eldiario.es

Menú

ENTREVISTA CON LEENA JÄRVINEN, RESPONSABLE DE PIENTÄ MAKIAA

En Helsinki hay muchas historias que contar. Una de estas historias es la de Leena Järvinen, quien llegado el momento decidió montar una pastelería, Pientä Makiaa, en casa.

- PUBLICIDAD -

Dulces y tartas 102072017

¿Cómo fue que se te ocurrió montar esta empresa?

  • - ¿Que cómo fue? Bueno, la idea me ha estado rondando la cabeza toda la vida. Mi sueño siempre ha sido el tener una pequeña cafetería, algo mono, pero me decía a mí misma que eso era imposible. Al cumplir los cincuenta me di cuenta de que podía hacer lo que me diera la gana. ¡Fue una crisis de la mediana edad muy positiva! Soy enfermera, bueno, mejor dicho, era enfermera. Tuve un problema bastante gordo en mi espalda y cuello que afectó a mi carrera profesional y fue cuando llegué a la conclusión de que era el momento para realizar mi sueño. Me dije a mí misma que era ahora o nunca. Me apunté en Stadin Ammattiopisto (centro de formación profesional reglada por el ministerio de educación finlandés, a cargo de la ciudad de Helsinki) y empecé la titulación de pastelería. Trabajaba de día e iba a clases por la tarde. Normalmente esta titulación es de dos años, pero conseguí terminarla en uno solo. Ahí fue donde aprendí lo básico. Durante todo un año estuve usando el horno un montón, también en mi propia casa. Tienes que tener mucho tesón y practicar mucho, mucho. Estuve de prácticas en varias pastelerías y aprendí muchísimo. Luego la titulación terminó y llegó el momento de montar mi tan ansiada cafetería. La verdad es que o montaba la cafetería o tenía que volver a trabajar en el hospital, cosa que no me apetecía para nada. De pronto me di cuenta de que era demasiado, económicamente hablando, por lo que opté por montar una pastelería en casa. Pregunté cómo podía hacerlo y qué requisitos necesitaba, y aquí estoy. Empecé el 1 de mayo, por lo que la empresa es muy reciente.

¡Estupendo! Me alegra ser la primera persona que la entrevista.

  • - ¡Sí!

A la hora de empezar la pastelería en casa, sé que en Finlandia se puede pedir ayudas económicas al estado para montar una empresa. ¿Consiguió alguna ayuda?

  • - Primero que nada, tuve que trabajar en el hospital. Fue muy duro trabajar durante el día y estudiar por la tarde, pero esto es muy normal en Finlandia. A los seis meses conseguí una ayuda que me permitió ir a las pastelerías de prácticas, pues éstas son durante el día. Se tradujo en que pude dejar de ir a trabajar para concentrarme en las prácticas, cosa que me ayudó mucho.

Su empresa está relacionada con la manipulación de alimentos. ¿Tuvo que conseguir algún certificado específico?

  • - Tengo el certificado de manipulador de alimentos expedido por Evira (organismo finlandés que gestiona y vela por la seguridad y legislación relativa al consumo alimenticio en Finlandia) y, como marca la ley finlandesa, mi cocina ha pasado todos los requisitos que pide Evira para poder abrir una pastelería, lo que se llama en finlandés Además de ello, como tengo una empresa, tuve que registrarla y darme de alta como empresa en la hacienda finlandesa. Toda la información la tienes en los distintos organismos, una vez la pides, y las personas que trabajan en ellas son muy serviciales. Además, conseguí la ayuda económica para empezar una empresa ( starttiraha, en finlandés) y fui a un seminario para nuevos empresarios que me resultó muy útil.

¿Tuvo que darse de alta en algún curso o taller primero, para conseguir la ayuda starttiraha?

  • - No, al estudiar la titulación había una asignatura en la que te enseñaban cómo diseñar el plan de empresa, necesario para pedir la mencionada ayuda. Fue bastante sencillo, y conseguí la ayuda.

¡Qué bien!

  • - Te ayudan mucho, pero tienes que poner mucho de tu parte. No te lo dan hecho, tú eres quien tiene que ir, quien tiene que llamar.

Como cualquier cosa aquí, en Finlandia…

  • - ¡Sí! (risas)

La ayuda está ahí para todos, pero las personas tienen que demostrar que realmente la quieren.

  ¿Qué planes tiene ahora?

  • - Mi plan es darte cuantas más tarjetas de visita pueda, para que las repartas. (risas)

Lo haré (risas) Sin problema.

  • - No, ahora en serio. Por supuesto, estoy intentando publicitar mi empresa y conseguir que la gente me encuentre. No es fácil que la gente sepa de una pastelería en casa, porque no tengo los recursos para poner carteles por todos sitios y la única que trabaja soy yo. Por ahora no puedo encargarme de pedidos muy grandes, pero me encantaría tener más pedidos. Ya he tenido unos cuantos.

¡Qué bien! Acaba de empezar la empresa y ya ha tenido pedidos.

  • - Sí, unos cuantos. El día de la madre está a la vuelta de la esquina, al igual que las fiestas de graduación y final de curso, por lo que ya me han pedido un par de tartas. Además, tengo que hacer alguna que otra tarta para cumpleaños de niños. Me hace mucha ilusión y estoy pensando en todas las tartas preciosas que haré.

¿Ha recibido algún comentario de sus clientes? ¿Se han mostrado contentos con el servicio ofrecido?

  • - Por ahora, y por suerte, sí. (risas) Siempre digo que me hagan saber qué cosas se pueden hacer mejor. Hay que aceptar la crítica.

Por supuesto, si quiere establecerse y crecer es importante que los clientes evalúen su trabajo y éste se vea desde distintas perspectivas.

  • - Sí, y, además, practico cada día para mejorar. Requiere mucho esfuerzo.

¡ Eso parece! ¿Se podría decir que su rutina hoy en día es estar en casa horneando para convertirse en la perfecta pastelera?

  • - Sí, no intento ser perfecta, pero mi objetivo es convertirme en una pastelera muy buena. (risas)

¿Cómo se ve a si misma dentro de cinco años?

  • - Esta pregunta es muy difícil de responder, pues intento concentrarme en vivir día a día. He aprendido -he tenido una vida interesante, y dura, pero interesante- que es importante vivir y disfrutar del día a día. Si debo pensarlo, creo que me veo siendo más profesional, haciendo cosas que, en estos momentos, no puedo. Quiero saborear y disfrutar de este momento, de esta sensación de entusiasmo que tengo ahora. ¡Santo cielo, me estoy volviendo una niña de nuevo!

(risas)

  • - (risas) Seguro que sabes a qué me refiero. Es una sensación muy interesante.

Sí, lo entiendo. ¿Le gustaría añadir algo más?

  • - Me gustaría añadir que, de joven, trabajé de camarera, por lo que sabía perfectamente qué era y cómo era trabajar en el sector. Montar la empresa no fue por arte de birlibirloque, sino que ha sido algo para lo que me he estado preparando de una forma u otra toda la vida.

Le deseo lo mejor.

  • - ¡Muchas gracias!

Para más información, pueden: mandar un correo electrónico a la dirección pientamakiaa@gmail.com, consultar la siguiente página web: www.pientamakiaa.fi o llamar al teléfono 0407758778

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha