eldiario.es

Menú

Tres muertos en Bahréin por enfrentamientos

ENTRE POLICÍA Y MANIFESTANTES

Hubo cargas con gases lacrimógenos y balas de goma contra los cientos de chiíes que desde el miércoles permanecían acampados.

- PUBLICIDAD -

Al menos tres personas han muerto y decenas han resultado heridas después de que la Policía cargara con gases lacrimógenos y balas de goma contra los cientos de chiíes que desde el miércoles permanecen acampados en la plaza de La Perla de Manama, en demanda de una apertura democrática, según el último balance divulgado por un parlamentario de la oposición. Al Yazira ha informado de que el ministro de Sanidad ha dimitido en protesta por la represión.

El parlamentario opositor Sayed Hadi ha informado a Reuters de la existencia de tres víctimas. De confirmarse estas informaciones, el número de muertos por las revueltas antigubernamentales se elevaría a cinco, después de que el lunes y el martes fallecieran dos jóvenes en otros choques con la Policía. Al Yazira cifra en dos lo muertos por este episodio.

La cadena de televisión qatarí informó este jueves de que el ministro de Sanidad, Faysal bin Yaqoub al Hammer, ha dimitido en protesta por la represión llevada a cabo contra los manifestantes en la plaza de La Perla.

Alrededor de las 3 de la madrugada, la Policía irrumpió en la plaza lanzando gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes con el objetivo de dispersarlos para poner fin a tres días de protestas que amenazan con prolongarse si la gente continúa llegando al improvisado campamento.

"La gente fue atacada mientras estaba durmiendo, no se tomaron precauciones", dijo Maryama Alkawaka, del Centro de Derechos Humanos de Bahréin, desde el Hospital Sulaimaniya de la capital, adonde han sido trasladados los heridos, algunos de ellos en estado crítico, incluidos una mujer y un niño. En un hospital cercano, se contabilizó la llegada de 200 heridos por la represión.

El Ministerio del Interior del país explicó a través de su Twitter que las fuerzas de seguridad habían "despejado la plaza de La Perla" de manifestantes y que una carretera principal estaría cortada.

Sin embargo, parece que la intervención policial ha provocado el efecto contrario, ya que los manifestantes han elevado sus reivindicaciones. Si estos días demandaban la dimisión del primer ministro, Jalifa bin Salman al Jalifa, y el paso a una monarquía parlamentaria, ahora los cánticos contra el rey, Seik Hamad bin Isa al Jalifa, inundan la plaza.

Además, los protagonistas de estas revueltas denuncian la discriminación de los chiíes, la etnia mayoritaria, por parte de la minoría suní que gobierna el país. Así, acusan a las autoridades bahreiníes de conceder la nacionalidad a suníes extranjeros con el objetivo de provocar un vuelco demográfico.

Terrorismo real

Mientras, la principal fuerza opositora de Bahréin, Wefak, ha calificado de "terrorismo real" la carga policial contra los manifestantes chiíes acampados en la plaza La Perla de Manama, que ha provocado dos muertos y decenas de heridos.

"El que tomó la decisión de atacar a los manifestantes lo hizo con la intención de matar. Esto es terrorismo real", dijo Abdul Jalil Jalilel, parlamentario de Wefak.

Otro parlamentario opositor Ibrahim Matar también ofreció su visión de los hechos: "Estaba allí (...) Los hombres comenzaron a correr, pero las mujeres y los niños no pudieron correr fácilmente, todavía hay algunos dentro".

El secretario general de Wefak, Sheikh Alí Salman, explicó en rueda de prensa que no buscaban un estado religioso. "Estamos buscando una democracia civil (...) en la que la gente sea la fuente de poder, y para ello necesitamos una nueva constitución", defendió.

Tras la agresión, helicópteros de las fuerzas de seguridad sobrevuelan La Perla, mientras que coches patrulla controlan las principales vías de la capital, en un intento de reprimir las revueltas al comienzo del nuevo día.

Además, más de 50 vehículos blindados del Ejército de Bahréin han partido hacia la plaza de La Perla. Entre los equipos habría tanques, camiones y ambulancias militares que han sido vistos en las carreteras del centro de la ciudad. Mientras, el tráfico civil permanece cortado en la mayoría de las vías por las patrullas policiales, según apunta la cadena Al Yazira.

El rey Hamad expresó sus condolencias a los familiares de los fallecidos del lunes y del martes y comentó que un comité investigaría las muertes. Además, informó de que el Gobierno había detenido a los sospechosos de las muertes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha