eldiario.es

Menú

Las farmacéuticas alertan a inversores de las deudas

ESPAñA EN LA LISTA DE PAíSES PROBLEMáTICOS

Pfizer reconoce que las comunidades autónomas le adeudan 85,4 millones de euros y Abbott dice que son más de 120 millones.

- PUBLICIDAD -

Es una de las grandes facturas pendientes de las administraciones públicas: el pago a la industria farmacéutica. Un saldo que supera los 4.000 millones de euros y que, si se cumplen las previsiones del Gobierno, en breve comenzará a redimirse gracias al salvador Plan de Pago a Proveedores. Se alejaría así el fantasma de lo ocurrido en Grecia en septiembre de 2011, cuando el impago por parte de las administraciones públicas llevó al gigante Roche a dejar de proveer a la Sanidad Pública de medicamentos tan sensibles como los antitumorales.

Pfizer-millones-septiembre-separacion-Zoetis_EDIIMA20131029_0379_4

Pfizer-millones-septiembre-separacion-Zoetis_EDIIMA20131029_0379_4

En el caso de España, se desconoce el desglose de las facturas pendientes a cada una de las farmacéuticas pero algunas compañías sí develan qué se les debe cuando se tienen que retratar ante sus accionistas. Tres grandes farmacéuticas que cotizan en EEUU ?Pfizer, Abbot y Bristol-Myers? han comunicado al regulador bursátil los agujeros negros que hacen en sus balances los países de economías "inciertas y desafiantes" según sus palabras. Por supuesto, España está en el listado con facturas millonarias pendientes, junto con Italia y Grecia, los otros países que más les deben. Las farmacéuticas más poderosas (como Roche o Novartis) son suizas y no cotizan en Wall Street.

Pfizer, propietario de marcas como Viagra u Orfidal, explica en el informe trimestral que remite al regulador de la Bolsa de Estados Unidos, la Securities and Exchange Commission (SEC), que las administraciones españolas le debían, a 29 de septiembre, 115 millones de dólares (85,4 millones de euros) en facturas emitidas hace más de un año. La filial de Pfizer en España reconoce a eldiario.es que el saldo que tiene pendiente de cobro corresponde a las comunidades autónomas pero no puede acotar cuáles son las que más deben.

El club de los países de la periferia de Europa

En el caso de Pfizer, España forma parte del grupo de países de la periferia de la Unión Europea que, en conjunto, deben a la farmacéutica 1.300 millones de dólares (966 millones de euros). Es decir, junto al caso español, la multinacional destaca a Italia, Grecia, Portugal e Irlanda. Países donde la situación económica se mantiene "incierta y desafiante", según afirma la compañía al regulador bursátil.

"Aunque algunos gobiernos europeos o agencias gubernamentales a veces retrasan sus pagos más allá de los términos de venta contractuales, buscamos equilibrar de forma adecuada el riesgo de pago con el deseo de mantener buenas relaciones con nuestros clientes y asegurar un enfoque humanitario a las necesidades de los pacientes", explica la compañía en su informe.

Otra multinacional que reconoce los pagos pendientes de España, Italia, Grecia y Portugal es Abbott Laboratories, que comercializa desde dispositivos cardiovasculares a marcas conocidas como Dalsy ?el antiinflamatorio para niños? o Pediasure. Abbott reconoce a la SEC estadounidense que la Administración española le debe, a 30 de septiembre de este año, 162 millones de dólares (120,6 millones de euros). Cifra que sólo supera Italia, que tiene pendiente el pago de 227 millones de dólares. El grupo farmacéutico señala que "sigue muy de cerca las condiciones económicas y presupuestarias" de estos cuatro países, así como "otros desarrollos fiscales".

Otra gran farmacéutica que habla de sus problemas en España es Bristol-Myers Squibb, aunque no detalla la cifra concreta que le adeudan las distintas administraciones españolas. Asegura al regulador bursátil que su exposición a cuentas pendientes de cobro en Grecia, Portugal, Italia y España era de 195 millones de dólares al cierre del tercer trimestre de 2013.

Una factura global de 4.100 millones de euros

Hace sólo unas semanas, la patronal del sector, Farmaindustria, valoraba "positivamente" el Plan de Pago a Proveedores puesto en marcha por el Gobierno porque, aseguraba el lobby farmacéutico, con él "se devuelve la confianza de los sectores y se mejora la imagen de España en el exterior". No en vano, el objetivo de las compañías es "cobrar los 3.500 millones de euros acumulados hasta el mes de mayo por suministro de medicamentos a hospitales del Sistema Nacional de Salud", según explicó Farmaindustria a través de un comunicado.

Pero la factura global pendiente es aún más amplia ya que, a 31 de agosto, "la deuda de las administraciones públicas con los laboratorios farmacéuticos ascendía a unos 4.100 millones de euros, con una demora media en los pagos de 329 días".

Según Farmaindustria, las compañías consideran "importante" que se confirmen, por parte del Gobierno, "los mecanismos que permitan abonar la mayor parte de esta deuda antes de que finalice el año". Además, el lobby confía en que "la Ley Orgánica de Control de la Deuda Comercial del Sector Público, pendiente de aprobación, y el proyecto de ley de Impulso de la Factura Electrónica permitan dar una solución definitiva y estructural al grave problema de la morosidad pública, que tanto afecta en España a sectores como el farmacéutico".

El Gobierno responde a las peticiones de la industria

El Gobierno ha recogido el guante de la patronal y el ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Manuel Soria, aseguró el martes que la industria farmacéutica será una de las primeras en beneficiarse del nuevo Plan de Pago a Proveedores puesto en marcha por el Gobierno, que antes de final de año prevé liberar más de 5.000 millones de euros para que las comunidades y ayuntamientos puedan pagar sus facturas. Tras inaugurar una jornada sectorial sobre el programa Profarma, con el que se pretende impulsar la competitividad del sector, el ministro aseguró que este plan de pago es "una buena herramienta para reactivar la liquidez de las empresas".

El plan además tendrá beneficios fiscales. El director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, reconoció en el mismo acto que el plan Profarma ofrece "una oportunidad para todos", ya que las empresas participantes podrán "deducirse una pequeña parte de las aportaciones por ventas al sistema sanitario que tienen que realizar", según declaraciones recogidas por Europa Press. Mientras, la presidenta de esta patronal, Elvira Sanz, aprovechó la jornada para destacar que su sector ha aumentado las exportaciones en los últimos años hasta convertirse en el cuarto sector exportador de España y en uno de los principales inversores en I+D, campo al que, en 2012, destinó 900 millones de euros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha