eldiario.es

Menú

Haniya encabezará el nuevo gobierno palestino de unidad nacional

PRIMER PASO PARA PONER FIN A MESES DE ENFRENTAMIENTOS

- PUBLICIDAD -

El presidente palestino, Mahmud Abás, cuyas gestiones con el movimiento islámico Hamás culminaron este jueves con el encargo al primer ministro, Ismail Haniye, de formar un gobierno de unidad nacional, está considerado como un negociador neto que ya tuvo un destacado papel en la firma de los acuerdos de Oslo.

Abás, conocido también por el sobrenombre de Abu Mazen, nació en 1935 en la ciudad de Safed (actualmente en el norte de Israel) Nació en Safed, Galilea y en 1948, tras la primera guerra árabe-israelí, se instaló con su familia en Siria.

Estudió Historia en la Universidad de El Cairo y después se doctoró en Moscú en Filosofía y después trabajó en el emirato de Qatar como alto funcionario de la compañía estatal de petróleo.

Aquí entró en contacto con Yaser Arafat y otros dirigentes palestinos que decidieron crear un movimiento de liberación guerrillero, que en 1964 se convertiría en Al Fatah, núcleo a su vez de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Después dejó su trabajo para dedicarse a la causa palestina. Partidario del diálogo con Israel, desde 1978 está considerado el máximo inspirador de la corriente moderada de la OLP.

Fue uno de los líderes palestinos que negoció junto con otros dirigentes árabes el denominado Plan Baker, presentado por Estados Unidos tras la guerra del Golfo en 1991, que pretendía llegar a un acuerdo con Israel y la convocatoria de elecciones en Gaza y Cisjordania, que fue rechazado por la OLP.

También fue el dirigente palestino que encabezó las conversaciones secretas con los israelíes en Oslo hasta la firma en septiembre de 1993 de la Declaración de Principios en Washington por la que Israel se comprometía a conceder la autonomía a la franja de Gaza y la ciudad cisjordana de Jericó.

Después del acuerdo, el ala moderada de la OLP lo consideró el arquitecto de la paz, aunque otros sectores los veían como un liquidador de la causa palestina.

El 15 de julio de 1995 Abás llegó a Cisjordania y posteriormente fue nombrado presidente de la Comisión Central Palestina de Elecciones para los comicios del 20 de enero de 1996, de los que salió el Consejo Autonómico, o parlamento, palestino.

El 21 de mayo de 1996 fue designado secretario del nuevo Comité Ejecutivo de la OLP. Como tal se le encargó encabezar las negociaciones con Israel para alcanzar una "solución permanente". Desde este momento fue visto como el "sucesor natural" de Yaser Arafat para dirigir la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

El 19 de marzo de 2003 aceptó el cargo de primer ministro que le ofreció Arafat después de que el Consejo Legislativo palestino rechazara las enmiendas presentadas por el presidente de la ANP para limitar las competencias del primer ministro.

El 17 de mayo de 2003 se reúne por primera vez con el entonces primer ministro de Israel, Ariel Sharon, para tratar sobre la Hoja de Ruta, que prevé la creación escalonada de un Estado palestino independiente.

Éste fue el primer encuentro oficial palestino-israelí a alto nivel desde 2001 y al que Sharón accedió después de que la ANP nombrara un primer ministro.

El 6 de septiembre de 2003, Abás presenta la dimisión a Arafat ante la negativa de éste a transferirle el control sobre las fuerzas de palestinas de seguridad.

Tras la muerte de Arafat, en noviembre de 2004, Mahmud Abás fue elegido como su sustituto al frente de la OLP y candidato por Al Fatah para presidir la ANP y concurrir a los comicios presidenciales del 9 de enero de 2005, que ganó con el 62,3% de los votos.

Abás asumió el legado de Arafat en las conversaciones de paz y en febrero se reunió en Sharm El Sheij (Egipto) con Ariel Sharon con quien acordó un alto el fuego.

El 26 de mayo de 2005 se reúne en Washington con el presidente norteamericano, George W. Bush, en la primera visita de un presidente palestino desde 2000 con la promesa de apoyar un Estado palestino viable.

En diciembre de 2005 hizo frente a una grave crisis dentro de Al Fatah después de que algunos dirigentes del movimiento crearan una corriente llamado Futura, encabezada por Maruan Barguti, con la que pretendían presentarse a los comicios legislativos del 25 de enero de 2006 y que estuvo a punto de provocar una escisión.

Al Fatah perdió esas elecciones frente a Hamás, que se alzó con la mayoría absoluta al lograr 74 de los 132 escaños del Parlamento palestino.

La posición de Hamás, obstinado en no reconocer al Estado de Israel, no asumir lo acordado anteriormente entre los palestinos y los israelíes (dicho de otro modo, el proceso de Oslo) y su empeño en no renunciar a la violencia como instrumento político, dio lugar a una profunda crisis social y política en los territorios palestinos.

Tras un año plagado de sobresaltos y turbulencias, que han estado a punto de sumir a los palestinos en la guerra civil, Mahmud Abás se reunió, bajo el patrocinio del rey Abdulá de Arabia Saudí, el pasado día 8 en la ciudad saudí de La Meca con los máximos dirigentes de Hamás, con los que llegó al acuerdo de formar un gobierno de unidad nacional que sacara a los palestinos del estancamiento.

Con la dimisión este jueves del ejecutivo formado por Hamás, Mahmud Abás procedió a encargar, de nuevo a Haniye, la formación de un nuevo ejecutivo, esta vez de unidad nacional y en el que el grupo islámico no será preponderante.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha