eldiario.es

Menú

Siete islas, cuatro pelagatos y dos nacionalismos

Tenemos dos nacionalismos intentando ocupar el mismo espectro político: el de CC, al borde del abismo, y el de Nueva Canarias, en ascenso

Ana Oramas, la única diputada de CC en Madrid, actúa como si tuviera un poder inmenso, cuando en realidad sólo practica la clásica política del victimismo y el pase del ‘cepillo’

- PUBLICIDAD -
Nueva Canarias y Coalición Canaria, principales partidos nacionalistas de Canarias. (Canarias Ahora)

Nueva Canarias y Coalición Canaria, principales partidos nacionalistas de Canarias. (Canarias Ahora)

 “De todos es sabido que Caín era español, hidalgo, y cristiano viejo”

(Arturo Pérez Reverte)

“Lo primero que hacen los políticos al llegar a sus cargos - sean ayuntamientos o gobiernos autonómicos - es acordar los sueldos y las dietas, y luego colocar a los amiguetes o familiares”  

(Fernando Vizcaíno Casas)

Todo comenzó como las cosas que no tienen sentido. Es decir, sin que nadie sepa a ciencia cierta e incluso incierta por qué comenzó aquello que dio comienzo. Y la vida pasó como pasan las cosas que no tienen mucho sentido, dice Sabina. El caso es que Franco tenía tubos por un tubo, Carrero Blanco se había subido a una azotea con su coche, El Campechano, traicionando a su padre y rompiendo la línea dinástica, jura “el espíritu del 18 de Julio de 1936” y “ los principios que alientan el Movimiento Nacional”, los partidos políticos ilegales comenzaron a frotarse las manos, seis señores se reúnen a tomar café y hacen una Constitución – que no lo es, sino Carta Otorgada – y el personal traga que ya tenemos una democracia y que muy pronto seremos europeos de pro … de pronóstico reservado, digo yo. Las oligarquías y caciques de todas las regiones exigen su cuota de poder en la mamanza que ha de venir, al ver que Cataluña y País Vasco van a apostar fuerte – tan fuerte que ETA le pega dos tiros por la espalda a Miguel Ángel Blanco – y los más estudiosos comienzan a señalar la influencia de la CIA, la de los países más fuertes de Europa y a valorar que los españoles prefirieron reforma a ruptura porque tenían miedo a una nueva guerra civil. Hay que esperar a que se desclasifiquen documentos.

¡Se sienten coño! Fue después, cuando el teniente coronel Tejero se convirtió en el frustrado ejecutor de un autogolpe orquestado por Mataelefantes John y unos cuantos generales, llegó Felipe González con la socialdemocracia bajo el brazo, prometiendo el primero de todos los cambios que a lo largo de 40 años se han prometido, aquellos 100 años de honradez que comenzaron al cuarto de hora con Barrionuevo y Rafael Vera robando los Fondos Reservados, organizando el grupo terrorista de Estado llamado GAL, Roldán chupándose la pasta gansa de la Guardia Civil con tres falsas carreras universitarias en su curriculum, en La Bodeguilla juegan al billar Isidoro y el Rey del Pollo Frito, y Dios, entre bonsáis, lee la prensa para enterarse de lo que ocurre con sus ministros y con España … Hubo mucho más, claro, pero no es cuestión de estar aquí hasta el día del Juicio Final por la tarde, cuando la información está al alcance de cualquiera. El caso es que España aporta a la Ciencia Política y a la Humanidad dos despropósitos de primer orden que rozan la excelencia desequilibrada del esperpento: la corrupción generalizada y la estructura del Estado autonómico, también denominado, ya en plan colegas, Taifapasteleo.

El camino a la locura siempre es un in crescendo, lo mismo que los senderos que llevan a la esquizofrenia, el trastorno bipolar, las psicopatías, el Alzheimer, la demencia senil y el Hubris o Hybris. De modo que, según avanzan los años, se generaliza en nuestro país el latrocinio, el nepotismo, el tráfico de influencias, los pelotazos sin balón, el endeudamiento, la fuga de capitales, la deuda pública y un montón de virtudes más que hacen que a día de hoy España sea reconocida en todo el planeta Tierra como uno de los países  con mayor corrupción política y, paralelamente, más miseria. 

Un soneto me manda hacer Violante 

que en mi vida me he visto en tanto aprieto; 

catorce versos dicen que es soneto; 

burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante,

y estoy a la mitad de otro cuarteto;

mas si me veo en el primer terceto,

no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando,

y parece que entré con pie derecho,

pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo, y aun sospecho

que voy los trece versos acabando;

contad si son catorce, y está hecho.

(Lope de Vega).

Y como me lo manda a hacer violante el Siglo de Oro, continúo para señalar que el mayor disparate cometido desde que Francisco Franco Bahamonde ascendiera a los cielos, fue el diseño de la estructura del Estado en Autonomías, algo conocido por el vulgo ... Nominativo: Vulgus. Dativo: Vulgo. Acusativo: Vulgus. Vocativo: Vulgus. Ablativo: Vulgo – siempre pensé que haber quitado de la Enseñanza las denominadas lenguas muertas era un gravísimo error – decía, para no perderme en latinajos ni 'escupitinas', que la gente conoció aquella irresponsabilidad histórica como 'café para todos', que bastante tiene que ver con el chocolate del loro del Madrid del S.XVIII, aunque este último fruto, de las semillas del cacao, sea diferente al grano. Y más si se fuma. Hay otras diferencias: el café para todos es Jamaica Blue Mountain al aroma de coco (coco seco e intelectualmente indigente, por más señas) y el chocolate del Loro es Tirma a la naranja y con frutos secos también. Ya saben que esos bichos son muy suyos. Hablan, se cabrean y hasta nombran a tu familia o llaman marica a un caballero emplumado como ellos que atraviesa la acera.

“España es una deformación grotesca de la civilización europea”

Luces de Bohemia  (Ramón María del Valle - Inclán)   

DON LATINO.--No tuerzas la boca, Max.

  1. ¡Me estoy helando!

DON LATINO.--Levántate. Vamos a caminar.

  1. MAX.--No puedo.

DON LATINO.--Deja esa farsa. Vamos a caminar.

  1. MAX.--Échame el aliento. ¿Adónde te has ido, Latino?

DON LATINO.--Estoy a tu lado.

  1. MAX.--Como te has convertido en buey, no podía reconocerte. Échame el aliento, ilustre buey del pesebre belenita. ¡Muge, Latino! Tú eres el cabestro, y, si muges, vendrá el buey Apis. Le torearemos.

DON LATINO.--Me estás asustando. Debías dejar esa broma.

  1. MAX.--Los ultraístas son unos farsantes. El esperpentismo lo ha inventado Goya. Los héroes clásicos han ido a pasearse en el callejón del Gato.

DON LATINO.--¡Estás completamente curda!

  1. MAX.--Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada.

DON LATINO.--¡Miau! ¡Te estás contagiando!

  1. MAX.--España es una deformación grotesca de la civilización europea.

DON LATINO.--¡Pudiera! Yo me inhibo.

  1. MAX.--Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas.

DON LATINO.--Conforme. Pero a mí me divierte mirarme en los espejos de la calle del Gato.

  1. MAX.--Y a mí. La deformación deja de serlo cuando está sujeta a una matemática perfecta. Mi estética actual es transformar con matemática de espejo cóncavo las normas clásicas.

DON LATINO.--¿Y dónde está el espejo?

  1. MAX.--En el fondo del vaso.

DON LATINO.--¡Eres genial! ¡Me quito el cráneo!

  1. MAX.--Latino, deformemos la expresión en el mismo espejo que nos deforma las caras y toda la vida miserable de España.

 

Lo es. España es una deformación grotesca de la civilización europea - “’las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas’” - pero ello no significa que no seamos muchos los que amamos este país. Puedes tener un hijo con Síndrome de Down, pero lo querrás con toda el alma. Más que a aquellos calificados como normales. Por eso a Unamuno, que tan cerca estuvo de nosotros deportado a la isla de Fuerteventura cuando el Imperio donde no se ponía el sol se derrumbaba, le “dolía” España. “Me duele España”, dijo en una ocasión con aquel rostro apesadumbrado y triste común a la generación literaria del 98. Lo mismo ocurre con Canarias. No hay un ser en esta tierra – eso quiero pensar – que no tiemble, que no se llene interiormente de lágrimas, cuando escucha a Alfredo Kraus cantar Sombra del Nublo. Los canarios aman a su tierra, pero el amor, aunque digan que es ciego, no debiera serlo en este caso. Ciego frente a una mujer hermosa, ciego frente a los hijos, ciego frente a los padres … pero jamás ciego ante una clase política que demuestra cada día que no está a la altura de las circunstancias. Una clase política – también económica – que en muchos casos participa de esa peste bubónica que es la corrupción. No otra cosa que la codicia llevada al más patológico desatino.

Ana Oramas (CC): Muchos españoles están yendo a la Embajada en Venezuela y no se están poniendo medios para ayudarles

La diputada Ana Oramas (CC). Efe

No. Definitivamente no estoy porque cerremos los ojos. Al contrario, debemos tenerlos muy abiertos. Como los apaches que, dicen, sólo cerraban un párpado para dormir. La mirada clara, sin odios ni rencores, pero diáfana y sin velos para preciar – y de ello obtener sabiduría – casos, por ejemplo, como los de Soria  o Miguel Zerolo . Los cito a ellos  porque la actualidad lo impone.

Estamos entre las autonomías con peores índices socioeconómicos del Estado. Y, curiosamente, nos gobierna un partido nacionalista, Coalición Canaria (CC), que, pactando a derechas e izquierdas sin vergüenza de ninguna clase, mantiene el trasero en el sillón cometiendo gravísimos errores de bulto. Qué espectáculo más patético contemplar a Ana, Ani, Anita, la única diputada de Coalición Canaria en Madrid (allí también tenemos, con mayor discreción y prudencia, al diputado nacionalista de Nueva Canarias, Pedro Quevedo), actuando, Anita digo, como si tuviera un poder inmenso, cuando en realidad sólo practica la clásica política del victimismo y el pase del cepillo, con tal candidez o descaro – no lo sé – que piensa o dice pensar, como el presidente Clavijo, que los recortes brutales que impondrá la Troika comunitaria y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a España, no van a afectar a Canarias. Ana, Ani, Anita, a la que ya han llamado 'la Pantoja de Canarias' por su salero folclórico , seguida a las palmas (las de las manos al batir) por Barragán. Paseando por la calle de Alcalá con la falda almidoná ... como si fuera un pavo real macho o macha. Ya saben que son ellos los que tienen el bello plumaje, mientras que las hembras o hembros son de una evidente fealdad grisácea. Ani, explicándole a Felipe VI – igual le va bien al monarca – cómo hay que construir el próximo Gobierno y señalando a Rajoy las atenciones que debe recibir “mi tierra canaria”.

Ahí tenemos la Ley del Suelo  – me sugiere el más neto estilo del Ejército de Pancho Villa - el regate del poder sobre la tierra de todos escenificado con la milonga de las Islas Verdes,  el gran fraude fiscal de Los Carceller, la segunda Sanidad peor de España, el brutal riesgo de incendios forestales … en fin, tenemos de todo como en botica.

Por lo que respecta a esta autonomía en el contexto de las otras autonomías, yo estoy más que convencido de que lo que se ha hecho es confundir idiosincrasia con nacionalismo. Y crear este último artificialmente. Pero las cosas están como están. Además, por partida doble. Tenemos dos nacionalismos intentando ocupar el mismo espectro político: el de CC, un nacionalismo que ha perdido más votos que yo partidas al parchís y que, en breve, podrá considerarse material de derribo o desecho, y otro, Nueva Canarias, que sube, en gran parte porque ha sabido aislarse del pedigüeñismo magote de ATI y adoptar una actitud política más acorde con los tiempos que corren. Y con lo que tendremos que correr los ciudadanos.

Oscar Wilde dijo una vez: “’ A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo’”. Yo no voy a ser tan pretencioso pero, ¿podrían ustedes explicarme por qué puse a este texto el título S iete islas, cuatro pelagatos y dos nacionalismos ? …

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha