eldiario.es

Menú

Una cadena de atentados en Bagdad se salda con 160 muertos y 250 heridos

EL PRIMER MINISTRO IRAQUÍ INSTA A MANTENER LA CALMA

- PUBLICIDAD -

El primer ministro de Irak, Nuri Al Maliki, instó a sus conciudadanos a mantener la calma, tras la cadena de atentados cometida este jueves en el barrio chií de Ciudad Sadr, en Bagdad, con el resultado de al menos 158 muertos y más de 250 heridos. Este atentado es el más sangriento cometido en Irak desde la invasión norteamericana, en marzo de 2003.

"El horrendo crimen cometido por los baazistas (en alusión a los militantes del Partido Baaz, que monopolizó el poder durante el régimen de Sadam Husein) y de los takfiriyun (islamistas radicales) supone un peligro para la fraternidad musulmana (entre chiíes y suníes)", agregó Maliki. El ayatolá Ali Sistani, la máxima autoridad religiosa chií de Irak, exhortó también a la población a que guarde la contención, según informó el portavoz oficial del gobierno, Ali Dabag.

Los llamamientos a la calma van dirigidos principalmente a la comunidad chií, que constituye casi el 60 por ciento de los 25 millones de habitantes del país. El Ministerio del Interior decretó el toque de queda en Bagdad por tiempo indefinido a partir de las 20.00, hora local (17.00 GMT) para evitar represalias por parte de los chiíes, informó ésta noche la televisión oficial iraquí Al Iraquiya.

Las autoridades ordenaron también el cierre del Aeropuerto Internacional de Bagdad, por lo que tanto los vuelos internacionales como locales han sido suspendidos.

Cuatro coches bomba y morteros

La cadena de atentados, perpetrados con cuatro coches bomba y proyectiles de mortero, además de la explosión de otro coche bomba en la Calle Palestina, fuera ya de Ciudad Sadr, ocurrió al filo de las 17.00, hora local (14.00 GMT), en un intervalo de tiempo de no más de diez minutos, precisaron fuentes policiales y del Ministerio iraquí del Interior.

Según las fuentes, el primer coche-bomba estalló en la Plaza 55, el segundo en el área de Al Muzafar, mientras que un tercero estalló en el mercado popular Al Hai, que se encontraba abarrotado y fue donde se produjo el mayor número de víctimas. Por su parte, fuentes policiales declararon que un cuarto vehículo estalló en el mismo barrio, y que un individuo fue detenido cuando iba a estrellar su vehículo contra una comisaría, al parecer cargado con más de cien kilos de explosivos, contra una comisaría.

Los ataques causaron incendios en varias tiendas y coches, según afirmaron testigos que dijeron que varias ambulancias y camiones de bomberos se dirigieron a la zona, que fue acordonada por un fuerte dispositivo de policías y soldados. Una fuente médica del Hospital del Imam Ali, ubicado en Ciudad Sadr, calificó lo sucedido en ese barrio como una "masacre".

Poco después de la cadena de atentados, alrededor de diez proyectiles de mortero impactaron en las áreas bagdadíes de mayoría suní de Al Azamiya, Al Adel, Al Ghazaliya y Al Jadra. En esos bombardeos murió una persona y nueve resultaron heridas en la mezquita de Abu Hanifa, y en Al Azamiya, y en sus alrededores.

Asimismo, ocho de las bombas cayeron en la sede de la Organización de Ulemas de Irak, la principal institución religiosa suní del país, aunque no causó víctimas.

"Por los crímenes que perpetra la ocupación"

Entretanto, el portavoz de la milicia chií "Ejercito del Mahdi", jeque Abdul Hadi al Darrayi, dijo en declaraciones a la televisión qatarí Al Yazira, que la "ocupación" (militar estadounidense), "los takfiriyun" (extremistas islámicos suníes), y los seguidores del ex presidente iraquí Sadam Husein, eran los responsables de esos ataques.

"Estos atentados se dan en el marco de los crímenes que perpetra la ocupación, los takfiriyun y los seguidores de Sadam. La agenda de EEUU para Irak tiene como objetivo a todos los iraquíes. Los ataques no tienen como blanco a dirigentes políticos sino a inocentes", recalcó Darrayi.

Por su parte, Adnan Deleimi, líder del Frente del Consenso Nacional Iraquí (FCNI), la principal coalición política árabe suní del país, subrayó que esos actos de violencia forman parte de "conspiraciones que tienen como objetivo incitar la discordia sectaria para llevar al país a una guerra".

La oleada de atentados ocurrió pocas horas después de que al menos cuatro personas muriesen y varias más resultaran heridas por disparos de soldados estadounidenses cuando viajaban en un vehículo en una de las avenidas de Ciudad Sadr. Por otra parte, fuentes policiales anunciaron que en las últimas 24 horas han sido hallados 30 cadáveres en diferentes áreas de Bagdad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha