eldiario.es

Menú

La política de la miseria

Ya nadie recuerda aquellas promesas pre electorales que no volverán jamás. Estamos en tiempos de reparto de la tarta y los pactos

O ésto cambia radicalmente o cientos de miles de personas serán pasto de la pobreza, miseria, desencanto e indolencia

- PUBLICIDAD -
"Hay que meter la cabeza en el contenedor, a ver qué hay". Comida, incluso.

Una mujer busca comida en un contenedor de basura.

Sí comenzó todo. Domingo, 5 de Junio de 2016, a sólo veinte días de las Elecciones Generales bis, que costarán a los españoles 140 millones de euros. La gran fiesta de la democracia, dicen. El sol entraba en el salón tamizado por los visillos y sólo se escuchaba en la casa el Adagietto de la 5ª Sinfonía de Mahler, interpretada por la Berliner Philharmoniker, dirigida por Herbert Von Karajan. Composición que Lucchino Visconti escogió como tema principal para Muerte en Venecia, la película basada en la novela del mismo título escrita por Thomas Mann. Aquí, muy lejos de las playas del Lido veneciano, muy lejos del cólera, Von Aschembad y Tadzio, las teclas del ordenador no suenan como las de las Olivetti y Olympia en las que comencé a escribir. Así que la paz era lo plena que puede ser la paz en estos tiempos. De repente, sonó el timbre. ¿Quién será? No espero a nadie. Abro la puerta y me encuentro con una pareja. Ella con una sonrisa. Él, con la seriedad oculta parcialmente por una barba de pocos días. “¿Sí …? Hola, venimos pidiendo la voluntad”. No eran indigentes. No estaban sucios. No eran yonkis. No trasmitían violencia. Llevaban varias bolsas con alimentos que habían recibido en otras viviendas del edificio. “Hola. Buenas tardes. Acabo de cambiarme de casa, así que no sé qué es lo que tendré por aquí … un momento por favor”. “Tomen …”. “Muchas gracias … que siga bien”. “De nada, por favor … que ustedes también sigan bien. Y mucha suerte”.

COMO MATAN LOS RAYOS

Todo fue tan rápido como matan los rayos. De la ficción que desarrollaban mis dedos ante la pantalla del ordenador, a una realidad cada vez más real y triste. Sin anestesia. Así que, ahora, ni siquiera sé si ésto es un reportaje, un análisis, una información … sí sé que a mi puerta tocó un mundo que está ahí fuera y que crece día tras día. El mundo de la pobreza. España es el primer país de la Unión Europea en Índice Mundial de Miseria (WMI usando las siglas en inglés). Este índice se elabora valorando la situación de 109 países del planeta y se calcula sumando la inflación, el desempleo y los tipos de interés de los préstamos, y restando luego al resultado el aumento porcentual del Producto Interior Bruto per cápita. Este modo de conocer la miseria en el mundo fue creado por Steve H. Hanke, profesor de Economía Aplicada en la Universidad John Hopkins en Baltimore y exmiembro del Consejo de Asesores Económicos de EEUU. Aparte de liderar la Unión Europea en tan dramática parcela, nuestro país ocupa el lugar número once entre los 109 analizados, sólo separado por unas décimas porcentuales de Armenia, que ocupa el número 10.

EL ‘INDICE BLOOMBERG’

Abundando en el mismo apartado, la agencia Bloomberg Market señalaba hace menos de un año, basándose en su índice de miseria(fundamentado en el estudio de la inflación y la tasa de desempleo sobre 51 países) que “el índice lo lidera de forma destacada Venezuela, campeona mundial de inflación con una nivel de alza de precios esperado del 78,5% (bastante más para 2016). Le sigue en segunda posición Argentina, otro país con elevados niveles de inflación, Suráfrica y Ucrania. En quinta y sexta posición están dos países del Sur de Europa, Grecia y España, ambos con un grave problema de desempleo y que, de no ser porque están en deflación, seguramente estarían más arriba en el ranking. Que Grecia y España estén en posiciones tan elevadas en el ranking no quiere decir que la penetración de la miseria a día de hoy en sus poblaciones sea superior a la de otros países que salen en posiciones inferiores, como por ejemplo Turquía o Colombia. Simplemente significa que de persistir a largo plazo los actuales niveles de desempleo el potencial que tienen de empobrecer a su población es superior al de otros países”, señala Bloomberg. Y no hay ninguna prospectiva fiable que mantenga que el índice de paro en España vaya a bajar del 20% / 22%.

Índice de miseria.

Índice de miseria.

En 770.000 hogares españoles no entra ningún tipo de sueldo, pensión o subsidio. Por primera vez desde que hay series estadísticas, España no crea hogares y desde que Rajoy llegó a La Moncloa, las familias sin ningún ingreso han crecido un 22,5%. Esos 770.000 hogares representan casi el 5% del conjunto de unidades familiares que hay en España. No tienen un sólo perceptor de una nómina, jubilación o subsidio de desempleo o cualquier otro tipo de ayuda económica. La estadística demuestra que una gran parte de la economía real sigue sin notar los efectos de la economía oficial que figura en el cuadro macro en el día a día de los mercados financieros.

CANARIAS, EL DESASTRE

Obviamente, en Canarias, que suele mantener sus índices socioeconómicos siete u ocho puntos por debajo de la media nacional, la situación es escandalosa. Hace algo más de un año, este periódico publicaba los datos que ofrecía el Ministerio de Hacienda: “… las estadísticas han colocado a Canarias como una de las regiones con mayor índice de pobreza. Sin embargo, la red de servicios y ayudas sociales ha pretendido ir a la par con la situación económica del país desatendiendo a aquellas personas más vulnerables y necesitadas. Las cifras oficiales reflejan que nuestra comunidad está en la cúspide en la tasa de riesgo de pobreza y al mismo tiempo, adolece de ineficiencia y escasez de servicios sociales”. Pero hay más: “Según los datos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que recogen la información aportada por el gobierno autonómico, los cabildos y las entidades locales, Canarias es la cuarta comunidad que menos invierte en servicios sociales, llegando a recortar 32 millones de euros anuales en los últimos años. Además, la inversión por habitante también se ha reducido, pasando de 268,06 € por persona en 2011 a 253,12 € en 2013. Estas cifras reflejan que el gasto total en servicios sociales por habitante se aleja de la media estatal que está en 306,9 €”.

FÚTBOL, TV Y ESPECULACIÓN POLÍTICA

La vida no se detiene y el segundero no invierte su marcha para otorgar segundas oportunidades. Así que, mientras los medios de comunicación han recogido desde las Elecciones del pasado diciembre – llevamos casi 6 meses de stand by – miles de declaraciones de políticos, han publicado numerosas encuestas sobre intención de voto y han cosechado como siempre sus mejores audiencias con el fútbol y la TV basura, la sociedad ha seguido las leyes del sálvese el que pueda esperando un no sé sabe qué, al que la clase dirigente – independiente de las ideologías partidistas – llama cambio. El cambio del cambio. El cambio del recambio. Es la espera del cambio muy similar a la expectación ante la llegada del Mesías, tras la epifanía del arcángel. Porque, si Jesucristo advirtió que “Mi reino no es de este mundo”, el cambio tampoco parece serlo. No hay un sólo dato que permita el optimismo. Al contrario, los economistas más serios e independientes advierten que 2017 y 2018, de momento, serán como las vacas famélicas de los sueños del Faraón interpretados por José, uno de los doce hijos de Jacob y Raquel que aquí se los dejo de memoria: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Dan, Neftalí, Gad, Aser Isacar, Zabulón, José y Benjamin. Sobre diez de los hijos de Jacob y dos de José se cimentaron las doce tribus de Israel. Por ello es importante estudiar Historia de las Religiones, pese a que la progresía de cerveza barata, bandera de la II República, ecos de la Revolución de Octubre, camiseta del Ché y políticas avanzadas de reparto de miseria, estén en contra. Y, por lo que se aprecia en todo el arco parlamentario de quienes han gobernado, los normales, en contra también de la ética.

Evolución del empleo temporal en España.

Evolución del empleo temporal en España.

La psiquiatra y analista Inma Ros sostiene lo siguiente: “Sobre la pobreza masiva y la incapacidad actual de inventarse reside en la educación actual que esta diseñada como enemiga de la intelectualidad, la racionalidad y de las exigencias necesarias para enfrentarse al entorno. O sea, está proyectada para la analfabetización generalizada del individuo educándolo por debajo, a niveles ínfimos, preparando al ser humano para que viva por debajo de las necesidades que la propia realidad le va a demandar. No enseña a aplicar razonamientos científicos, esto lo elimina, por lo que al estar recibiendo una educación insuficiente para vivir, condena al sujeto al fracaso directo en cualquier parámetro de su existencia. Creo que ahí radican todos nuestros problemas. Es más llevar una ideología a la educación, que educar, que no es más que ayudar a aplicar la razón. Durante décadas se está educando a generaciones cuya preparación para hacer inteligible el mundo es mínimo. Evidentemente, así no hay Dios que avance, por lo que o ésto se cambia rotunda y radicalmente o cientos de miles de personas serán pasto de la pobreza, miseria, desencanto e indolencia”.

TIEMPO DE DESCUENTO

Estamos en tiempo de descuento. En zona de reparto de tarta y pactos. A natura y contra natura. Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, pero la desesperanza ya es consustancial a un país donde todo son pulgas y dinosaurios. Ya no es cuestión de optimismo o pesimismo, sino de ver hechos y analizarlos. El último, que ha pasado casi desapercibido, lo ha protagonizado el rey Felipe VI. Frente al cuerpo diplomático acreditado, a la zorruna y de la forma más irresponsable, saltando por encima del Ejecutivo y el Legislativo y, por ello, sobre la sociedad civil, con un Gobierno en funciones, ha afirmado que “España firmará el tratado comercial TTIP”, un acuerdo que colocará a las grandes corporaciones económicas por encima de la soberanía de los estados. Un tratado que convertirá la dictadura en Corporatocracia sin haber pasado jamás por la democracia. Un momento… ahora vuelvo. Tocan a la puerta. “¿Sí …? Hola, venimos pidiendo la voluntad”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha