eldiario.es

Menú

Evacúan la Embajada de España en Kinshasa tras ser atacada por un obús

EL ATENTADO NO HA CAUSADO HERIDOS ENTRE EL PERSONAL DIPLOMÁTICO

- PUBLICIDAD -

La Embajada de España en Kinshasa ha sido este jueves evacuada tras ser alcanzada por un obús, que no ha causado heridos entre el personal diplomático, informaron fuentes del Ministerio español de Asuntos Exteriores.

El embajador español en la República Democrática del Congo, Miguel Fernández Palacios, y el resto de funcionarios fueron evacuados en tanquetas por militares uruguayos de la misión de la ONU en ese país en medio de disparos. Las mismas fuentes informaron de que el centenar de españoles que reside en Kinshasa se encuentra a salvo, después de los enfrentamientos ocurridos este jueves entre soldados del Gobierno y la guardia del ex vicepresidente Jean-Pierre Bemba.

Ruptura de la calma tras dos meses

Un tiroteo tuvo lugar este jueves en Kinshasa entre soldados del ejército regular y hombres armados al servicio del ex vicepresidente Jean-Pierre Bemba rompiendo los dos meses de calma.

Los disparos comenzaron cerca del mediodía en las cercanías de la residencia de Bemba, en el sector de Gombe y, según fuentes oficiales, se limitaron a una zona de Kinshasa sin peligro de que se extendieran a otros sectores de la ciudad. Fuentes de la Misión de la ONU en la República Democrática del Congo (RDC), más conocida por su siglas de MONUC, confirmaron poco después de que estallaran los tiroteos que en los combates se enfrentaban soldados del Gobierno y partidarios de Bemba.

Bemba, un antiguo líder rebelde congoleño, fue derrotado en las elecciones presidenciales del 29 de octubre pasado frente al entonces jefe de Estado, Joseph Kabila, que renovó en las urnas el poder que tenía de facto desde el 26 de enero de 2001. Esa elección fue la primera votación libre y plural que se registraba en la RDC (ex Zaire) en más de cuarenta años. El país, que se independizó de Bélgica el 30 de junio de 1960, sufrió cuatro décadas de guerras civiles, dictaduras y golpes de Estado.

Bemba, convertido ahora en un próspero empresario, conserva bajo su mando a miles de hombres armados, que se han negado a dejar las armas e integrarse a las fuerzas regulares. El Gobierno de Kinshasa estaba presionando en los últimos días a Bemba para que redujera el tamaño de su ejército privado, pero sus guardas no quieren dejar las armas porque temen que, si lo hacen, quedarán expuestos a ataques de grupos rivales.

Los partidarios de Bemba y los soldados leales a Kabila se enfrentaron a tiros en las calles de Kinshasa después de las elecciones del año pasado, porque el vicepresidente se quejó de maniobras fraudulentas, aunque finalmente aceptó el resultado.

Sin datos sobre las víctimas

En los disparos de este jueves se oyó fuego de fusil, de lanzagranadas y de ametralladoras. Las autoridades no informaron sobre el número de víctimas de los combates, pero la MONUC cree que ha habido varios heridos, aunque los datos son muy confusos.

La emisora Radio Okapi, administrada por la MONUC, afirmó que los tiroteos se escucharon no sólo en los alrededores de la residencia de Bemba, sino también en la avenida Kalemi, cerca de la sede de la Corte Suprema de Justicia.

El ministro de Información, Toussaint Tshilombo, hizo un llamamiento a la calma entre la población de Kinshasa y para que continúe con sus actividades diarias: "La situación, tal y como se presenta, se registra en una parte del centro de la ciudad, en un perímetro bien definido".

La MONUC se sumó también a los llamamientos para conservar la calma y pidió que los dos bandos enfrentados cesen sus hostilidades. "La MONUC hace un llamamiento a la calma y demanda al Gobierno, así como al senador Bemba, que convengan lo antes posible una solución pacífica a la crisis.", dijo la misión de las Naciones Unidas en un comunicado.

Momentos después de conocerse este llamamiento, Bemba se sumó a él y en declaraciones a Radio Okapi pidió a todas las partes "mantener la paz y la calma". Añadió que todos los efectivos involucrados en la lucha deben volver a sus cuarteles y se mostró dispuesto a conversar con el Gobierno "y con cualquiera que desee ver la paz en el país".

Los tiroteos, que entrada la tarde habían disminuido bastante, obligaron a la MONUC a desplegar sus efectivos en la zona de los tiroteos para garantizar la seguridad de la población civil que ha quedado en medio del fuego cruzado. La ONU mantiene en la RDC un contingente de 17.000 efectivos, el mayor del todo el mundo. Su función fundamental es garantizar el proceso político abierto tras los acuerdos de paz firmados en el 2003 que terminaron una guerra civil abierta en 1998.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha