eldiario.es

Menú

Frente Polisario pide a Marruecos sumarse al "desminado humanitario"

MADRID

TIFARITI, 28 (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Daniel Herrero) El Frente Polisario ha dado inicio este lunes a la cuarta fase de destrucción de minas en las zonas aledañas al muro que divide en dos el Sáhara Occidental y ha criticado que Marruecos no se haya sumado aún a los esfuerzos de la autoproclamada República Saharaui Árabe Democrática (RASD) para concluir el "desminado humanitario" del territorio, donde fallecen o resultan heridas una treintena de personas al año por culpa de estos artefactos.

- PUBLICIDAD -

TIFARITI, 28 (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Daniel Herrero)

Desminado en Tifariti

Desminado en Tifariti

El Frente Polisario ha dado inicio este lunes a la cuarta fase de destrucción de minas en las zonas aledañas al muro que divide en dos el Sáhara Occidental y ha criticado que Marruecos no se haya sumado aún a los esfuerzos de la autoproclamada República Saharaui Árabe Democrática (RASD) para concluir el "desminado humanitario" del territorio, donde fallecen o resultan heridas una treintena de personas al año por culpa de estos artefactos.

El ministro de Defensa saharaui, Mohamed Lamine Buhali, ha declarado que la intención del Frente Polisario es la de cumplir con los compromisos adquiridos en Ginebra para erradicar las minas antipersona. En este sentido, ha criticado el "injustificable veto" del Gobierno marroquí por no adherirse a los esfuerzos internacionales para "proteger a la humanidad de este salvaje arma".

Durante la inauguración oficial de esta cuarta fase de erradicación, celebrad a las afueras de Tifariti --enclave ubicado en los denominados Territorios Liberados--, el titular de Defensa ha criticado los "hipotéticos esfuerzos" de Marruecos para destruir minas y bombas de racimo, porque "carecen de fundamento". Ha lamentado que en estos trabajos no se incluya el "desminado humanitario", y ha pedido a Rabat que se adhiera "sin demora" a los tratados internacionales relativos a esta cuestión.

Asimismo, el ministro ha reclamado la eliminación de lo que ha tachado de "muro de la vergüenza", que divide el Sáhara Occidental en dos partes a las que los saharauis nombran como "Territorios Liberados" y "Sáhara ocupado". Ese muro, ha explicado, "dificulta e impide a los saharauis ejercer su derecho a la autodeterminación e independencia y además es un guardián del saqueo de los recursos naturales del Sáhara Occidental".

"Quiero hacer hincapié en el peligro que constituye la zona de armisticio que colinda el muro, por los graves riesgos que acarrea tanto para personas como para animales", ha añadido.

Hasta esta zona, debido a la "intransigencia" marroquí, no llegan los esfuerzos de Land Mine Action, responsable de la erradicación de estos artefactos y a la que el ministro también ha querido lanzar un mensaje de agradecimiento. Gracias a ellos, ha dicho, "los habitantes locales han sido capaces de reutilizar y explotar zonas de pastos y de hábitat sin ningún temor".

Un portavoz de Land Mine Action ha cifrado en 136 las zonas limpias desde que comenzasen los trabajos, en el año 2006. De ellas, 57 se encuentran en la región de Tifariti y otras 79 en la de Emhairiz. En total, estos esfuerzos se han extendido por 15 millones de metros cuadrados y han permitido destruir "más de 10.000 bombas de racimo". Asimismo, en los primeros cuatro años de actividad se han eliminado más de 2.000 artefactos explosivos.

Una vez se haya concluido la fase de eliminación de las bombas racimo, Land Mine Action continuará para limpiar "los 36 campos de minas ya reconocidos". Sin embargo, aún es imposible determinar la cantidad de minas que pueden estar ocultas en la región.

DECENAS DE AFECTADOS AL AÑO

El Centro de Coordinación de Actividades Relativas a las Minas de la misión de la ONU en el Sáhara Occidental (MINURSO) ha recordado durante el acto que "las minas antipersona hieren y matan a personas inocentes cada día". Además, suponen un límite para las actividades de agricultura y pastoreo.

En el año 2009, unas 30 personas fallecieron o resultaron heridas por la explosión de alguno de estos artefactos, según datos del Llamamiento de Ginebra, que ha trasladado a través de un portavoz sus "más sinceras felicitaciones" al Frente Polisario. Ha pedido al Gobierno de Marruecos que se adhiera a la Convención de Ottawa, porque "sólo con el compromiso de todas las partes el Sáhara Occidental quedará libre de minas".

Entretanto, el Comité Internacional de Cruz Roja ha abierto un centro ortopédico en Rabuni (Argelia) para atender a los damnificados por estallidos de minas y bombas racimo, al tiempo que colabora con las autoridades locales para educar a la comunidad saharaui en el peligro de este tipo de artefactos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha