eldiario.es

Menú

Suleiman advierte contra actos que pongan en peligro la seguridad

BEIRUT

El presidente de Líbano, Michel Suleiman, ha presidido este miércoles una reunión con los jefes de todos los organismos de seguridad del país tras el secuestro de una veintena de personas por parte de un influyente clan musulmán chií libanés en venganza por el secuestro de uno de sus miembros en Damasco por parte de supuestos rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS), y ha advertido contra los actos "que ponen en peligro la seguridad de los ciudadanos libaneses y extranjeros en el país", al tiempo que ha subrayado que "extender el caos no asegurará la liberación de ningún secuestrado".

- PUBLICIDAD -

BEIRUT, 16 (EUROPA PRESS)

El presidente de Líbano, Michel Suleiman, ha presidido este miércoles una reunión con los jefes de todos los organismos de seguridad del país tras el secuestro de una veintena de personas por parte de un influyente clan musulmán chií libanés en venganza por el secuestro de uno de sus miembros en Damasco por parte de supuestos rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS), y ha advertido contra los actos "que ponen en peligro la seguridad de los ciudadanos libaneses y extranjeros en el país", al tiempo que ha subrayado que "extender el caos no asegurará la liberación de ningún secuestrado".

El clan de los Al Meqdad ha llevado a cabo el secuestro después de que el ELS anunciara el secuestro de un miembro de la familia, al que vincularon con el partido-milicia chií Hezbolá. Según Al Arabiya, el capturado formaba parte de un grupo de 1.500 personas que entró en el país para apoyar al Gobierno sirio en las localidades de Damasco, Alepo y Homs.

El canal publicó un vídeo en que Al Meqdad afirmó que el secretario general de Hezbolá, Hassan Nasralá, le ordenó ir a Siria "para apoyar al régimen chií sirio" contra los "hombres armados suníes del ELS". Sin embargo, tanto la formación libanesa como el clan de los Al Meqdad han desmentido estas informaciones.

El portavoz del clan libanés, Maher al Meqdad, ha subrayado que su familiar llegó a Siria hace más de un año y medio, antes de que comenzara la revuelta contra el presidente sirio, Bashar al Assad, a mediados de marzo de 2011, y que no tiene ninguna relación con ningún grupo armado. "No nos importa lo que está pasando en Siria. Respetamos el deseo de democracia. Queremos que nuestro hijo vuelva pronto a Líbano", ha dicho.

El clan ya había amenazado con emprender acciones contra ciudadanos de Turquía, Qatar y Arabia Saudí, tres países que han apoyado abiertamente las revueltas contra el Gobierno de Al Assad en Siria.

Por ello, Suleiman ha solicitado a las fuerzas de seguridad que "eviten el bloqueo de carreteras y protejan las embajadas de los países hermanos, especialmente Arabia Saudí, Qatar, Turquía y Siria", según ha informado la agencia de noticias estatal libanesa, NNA.

Horas antes, los gobiernos de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Qatar han pedido a sus ciudadanos que abandonen Líbano de forma "inmediata" por el temor a nuevos secuestros.

Por otra parte, Suleiman ha señalado que mostrar moderación protegerá los intereses de los ciudadanos libaneses que se encuentran en otros países, en lo que ha sido una advertencia solapada de las posibles repercusiones de la cadena de secuestros.

En este sentido, ha pedido a los líderes de todos los partidos políticos del país "que reduzcan las tensiones y ayuden al Gobierno a ceñirse a la Declaración de Baabda, que determina que Líbano se mantendrá alejado de la repercusión de los conflictos en la zona".

El Gobierno de Líbano ha adoptado una posición de neutralidad ante la situación en Siria y únicamente ha asegurado que no permitirá el tránsito de armas ni el establecimiento de bases del ELS --que aglutina a gran parte de los rebeldes armados-- en su territorio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha