eldiario.es

Menú

El puerto de Granadilla saca a la calle a miles de tinerfeños

MÁS DE 70.000 SEGÚN LOS ORGANIZADORES Y 10.000 SEGÚN LA POLICÍA LOCAL

- PUBLICIDAD -

Varios miles de personas (entre 50.000 y 60.000 según los organizadores, 10.000 según la Policía Local y 3.000 según la Policía Nacional) se manifestaron hoy por las calles de Santa Cruz de Tenerife contra el proyecto de construcción del puerto industrial de Granadilla, en el sur de la isla.

La manifestación, convocada por tercer año consecutivo, se celebró poco después de que la Comisión Europea haya dado su visto bueno al proyecto, al considerar que, aunque tendrá efectos perjudiciales en el medio ambiente, existen "razones imperiosas de interés público de primer orden" que lo justifican y suficientes medidas compensatorias.

Los grupos ecologistas y organizaciones ciudadanas convocantes de la protesta exigieron la celebración de un referéndum sobre la construcción del puerto, a la vez que denunciaron el modelo de desarrollo basado en el cemento y la especulación del suelo que atribuyeron a las instituciones y principales partidos, que unánimemente respaldan el proyecto.

Contra la corrupción urbanística

La manifestación, que también era una protesta contra otros proyectos de infraestructuras como la vía exterior, se convirtió en una denuncia de la corrupción urbanística y contra la política "corrompida" de Coalición Canaria, Partido Socialista Canario y Partido Popular, que promueven un "crecimiento acelerado y sin control" en beneficio de las mafias y en perjuicio del medio ambiente y de los sectores más necesitados.

Este Parlamento vive del cemento, la lucha está en la calle y no en el Parlamento y No con mi voto fueron algunas de las consignas más coreadas en esta marcha, que unió a grupos ecologistas como Ben Magec-Ecologistas en Acción y Greenpeace con organizaciones ciudadanas como Asamblea por Tenerife, partidos políticos como Los Verdes e Izquierda Unida Canaria y sindicatos como Intersindical Canaria.

También hubo representación de asociaciones de vecinos, grupos de montañeros, bomberos, boyscouts, además de la Plataforma en defensa del puerto de la capital de la isla, en la que militan dos ex presidentes de la Autoridad Portuaria.

Desde la plaza Weyler, los manifestantes se dirigieron en un ambiente festivo y sin incidentes hasta la Plaza de Candelaria, que estaba repleta cuando se procedió a la lectura del manifiesto, en el que se transmitió a la Unión Europea, al Gobierno español y al Gobierno regional que no son ellos los que tienen que decidir sobre el puerto de Granadilla, sino "el pueblo canario".

Por ello, los organizadores demandaron un referéndum sobre esta infraestructura y un debate público que en su opinión no ha existido ni en el Parlamento de Canarias ni en los medios de comunicación, a los que acusaron de "serviles y mentirosos".

Entre los asistentes estuvo el diputado regional socialista Santiago Pérez, que aunque no se opone al puerto de Granadilla, manifestó que debe ser el de Santa Cruz el principal de la isla, y destacó que gracias a la presión ecologista se ha conseguido la reducción del proyecto original de construir un macropuerto industrial en el sur.

Tanto Antonio Rodríguez, de Ben Magec, como Pedro Anatael Meneses, de la Plataforma de defensa del puerto de Santa Cruz, calificaron de éxito total la manifestación, la más colorista y festiva de las celebradas en estos tres años, según subrayó el dirigente ecologista.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha