eldiario.es

Menú

El médico golfiante, 'apóstol' o 'tarugo'

Los médicos ‘tarugos’ son los que aceptan ‘incentivos’. Son conocidos por todos los listadores, quienes llaman “plumasecas o fundamentalistas” a los que no aceptan sobornos. Los médicos se revuelven ante la idea de que aparezca publicado el dinero que reciben de las empresas farmacéuticas

- PUBLICIDAD -
Bolígrafo patrocinado por una marca farmacéutica. (DP).

Bolígrafo patrocinado por una marca farmacéutica. (DP).

Juramento Hipocrático

Juro por Apolo el Médico y Esculapio y por Hygeia y Panacea y por todos los dioses y diosas, poniéndolos de jueces, que este mi juramento será cumplido hasta donde tenga poder y discernimiento. A aquel quien me enseñó este arte, le estimaré lo mismo que a mis padres; él participará de mi mandamiento y si lo desea participará de mis bienes. Consideraré su descendencia como mis hermanos, enseñándoles este arte sin cobrarles nada, si ellos desean aprenderlo. Instruiré por precepto, por discurso y en todas las otras formas, a mis hijos, a los hijos del que me enseñó a mí y a los discípulos unidos por juramento y estipulación, de acuerdo con la ley médica, y no a otras personas.

Llevaré adelante ese régimen, el cual de acuerdo con mi poder y discernimiento será en beneficio de los enfermos y les apartará del perjuicio y el terror. A nadie daré una droga mortal aún cuando me sea solicitada, ni daré consejo con este fin. De la misma manera, no daré a ninguna mujer supositorios destructores; mantendré mi vida y mi arte alejado de la culpa.

No operaré a nadie por cálculos, dejando el camino a los que trabajan en esa práctica. A cualesquier casa que entre, iré por el beneficio de los enfermos, absteniéndome de todo error voluntario y corrupción, y de lascivia con las mujeres u hombres libres o esclavos.

Guardaré silencio sobre todo aquello que en mi profesión, o fuera de ella, oiga o vea en la vida de los hombres que no deba ser público, manteniendo estas cosas de manera que no se pueda hablar de ellas.

Ahora, si cumplo este juramento y no lo quebranto, que los frutos de la vida y el arte sean míos, que sea siempre honrado por todos los hombres y que lo contrario me ocurra si lo quebranto y soy perjuro.

(Actualizado por la Declaración de Ginebra de 1948)

Cuando llega la Navidad

Navidad. De frío y bolas de nieve. De carnaval ebrio de electricidad asexuada. De compulsión consumista. Pantagruel pata negra cinco jotas, genocidio de mariscos inocentes y salmones al óleo. Algunos meten la gamba, otros el carabinero, aquellos descuartizan centollas, langostas y bogavantes cuales bombas de fragmentación. Sorben el yodo de la mar por cilindros de percebes que son crustáceos diamantes que son percebes. Pollicipes pollicipes. Todos se han convertido en destripaturrones. Navidad. De la felicidad obligada por obligación. Tiempo de abetos muertos momificados de guirnaldas y campanitas. Tiempo de un tiempo que se fue y otro que llega, lágrimas y alegrías, hipocresía y amor de templos y lupanares. La Navidad es una quinta estación refugiada en el invierno para que los hombres no adviertan que se les escapa la vida mientras festejan que el tiempo se va y nace el niño que no para de nacer. Y los peces beben en el río. Y la Virgen se está peinando. Y los tañidos de las campanas de Belén llevan aromas de madera y serrín. Y llega un trineo con Papa Nöel. Huye, cargado de presentes, de la muerte de los glaciares hacia la ausencia. A lo lejos, entre las dunas, caminan tres dromedarios. Que son Melchor, Gaspar y Baltasar a lomos de joroba, rumbo al portal donde hay calor de buey y asno. Oro, incienso y mirra, que ha bajado Dios de mujer pura para salvar a los hombres de ellos mismos. Charles Robert Darwin tiene los ojos muy abiertos y los días, tan galantes y exquisitos, abren la puerta para ceder el paso a los que les siguen … y aparece el 6 de enero como maná de ilusión que ilusión concede. Es el único amanecer donde todos los seres de nuestro entorno se sienten niños, aunque ido el niño que fueron.

Visitador médico. (Twitter).

Visitador médico. (Twitter).

El visitador y la lámpara de Aladino

– ¡Que bien han estado los Reyes este año!

– Bueno … no nos podemos quejar …

– Chica, el trabajo de tu marido es fenomenal …

– No creas. Tiene que hacer muchas guardias, pero es cierto que entre el puesto en el Hospital – ya sabes que es Jefe de Servicio – y su consulta, se saca un buen dinero, la verdad … aunque las cosas ya no son como antes …

– ¡Qué dices! Si tienes el salón lleno de todo …

– ¡Ay mujer, que exagerada …!

– Es fantástico ese televisor curvo de 46 pulgadas en negro y plata … ¿Dos I Pad? ¡Caramba! … un I Pod, el disco duro Toshiba de dos teras, un Apple y una Hero Pro 5 … ¡Jo!

– ¿El ordenador para Ayose se lo ha regalado su padre?

– Baja la voz, que a Jaime no le gusta que hable de estas cosas … el estuvo buscando uno bueno porque Ayose lo quería también para los juegos esos que son un espanto, pero fíjate que casualidad que hace una semana se presentó en su consulta uno de los visitadores que van más por allí y, al parecer, estuvieron hablando. A los dos días le llevó éste … la verdad es que nos hemos ahorrado mucho dinero … Mira: con las dos cestas – no he tenido que comprar casi nada -, el Longines de Jaime, aunque no es el de oro rosa sino el de acero, el bolso y el brazalete de Tous, todos los aparatos electrónicos – son dos los portátiles … no has visto el Acer – y aquellos dos marcos de plata, la verdad es que, para los tiempos en que estamos, no nos podemos quejar … ¡Ah! Y el E-Book me lo he agenciado yo para cuando salgamos de viaje …

– Eso, no te olvides de los viajes Cuca … ¿A cuantos congresos habéis ido este año?

– Mira, gracias a Dios sólo a tres, porque antes me tenía loca con los viajes … que si la ropa de invierno, que si la de entretiempo, que si la de verano … Este año sólo hemos estado una semana en Berlín, diez días en Córcega y otra semana en Edimburgo … por cierto, ¡qué ciudad más bonita! Y el hotel era excelente. Pero, ya te digo, me parece que todo se va a acabar … están con lo de la transparencia que me tienen harta … mira La Pantoja ya por la calle y a Rato y a Pujol no se atreven ni a toserles … siempre pagamos los mismos, chica …

Interior de La Taberna Ramón, Santa Cruz de Tenerife. (Google Maps).

Interior de La Taberna Ramón, Santa Cruz de Tenerife. (Google Maps).

De la gallina a la alta tecnología

En Las Ramblas de Santa Cruz de Tenerife, casi enfrente de la Plaza de Toros menos toreada de esta galaxia, inaugurada en 1896 con regusto almohade y ahora convertida en coso y acoso del cacourbanismo y la decrepitud, está La Taberna Ramón , siempre hasta los topes debido a su excelente gastronomía, magníficos vinos y buenos precios. En ese lugar del que siempre me acuerdo y que visito cada vez que puedo, comía yo un día hace no muchos años con un amigo, sentados en una pequeña mesita de madera, entrando a la derecha según se accede a los dominios de la manduca y a la simpatía del dinámico Ramón. No sé si habían llegado ya a la mesa los tomates aliñados pero, como en el Tenorio, justo en la escena XII, entra de repente un caballero. “ Esa silla está comprada, hidalgo. Lo mismo digo, hidalgo; para un amigo tengo yo esa otra pagada. Que ésta es mía haré notorio. Y yo también que ésta es mía. Luego, sois don Luis Mejía. Seréis, pues, don Juan Tenorio. Puede ser. Vos lo decís. ¿No os fiáis? No. Yo tampoco. Pues no hagamos más el coco. Yo soy don Juan. (Quitándose la máscara.) Yo don Luis. (Con el rostro ya desnudo) ”. Que entra un caballero en la Hostería de Cristófano Buttarelli que hoy es la Taberna Ramón – atrás quedaron dos siglos y ochenta años – y resulta ser amigo del amigo que amigo mío es. De tal modo que, estrechadas las manos, toma asiento. Mi amigo que lo conoce y yo que comienzo a conocerlo. Era visitador médico y, según su discurso, se ganaba muy bien la vida conversando con facultativos múltiples. Después de repasar estaciones y mujeres en lo que dura un almuerzo, declinó tomar postre. Debía salir de inmediato. ¿Y esa prisa? Tengo que ir a la Peugeot a comprar un coche para un médico . ¿Cómo es eso?, preguntó Francisco. Sí, se lo regala el laboratorio y me han endosado a mi el muerto. ¡Vaya! ¿A esa altura llegan los regalos? No me hagan hablar que me busco la ruina … Fue entonces cuando advertí que las gallinas de otrora habían mutado en tecnología punta. Y que las conquistas del mercado pasaban por el mercadeo , si utilizamos el eufemismo, o por el soborno acaramelado, si hablamos como Dios manda.

Los tarugos encabronados

Cito textualmente un par de noticias: 1) “ A pesar de que diversos códigos éticos advierten sobre estas prácticas, el mundo del visitador médico y de las relaciones farmacia-médico siguen siendo una incógnita para los pacientes de a pie pese a que las cifras que se manejan llegan a ser bastante altas. “Como no existe transparencia, los datos son difíciles de contrastar, pero se estima que en los países de nuestro entorno, la industria dedica cada año entre 6.000 y 10.000 euros por médico”. (Doctor Carlo Ponte, portavoz de la organización No Gracias, a El Confidencial). 2) “ Los médicos se revuelven ante la idea de que aparezca publicado el dinero que reciben de empresas farmacéuticas. El nuevo código de Farmaindustria obliga a pormenorizar individualmente estos datos desde enero de 2017 y, además, no es necesario el permiso de los sanitarios a los que inviten a un seminario, abonen un viaje a un congreso o paguen por colaborar con ellos. Agrupaciones como la Federación de Asociaciones Científico Médicas (Facme) o el Consejo General de Colegio Médicos (OMC) –que integra a los colegios de médicos de toda España– se están rebelando ante la idea de ver el nombre de los profesionales asociados a un pago por parte de uno o varios laboratorios” (Raúl Rejón. eldiario.es).

Hablemos del amor una vez más, que es toda la verdad de nuestra vida: Manuel del Pozo (Periodista): “ Ni les invitarán al congreso en el Caribe sobre la tendinitis del pato viudo, tampoco les regalarán entradas para el Bernabéu, ni les obsequiarán con dos noches en un hotel de 5 estrellas. Si acaso les podrán agasajar con un bolígrafo, siempre y cuando no valga más de 10 euros. Se acabó el tarugueo -como se denomina el soborno a los médicos-, una práctica terriblemente dañina, pero que ha sido habitual en los últimos años en las relaciones entre los laboratorios farmacéuticos y el colectivo sanitario. Millones de medicamentos han sido recetados por médicos apóstoles o tarugos (así se llaman a los que aceptan regalos), que no han tenido ningún escrúpulo en prescribir los fármacos de los laboratorios que les obsequiaban con todo tipo de regalos, incluido dinero en metálico. Lo ha reconocido GlaxoSmithKline -uno de los líderes mundiales del sector farmacéutico-, que acaba de anunciar que dejará de pagar a los médicos que promocionen sus productos en conferencias. También ha dicho que no sufragará los viajes de los facultativos para asistir a congresos científicos, y que cancelará los incentivos por ventas individuales de sus visitadores médicos. Aunque otras farmacéuticas ya habían abandonado este tipo de prácticas comerciales, el mea culpa de Glaxo supone un punto de inflexión porque la multinacional británica ha sido una de las compañías que ha practicado un marketing más agresivo. De hecho, en 2012 aceptó pagar una multa histórica de 3.000 millones de dólares en Estados Unidos para cerrar un pleito con 42 Estados americanos por fraude y malas prácticas. Además de pagar incentivos a los médicos, Glaxo fue acusada de haber promovido de forma ilegal cientos de medicamentos. Ahora tiene a varios empleados encarcelados en China acusados de sobornar a funcionarios y de pagar a médicos para que recetaran sus productos”.

Sede del gigante farmacéutico GlaxoSmithKline. (Wiki).

Sede del gigante farmacéutico GlaxoSmithKline. (Wiki).

“Glaxo no es ninguna excepción porque las americanas Pfizer -líder mundial- y Abbott también han tenido que abonar fuertes multas por la promoción fraudulenta de medicamentos, y otras como Novartis, Sanofi, Merck o Roche se han visto envueltas en conflictos similares. En España, Farmaindustria -la patronal del sector- ha promovido un nuevo Código de Buenas Prácticas, que ha entrado en vigor el 1 de enero de este año y que pretende hacer más transparentes las relaciones de los laboratorios con los profesionales y las organizaciones sanitarias. Aunque se trata de un código ético de autorregulación, sus normas son de obligado cumplimiento para las más de 200 empresas (el 95% del sector) que lo han suscrito. La Unidad de Supervisión Deontológica -un organismo externo vinculado a Farmaindustria- tiene capacidad sancionadora para multar a los laboratorios que incumplan alguna de las normas del código ético. Este nuevo reglamento prohíbe a los laboratorios invitar a médicos a reuniones científicas en lugares paradisíacos o que estén ligadas fundamentalmente a actividades lúdicas, recreativas o deportivas. La semanita para esquiar en los Alpes con la excusa de un congreso insustancial de un par de horas se ha terminado. Y nada de ir con acompañantes. Se prohíbe también todo tipo de obsequios, en efectivo o en especie. Lo único que las farmacéuticas pueden regalar a los médicos son artículos de escritorio o utensilios de uso profesional, que en ningún caso podrán superar un valor de 10 euros. Una caja de tiritas sí, un jamón de Jabugo ni soñarlo ”.

Una corrupción sui generis

La visitadora médica Cecilia Tena lo tiene muy claro. Apuesta por la ética y lo ha dicho en televisión. Denuncia que las empresas farmacéuticas dan regalos para persuadir a los profesionales médicos de que receten sus medicamentos: “ Los médicos tarugos son los que aceptan incentivos y son conocidos por todos los listadores“, comenta, “ quienes llaman “plumasecas o fundamentalistas” a los que no aceptan estos regalos”. “ Más de la mitad de los médicos reciben regalos y un 81% aceptan inscripciones a congresos, gastos de viaje, alojamientos o comidas, e incluso el 28% recibe pagos por dinero en efectivo“, señala Joan Ramón Laporte, miembro del comité de técnicos de la Organización Mundial de la Salud. Los últimos datos de Mi querida España. Esta España mía, esta España nuestra. De tu santa siesta ahora te despiertan versos de poetas. ¿Dónde están tus ojos? ¿Dónde están tus manos? ¿Dónde tu cabeza? (Cecilia): Barómetro del CIS de Marzo: La preocupación de los españoles por la corrupción ha aumentado, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del mes de marzo. La encuesta muestra una subida de siete puntos porcentuales, del 37,3% a 44,8% cuando se pregunta cuál es el principal problema de España.

Epílogo

Shine on you crazy diamond

Recuerda cuando eras joven. Brillabas como el sol. Sigue brillando, diamante loco.
Ahora hay una mirada en tus ojos, como agujeros negros en el cielo.
Sigue brillando, diamante loco. Quedaste atrapado en el fuego cruzado
de la niñez y el estrellato
levado por la brisa de acero
Adelante, tú, objetivo de risas lejanas. Adelante, tú, leyenda, tú, mártir,
Y ¡brilla!.

(Letra: Roger Waters. Música: David Gilmour, Richard Wright y Waters)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha