eldiario.es

Menú

Dabas dijo que no estaría tranquilo hasta ver caer las Torres Kio de Madrid

EL EX CUÑADO COMPARECE COMO TESTIGO PROTEGIDO EN LA DECIMOTERCERA JORNADA DEL JUICIO

- PUBLICIDAD -

La ex pareja de uno de los procesados en el juicio del 11-M, Mouhannad Almallah Dabas, y el hermano de ésta aseguraron este lunes que el procesado les comentó que no iba a "estar nunca tranquilo hasta que se caigan" las Torres Kio de la plaza de Castilla de Madrid.

Así lo manifestaron ambos en la décimo tercera jornada de la vista en sus respectivas declaraciones como testigos protegidos, en las que explicaron que en el local de la calle Virgen del Coro, que tenía alquilado Almallah Dabas y en el que vivieron dos de los acusados -Basel Ghalyoun y Fouad El Morabit-, se visionaban vídeos sobre la yihad y campos de concentración en Afganistán. Antes de detallar lo que ocurría en esas reuniones, el hermano de la ex pareja de Almallah, recordó que una vez que pasaron cerca de las Torres Kio en 2002, el acusado le dijo: "Yo no voy a estar nunca tranquilo hasta que se caigan esas torres".

El procesado también hizo este comentario a la que fuera su compañera sentimental, según declaró ella este lunes, primera mujer que comparece como testigo protegido en el juicio, que aseguró que al oirle esa manifestación se asustó mucho porque "eso estaba muy mal". Apuntó que cuando ella vivía en el local de Virgen del Coro vio vídeos yihadistas en los que había "cosas muy raras" y explicó que en las reuniones, a las que dijo que acudían el suicida Serhane Ben Abdelmajid, El Tunecino, y el hermano de Mouhannad, Moutaz Almallah Dabas -imputado en el 11/M, entre otros, "escuchaban canciones que llamaban a la yihad".

La mujer, que dijo tener miedo porque le han amenazado de muerte, matizó que Almallah veía estos vídeos por la noche, hasta que se dormía, y señaló que cuando presentó el 12 de marzo de 2003 la denuncia contra él por malos tratos se los entregó a la Policía. Según la testigo, a raíz de la denuncia, la Policía llamó a declarar a Almallah Dabas, con quien, a pesar de que ella dijo que era su marido y que se casó con él en la mezquita de la M-30 en Madrid, no contrajo matrimonio, ya que en el libro de familia, cuyo contenido se leyó en la sala, su estado civil figura como soltera.

La celebración de reuniones fue corroborada por el hermano de la testigo protegido, quien al igual que ella manifestó tener miedo, y señaló que "Mouhannad hablaba siempre de eso", en referencia a la yihad, a radicales y a los problemas que había en Irak, Afganistán o Palestina. Añadió que a esas reuniones también acudía Mustafa Maymouni, encarcelado en Marruecos por los atentados de Casablanca, y recordó que al grupo que formaban los denominó Hermanos de los Mártires, en el que El Tunecino y Moutaz -que fue extraditado a España por Reino Unido el pasado jueves- "estaban al mismo nivel" de liderazgo.

La ex compañera del procesado, que se quedó embarazada de gemelos, afirmó que tras una de las palizas que él le propinó acudió al hospital y cuando le informaron a Almallah de que su novia había perdido a uno de los niños éste exclamó: "Qué bien, esto es un golpe para una mujer, como el golpe que recibieron los americanos en el 11-S".

Consultas de armas en Internet

El hermano del acusado Rachid Aglif El Conejo, presunto lugarteniente del Jamal Ahmidan El Chino, también declaró este lunes y aseguró que la relación que el fiscal atribuye a su hermano con el suicida de Leganés es "imposible" que existiera puesto que sólo tenían "relaciones comerciales".

"Eso es imposible. Yo se lo aseguro. Se creen ustedes que Jamal va a tener de lugarteniente a un chico de veinte años que frecuentaba .... Yo lo conozco, se ha criado conmigo y eso no me lo creo", destacó Hassam Aglif. Sobre las reuniones que supuestamente mantuvieron algunos de los responsables del 11-M en el río Alberche, a las que dijo que acudían los suicidas El Tunecino, El Chino, los hermanos Oulad Akcha y Abdennabi Kounjaa, entre otros, Hassam señaló: "Creo que seguían órdenes de El Tunecino más que del otro (Ahmidan)".

El último de los testigos que compareció este lunes fue Mouad Benkhalafa, quien, según señaló, tuvo "una relación comercial" con el procesado Basel Ghalyoun y afirmó que tras los atentados de Madrid éste le dijo que pensaba que los había cometido ETA. Además, el testigo indicó que conocía a El Chino, quien, según declaró, acudía con asiduidad a un locutorio para conectarse a Internet y consultar páginas sobre "armas y de cómo manejarlas".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha