eldiario.es

Menú

HEREDEROS DE LA GUERRA DE LAS GALAXIAS O EL MUNDO DEL FANDOM A ESCALA REAL

Desde hace unas semanas, se está hablando MUCHO y MAL del fenómeno “Star Wars” y, en especial, de todo aquello que tiene que ver con el comportamiento de los fans/ frikkies, aunque asumo que son pocos los que saben de dónde proviene el calificativo. Para quien no lo sepa, le recomiendo que visite la página de IMDB -la que menos tiempo cuesta buscar- y ponga en el buscador la palabra Freaks, título de la película del mismo nombre, dirigida en 1932 por el director Tod Browning. Puede que, después de hacerlo, se les quite la frivolidad que rodea el uso de dicho término.

Volviendo al tema que nos ocupa, sé que hay demasiado iluminado, sobre todo aquellos que más ruido meten, que tratan de justificar lo injustificable y que desvirtúan el contenido original de la idea de George Lucas con sus extremismos.

Sin embargo, no es menos cierto que al común de los mortales le conviene etiquetar al personal antes que molestarse en saber qué esconde tal o cual tema. Y, qué quieren que les diga, no sólo no me parece bien, sino que, pensando así, se pasan por alto oportunidades, propuestas y planteamientos absolutamente válidos y recomendables.

Una de esas ideas que merecen ser tomadas en consideración es el libro Herederos del Imperio, obra de José Gracia Pont. El trabajo del autor demuestra que el tema no importa, lo que importa es el espíritu que haya detrás. Ojalá muchos más lo hubieran conservado intacto en vez de perder el norte de una forma tan descarada.

Las siguientes líneas forman parte de una de las presentaciones que acompañan a dicho libro, el cual les recomiendo que busquen en la librería especializada más cercana, tal y como explico, un poco más abajo.

- PUBLICIDAD -

FB1

El tiempo, estricto guardián de nuestra existencia, siempre cumple aquello que promete; es decir, nos termina por colocar en el lugar que nos corresponde. Poco importa lo que pensemos y hagamos. Antes o después nos vemos reflejados, tal cual somos y sin ningún tipo de artificio vacuo y sin sentido.

Otra cosa muy distinta es que dicho momento llegue cuando queremos o, por el contrario, nos sorprenda un amanecer, nada más abrir nuestros ojos. De ahí que haya personas que piensen que el destino ha pasado de largo y que son otros los que están disfrutando de las mieles de un éxito que no les corresponde. Sensaciones así acaban por marcar, pero cuando alguien se ha ganado un puesto en el imaginario colectivo de nuestra sociedad es sólo cuestión de tiempo que todas las piezas encajen.

Si tienen en sus manos el libro que acompaña a esta introducción, podrán disfrutar del legado de una de las personas que más ha hecho no sólo por difundir la “verdadera magia” que esconde la mitología creada por George Lucas, cuatro décadas atrás, sino por contribuir a la expansión y el desarrollo de la cultura popular contemporánea en nuestro país, de manera capital.

De no haber existido una revista como The Force hubiéramos estado huérfanos todos aquellos que hace ya dos décadas buscábamos una publicación que hablara, y bien, sobre Star Wars, figuras, festivales de cine de género, superhéroes y sobre todas aquellas cosas que todavía, en aquellos años, eran solamente patrimonio de unos pocos, no como en la actualidad.

Aquella revista ejemplificó, de manera clara, su entrega y empeño por difundir aquello que más le gusta -lejos de los modos y maneras tan desagradables que siempre han rodeado al mundo del fandom- y se convirtió en un modelo para todos aquellos que creemos que coleccionar es algo más que un continuo “mira lo que yo tengo y tú, no” o que las verdades absolutas acaban por aburrir a las ovejas, y a los humanos.

Y, sin esa revista, yo nunca hubiera conseguir montar la primera de las exposiciones que me empeñé en montar, coincidiendo con el estreno de la edición especial de la trilogía clásica de Star Wars. Luego llegaron once más, pero sé que, sin el apoyo de José Gracia, nada de todo aquello hubiera sucedido. 

FBA2

Lo cierto es que le debo mucho más de lo que él podrá sospechar jamás, pero, con estas líneas, estoy en el camino de empezar a pagar esa deuda.

Disfruten del legado de José Gracia Pont, justo ahora que el tiempo, por fin, lo está colocando en su sitio. Les prometo que no se sentirán nada defraudados con lo que están a punto de ver.

Para más información, por favor, consulten la web: www. http://www.leprechaun.es/

Herederos de la Guerra de las Galaxias © José Gracia Pont, 2015

© Eduardo Serradilla Sanchis, 2015

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha