacional (7,8%).

Ante este escenario es comprensible que la confianza de de los comerciantes se haya visto recortada hasta el ICE más bajo (-15,8) del sector en los cuatro años que se viene realizando este indicador. Un deterioro que más que en el comportamiento del empleo y la inversión se ha notado en la cifra de negocios de las empresas que continúan responsabilizando a la debilidad de la demanda como el principal factor limitativo de su actividad empresarial en los últimos meses, según se recoge en el informe de la Cámara de Comercio.

Comercio al por menor

El ICM a precios constantes, elaborado con la media mensual del volumen de ventas y la media trimestral de los asalariados en el sector del comercio minorista, presenta una importante caída en el primer trimestre de 2008, con una tasa interanual negativa de -4,4%, acentuándose el descenso en marzo con una tasa de -7,6%.

En el conjunto del territorio español, también se produjeron reducciones en el ICM, aunque la tasa de variación anual del trimestre (-3,4%) refleja que la bajada fue menos intensa que en el archipiélago (-4,4%). Sin embargo, la disminución de marzo fue más aguda en el global nacional (-8,7%) que en las Islas (-7,6%).

La creación de empleo en el sector se acelera ligeramente en el primer trimestre, con tasas positivas en todos los meses, alcanzando una tasa interanual del promedio de los tres primeros meses (0,9%), según el Índice de Ocupación del Comercio elaborado por el INE.

En el total nacional el trimestre presenta aumentos de mayor intensidad (1,2% de tasa anual de marzo, 1,4% tasa anual del promedio trimestral). Los afiliados a la seguridad social continuaron creciendo a un ritmo de 0,9%, lo que indica una mejora en el empleo, sobre el de hace un año, de la rama de actividad comercial, que engloba 'venta y reparación de vehículos y venta de combustible', 'comercio al por mayor e intermediarios del comercio' y 'comercio al por menor y reparaciones domésticas'.

El número de afiliaciones alcanzó los 162.452, a 31 de marzo, lo que supone una tasa anual del 0,7%. El aumento de la afiliación en comercio del conjunto nacional ha sido superior con tasas anuales del promedio del trimestre del 1,3%. El paro registrado en la actividad comercial se aceleró hasta alcanzar los 25.827 desempleados en marzo, un 13,8% más que hace un año. La media del trimestre también ascendió un 13,2%, lo que refleja una peor evolución que en el total nacional (7,8%).

Encarecimiento en alimentación

Los precios del grupo 'Alimentación y bebidas no alcohólicas' experimentaron el mayor encarecimiento en el Archipiélago y se encuentran un 8,3% más elevados que en marzo de 2007, además de sufrir un incremento superior a la media española (6,9%). Por su parte 'Bebidas alcohólicas y tabaco' (1,2%) también tuvo un comportamiento inflacionista mayor que en el ámbito nacional (4,1%). Por el contrario, la subida de precios de 'Vestido y calzado' (0,4%) y 'Menaje' (0,4%) en Canarias fue inferior a la nacional.

En el primer trimestre se dieron de alta menos empresas comerciales (-39,1%) a través de las Ventanillas Únicas Empresariales canarias (VUE) que en mismo periodo del año pasado. La mayor reducción la experimentaron los comercios al mayor (-39,1%) ya que la creación de comercios minoristas en las VUEs tuvo una tasa de -31,3%.

La encuesta de coyuntura realizada por las Cámaras Canarias a los comerciantes del archipiélago en abril de 2008, refleja que su confianza se desploma hasta el ICE más bajo (-15,8) del sector en los cuatro años que se viene realizando este indicador. Este aumento de la desconfianza se ha debido, en mayor medida, a la debilidad de la cifra de negocio, aunque también infunde poca confianza el empleo y la inversión del sector. El ICE se ha desestacionalizado para permitir seguir la evolución de la confianza empresarial sin que se vea afectada por el efecto calendario.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha