eldiario.es

Menú

El bravo agosto, calimoso y calamitoso: afortunadamente, siempre nos quedará Clavijo 'Vade Retro'

Yo no creo que Clavijo justifique en modo alguno la violencia contra la mujer. Su problema, a mi juicio, es que carece de fuste para ser presidente de Gobierno. Habla antes de pensar

Canarias tiene ante sí un impresionante problema de futuro, pese a la distracción ombliguista que puedan ofrecer en momentos puntuales tanto los datos macro como las estadísticas sobre los índices socioeconómicos

Hablando claro y, según los sondeos que he visto, la mitad de los españoles piensa que hay que poner coto a la afluencia turística. Que están hartos de guiris y cámaras de fotos

No hay duda alguna de que el planeta está caliente, tanto en el sentido cabreante del término como en el que tiene que ver con los grados Celsius, Farenheit o Kelvin

- PUBLICIDAD -
Calima en Lanzarote

Calima en Lanzarote EFE/JAVIER FUENTES

Que andamos todos presuntamente asirocados con motivo de la brutal inmigración del polvo sahariano, sin respetar fronteras, aguas territoriales telúricas ni espacios aéreos. El polvo, llamado calima en Canarias – la RAE dice que la calima es una niebla ambiental producida por gran evaporación de agua – el polvo, decía, está pues en suspensión, que desconozco si significa exactamente lo mismo que el polvo ha quedado suspendido. Lo está en el aire, cierto, pero no sé si se ha tomado también, tras el encuentro en Marivent entre Rajoy y Felipe VI, alguna medida cautelar relacionada con los crueles y degenerados encontronazos de género. Porque quién evita el polvo, evita la rabia … no, me parece que no era así. Me suena que era 'quien evita la tentación, evita el peligro', aserto absolutamente demostrado, ya que tentación y salto de cama son la misma cosa. Al efecto, justo hace 45 años, Marlon Brando era gran consumidor de mantequilla La Irlandesa, según Bertolucci.

No hay duda alguna de que el planeta está caliente, tanto en el sentido cabreante del término como en el que tiene que ver con los grados Celsius, Farenheit o Kelvin. El personal anda asimismo en plan Góngora y Argote, pero sin reirse. Más bien con cara de bad milk, escasez de educación y espíritu cívico depauperado. Una pena.

Algunos ígneos y fogosos con pedigree

  • Lord Byron, el padre de romanticismo, mantuvo una relación incestuosa con su media hermana mientras estaba casado con una de sus esposas; la misma que, una vez separados, lo acusó de violación. Más tarde tendría una hija con Claire Clairmont, hermana de su amiga Mary Shelley, de la que nunca se haría cargo. Conservaba como souvenir de sus amantes un mechón de vello púbico en una gran caja. Contaba orgulloso más de 250, entre hombres y mujeres.
  • Tolstoi se casó a los treinta y cuatro años con una joven, Sofía Behrs, de dieciocho. Ella fue la abnegada madre de sus ocho hijos y copista de toda su obra. En la noche de bodas, León no tuvo mejor idea que enseñarle su diario íntimo, donde relataba todas sus aventuras amorosas que, parece, no eran pocas. Sofía confesó que se había asqueado de tanto descaro.  
  • Henry Thoreau fue un rompecorazones nato a pesar de que, según su vecino Nathaniel Hawthorne, era "feo como un pecado. De nariz larga, boca torcida y modales zafios y rústicos". Para colmo de los colmos, nunca se bañaba y se paseaba con la misma ropa una y otra vez. Pese a todo eso, muchas mujeres cayeron bajo su embrujo. Entre otras, la autora de Mujercitas y otros grandes clásicos, Louise May Alcott. "Bajo sus defectos, el ojo del Señor vio las grandes líneas que servirán de modelo para el hombre perfecto", escribió sobre él.
  • Virginia Woolf sufrió abusos de pequeña, al igual que su hermana, por sus dos hermanastros. Se debatió entre la depresión y una vida amorosa truncada. Su primer marido, Jack Hills, murió en la luna de miel a causa de una peritonitis. Más tarde, Virginia Stepehen — su apellido de soltera — se casó con el también escritor Leonard Woolf, siempre arrastrando sus psicopatologías. Amiga de personalidades de la talla de Bertrand Russell y Wittgenstein, formó parte del exclusivo grupo literario Bloomsbury, que entendía la libertad sexual como una de sus principales máximas. Así, comenzaría una importante relación con Vita Sackville West, también escritora y casada. Fue una relación que duraría años y a la que Woolf le dedicará su épico Orlando, la vida de un héroe a lo largo de tres siglos en los cuales es tanto hombre como mujer. Vita lo entenderá como una encantadora carta de amor. A pesar de dar fin a la relación, continuaron la amistad hasta el suicidio de Virginia en 1941.
  • James Joyce, autor de una de las grandes novelas del siglo XX, Ulises, fue de los fetichistas más destacados en el mundo de las letras. No solo le rogaba a su amada Nora Barnacle que lo azotara, lo abofeteara y flagelara —sendas cartas firmadas de puño y letra lo confirman—, también se solazaba con sus propios escritos refiriendo a "sus enormes tetazas" y su "culo lleno de pedos" y hasta le pedía que no lavara su ropa interior. "Es como si me volvieras animal. Eras tú, pequeña picarona desvergonzada, la que llevabas la iniciativa", escribe Joyce, dando a entender que la delicada Nora tenía la mente más sucia que él.
  • Oscar Wilde llevó una pública y escandalosa vida homosexual en la época victoriana y conservadora que le tocó vivir, plasmada en su obra De Profundis. Tras su muerte y entierro en el cementerio francés de Pére Lachaise, un enorme falo de plata engalanó la tumba. Furioso, un visitante lo rompió a martillazos y los empleados del lugar utilizaron las piezas como pisapapeles. El actor Johnny Depp durmió una noche en la pequeña habitación de hotel donde vivió —y murió— un ya pobre y olvidado Wilde: "Estaba obsesionado con su fantasma", cuenta el actor, "creía que aparecería de madrugada para sodomizarme".
  • Gertrude Stein. Hemingway mantuvo una relación por años con ella, aunque "nunca pude llevarla a la cama", diría el autor de El viejo y el mar. Y así como rechazó a Ernest, Stein, que prefería la compañía de las mujeres —se rumorea de una bella espía rusa como parte de su harén—, tras leer las poesías de Picasso le dijo: "Pablo, andá a casa a pintar, querido". Su eterna compañera, Alice Toklas —también mujer de letras de familia judía—, pareja, confidente y musa estuvo junto a la escritora hasta el último de sus días.
  • El Bardo recorría Inglaterra de arriba a abajo con sus manuscritos y así, el padre de las letras inglesas, dejó, como en su obra, cantidad de hijos bastardos seduciendo a cuanta doncella —y hasta algunos jóvenes varones— se le cruzaran (inclusive las esposas de sus amigos), un verdadero Casanova libertino resultó el gran William Shakespeare.
  • Sylvia Plath, la poetisa, a pesar de haber vivido en Londres, no gustaba del hombre local: "Son como homosexuales pálidos y neuróticos", sentenció. En cambio, cuando conoció a Ted Hughes, quien terminaría siendo su marido, se excitó tanto que llegó a morderle una mejilla.
  • Jean Paul Sartre, aún a pesar de su aspecto desgarbado y de su matrimonio con Simone de Beauvoir, se paseó por la cama de cuanta joven estuviera interesada. No lo consideraba una infidelidad sino más bien una forma de masturbación, ya que no eyaculaba evitando así, creía él, una innecesaria intimidad.
  • Paul Bowles, el autor de El cielo protector, demostraba una gran apatía por el sexo. Tanto es así, que se casó con Jane Auer, escritora inglesa, declarada bisexual. Bowles aprobaba a las y los amantes de su esposa dada su aversión por el sexo.
  • J.M. Barrie, autor de Peter Pan, padecía de enanismo psicogénico lo cual aparentemente no le permitió desarrollar los genitales. Estuvo casado con la actriz Mary Ansell pero se divorciaron frente a la imposibilidad de consumar el matrimonio.
  • Franz Kafka, quien no sólo escribió El Proceso y Metamorfosis, apuntó en sus Diarios: "El coito como castigo por la felicidad de estar juntos. Vivir en lo posible de manera más ascética que un soltero, esa es la única posibilidad para mí de soportar el matrimonio".
  • Salvador Dalí. Según sus propias palabras, su madre le devoró el miembro viril cuando era apenas un crío. "El sexo no es para mí", escribió en su Vida secreta de Salvador Dalí. A pesar de su larga y escandalosa relación con Gala, su eterna musa rusa, jamás la tocó.

(De un texto de Lala Toutonian).

Catetocracia o Paletocracia

No es que uno en sí mismo y en el interior de su propio ser esté por defender gobiernos de supuestos ilustrados o aristócratas venidos a menos, que ello me lleva a Berlanga y La Escopeta Nacional o a Mario Camus y Los Santos Inocentes. No. Pero, dado que se confunde sistema de partidos o sistema parlamentario con democracia, y a la vista de lo que vemos y escuchamos – no sólo en España. Más cerca, en Canarias – Catetocracia o Paletocracia parecen dos términos adecuados para nombrar un sistema, mejor régimen, que políticamente habría de definirse más que con palabras, con palabrotas o tacos, preferentemente el Adam Tayfun Tasdemir Pro-Ebony o el Mezz EC7-W6.

Pese a la enervante insistencia de Puigdemont, Junqueras, la Banda Pujol y algunos de los de por aquí de los que se habló y hablaremos, aparte de corruptelas a discreción, la Catetocracia no tiene nada que ver ni con Catón El Viejo quien, a pesar de su cargo de Censor, fue famoso por su austeridad personal y por su patriotismo (luchó porque los romanos volvieran a las costumbres puras de sus antepasados) ni con Catón El Joven,  que logró recuperar una gran parte del dinero robado a las arcas públicas, sin emplear técnicas de amnistía fiscal y recortes a navaja al estilo Montoro de Lidia o Montoro Embolado. Es mucho más simple: Catetocracia deriva de la necedad e ignorancia que, en general, habita en los cráneos de aquellos que, dicen, rigen los destinos del país y, lamentablemente, también en aquellos que, con todo su derecho, los votan y no los botan. Porque el derecho a meter la pata hasta el tronco es también derecho constitucional a respetar. En cuanto a Paletocracia, son ya muchos por ahí, en barrancos, playas, cumbres y medianías, los que mantienen que el vocablo se fundamenta en la Paleontología, es decir, el estudio de aquellos que ya están fósiles, cosa comprensible al divisar nuestras latitudes humanas. En este caso, tampoco debemos entrar en complicaciones. Paletocracia es el gobierno o desgobierno de gañanes y palurdos. Así, los dos terminos – Catetocracia y Paletocracia – vienen a decir lo mismo, aunque siempre es conveniente tener a mano un sinónimo para un roto, un descosido o ya el furioso rasgado de vestiduras.

Ese termidor que nos espanta

Cuando se acerca la estación de Termidor, cunde el pánico en las redacciones. No hay noticias, baja la publicidad y el personal coge vacaciones. Así que, inmediatamente, se somete a los periódicos a una cura de adelgazamiento. De donde no hay no se puede sacar. Afortunadamente para periodistas y escribidores, siempre hay algo que reseñar, ya que, incluso en agosto, no decrece la afición al verbo banal, soplagitas y anodino. Me da que, si no existieran algunos políticos, habría que crearlos a base de ingeniería genética para que pudieran llenarse las páginas de los diarios. En caso contrario, sólo aparecerían esquelas, accidentes de tráfico y anuncios de comercio carnal prometiendo delicias por módicos precios. Las rebajas pueden abocar a rebajarse. Y en estas tenía el pensamiento, al ver qué bravo se revolvió Bravo Niño Bravo cuando le tocaron las adjudicaciones mosqueantes y las pelotas … de tenis. Acaece este nuevo presunto despelote - Bravo al servicio, Noelia, al resto - cuando nene y progenitor negocian acomodos para seguir viviendo de la res pública hasta que la muerte o un juzgado los separe, siempre con la presunción de inocencia por delante. Aunque, en nuestro querido país, muchas veces la presunción de inocencia no procede del mandato fundamental a la hora de impartir justicia sino que parece basarse en aquella conocida frase: “Si tu mujer te trinca en la cama con otra, tú niégalo. Tú niégalo siempre”. Tal vez por ello, padre Bravo de Laguna ha señalado que “no le consta” que Niño Bravo y Noelia hayan jugado a médicos y enfermeras. La vida te da sorpresas. ¿Recuerdan cuando Nino Bravo le cantaba a Noelia?

Lucas Bravo de Laguna y Noelia Pérez, este lunes, en el bungalow de Los Melocotones, en Maspalomas.

Lucas Bravo de Laguna y Noelia Pérez, este lunes, en el bungalow de Los Melocotones, en Maspalomas.

 

Y ¡bravo! por el gesto de la exconsejera de Cultura, Turismo y Deportes llamada Mariate, al pedir al presidente Clavijo que posponga su nombramiento de jefa de la oficina del Gobierno Canario en Madrid hasta el mes de septiembre, para no perder el pastuki de agosto. Personalmente, me parece un gesto obsceno, después de dejar a Canarias 410.000 euros de pérdidas -acabo de leer que son 478.000 - tras su gestión al frente del Festival Internacional de Música 2016, Desafine, Disonancia y Descalabro. Más, cuando la futura embajadora en Madrid posee, además del manantial político de la doncella, una Asesoría conejera. Cosa es el derecho. Otra, la clase. Por sus obras los conoceréis, a pesar del desgaste, roce o sobo.

¿Y Clavijo Fernando? Pues cogerá puerta a Líbano para visitar a las tropas que tienen base en Canarias. Pero, es su sino, una vez más el presidente ha querido ser naifprogresista y ha vuelto a abrir la boca para acarrearse un problema innecesario. Saltó la palanca, se fundieron los plomos y se fizo el escándalo.  Si miramos hacia atrás, observaremos sin grandes dificultades que el líder de CC habla primero y luego piensa. Yo no creo que Clavijo justifique en modo alguno la violencia contra la mujer. Su problema, a mi juicio, es que carece de fuste para ser presidente de Gobierno. Del Muro mexicano, al proyecto Dubai hasta esa genial persona individual como causa de un grave problema a escala mundial, el caballero Fernando pone de manifiesto que es muy cierto aquello de que 'el cambio comienza por uno mismo' y que se debe utilizar la palabra sólo cuando pueda mejorarse el silencio. También es muy cierto que los presidentes tienen que mirar a la sociedad civil y no depender de los tejemanejes y supuestos equilibrios dentro del grupo político en el que militen. Lo que le salva el cuello a Fernando Clavijo no es que él entienda sino que los otros no se entienden.

Y llegó la 'turismofobia'

Pintada en el barrio barcelonés de Gracia

Pintada en el barrio barcelonés de Gracia

No digo nada novedoso si advierto que la casi exclusiva dependencia del exterior coloca a cualquier economía en un peligroso equilibrio inestable. Tampoco es novedoso señalar que todo cambia y nada permanece eternamente, aún sin haber tomado café con Heráclito de Éfeso. El turismo de masas es una industria muy importante pero sujeta a continuos vaivenes en función de múltiples factores. Lo que hoy es, mañana fue. Cada día un vocablo nuevo - casi siempre compuesto - por lo menos. Y, así, ha llegado a lo bestia la turismofobia, acompañada de activismo vandálico. En Canarias, aún no. En algunos puntos de la Península, sí. Hace muy poco, el modelo turístico comenzaba a ponerse en cuestión al enfrentar el denominado alquiler vacacional con las empresas del sector, pero ahora aparece ya una cuestión que suma a los aspectos económicos los ideológicos. Hablando claro y, según los sondeos que he visto, la mitad de los españoles piensa que hay que poner coto a la afluencia turística. Que están hartos de guiris y cámaras de fotos.Y eso son palabras mayores cuando el sector servicios tiene un peso determinante en el PIB. El análisis de este nuevo reto, que se suma al secesionismo catalán – de momento – es extremadamente complejo porque penetra hasta las profundidades del sistema capitalista, en el que la propiedad privada es inviolable. Por otro lado, estimo que va a ser imparable que a nuestras sociedades se incorporen nuevas maneras de entender el turismo. De hecho, ya existe el intercambio de viviendas y también el de la hospitalidad recíproca y sin coste. Sería un brutal disparate intentar combinar la globalización con economías en cierto modo intervenidas. Canarias tiene ante sí un impresionante problema de futuro, pese a la distracción ombliguista que puedan ofrecer en momentos puntuales tanto los datos macro como las estadísticas sobre los índices socioeconómicos. Ya va siendo hora de abandonar entelequias y centrarse en el diseño de un amplio programa de futuro. Y ese programa, ahora que tenemos nuevo consejero, podría muy bien comenzar por exponer ante el Parlamento regional y ante la ciudadanía cuál es el perfil de nuestros visitantes y si las apuestas que vengo escuchando desde hace muchísimos años “por un turismo de calidad” y sonoras tricontinentalidades que, de momento, no van más allá de los contenedores, son viables o disparatados brindis al sol que, por cierto, no aprovechamos. De EEUU no va a venir nadie. De Islandia tampoco. Y de Líbano, menos.

Epílogo

En agosto no hay epílogos, pero la amenaza de Trump a ese esquizoide ser de corte de pelo a la taza - Donald también tiene tela. Vaquera - no pueden quedarse fuera de este texto: Corea del Norte se encontrará con un fuego y una furia como el mundo nunca ha visto” . Líbrenos Dios de la nube radiactiva y del filete de pollo a la carbonilla. Por otro lado, también es de lamentar los análisis pueriles y simplones basados en una supuesta y muy sui generis solidaridad y humanidad, con respecto a la caótica inmigración 'a hechos consumados' en la frontera de Marruecos con Ceuta. Como siempre – independientemente de que las autoridades arrimen el ascua a su sardina a la hora de valorar los hechos y haya que exigir responsabilidades en casos de brutalidad – se confunde ayuda humanitaria con el asalto ilegal a un país. Y las fronteras, de momento, delimitan naciones y deben ser inviolables. Puede construirse otro paradigma, pero el que está vigente en todo el planeta es ese. Las Fuerzas de Seguridad y el Ejército son garantes de nuestra geografía. Otra cosa es la acogida. Una cuestión muy diferente. Como la demagogia irresponsable lo es de la razón y el sentido común.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha