eldiario.es

Menú

ETA amenaza con ''seguir golpeando'' al Estado ''en todos los frentes''

NUEVE DETENIDOS EN LA MANIFESTACIÓN PROHIBIDA EN SAN SEBASTIÁN

- PUBLICIDAD -

Representantes de diferentes partidos e instituciones rechazaron de forma unánime el comunicado publicado este domingo por ETA, en el que la organización terrorista anuncia que "seguirá golpeando las estructuras del Estado español en todos los frentes".

ETA asume en su comunicado los atentados registrados en los últimos meses, entre ellos el perpetrado contra la casa cuartel de la Guardia Civil en Durango (Vizcaya) y vuelve a culpar al Gobierno del PSOE de la ruptura del proceso de paz, por pretender llevar adelante una dinámica "sin contenido político, en definitiva, un proceso de rendición". A juicio de la banda armada, esta "dinámica" ha llevado tanto al PSOE como el PNV a una crisis, que en el caso de la formación liderada por Josu Jon Imaz "les ha colocado al borde la ruptura del partido".

Sobre Navarra, critican que para el PSOE "han prevalecido los intereses del Estado" por encima de los de Euskadi" y también que ha habido partidos "que se consideran a sí mismos progresistas, demócratas y abertzales -en referencia implícita a Nafarroa Bai- pero su preocupación ha sido cómo repartirse unas migajas de poder y justificar la estrategia de guerra del Gobierno español". En el texto se afirma que "este pueblo no tiene futuro en el actual marco" y se añade que "para asegurar su existencia, Euskal Herria debe dar pasos hacia la constitución de un Estado vasco".

La portavoz del Gobierno Vasco, Miren Azkarate (PNV), reconoció que el nuevo comunicado sigue "la misma línea" de los anteriores, en los que la organización terrorista demuestra que "le importa bastante poco lo que dice la sociedad" y "menos lo que diga la propia izquierda abertzale", dado que "sigue teniendo a Batasuna totalmente sometida". También el portavoz del Gobierno de Navarra, Alberto Catalán, consideró que este documento "no aporta absolutamente nada nuevo" y subrayó que "el Estado de Derecho, el sistema democrático, no va a ceder en ningún momento al chantaje, presiones o coacciones de la banda terrorista".

Los partidos también rechazaron el comunicado, aunque en algún caso, como el del PNV, declinaron comentar las posiciones de la organización terrorista.

"Seguiremos diciendo que no"

El secretario de organización del PSOE, José Blanco, emplazó a ETA a que "pierda la esperanza", porque el Gobierno ha dicho "que no a sus pretensiones" y "le seguiremos diciendo que no".

En su intervención en la Festa dos socialistas galegos, Blanco insistió en que la ruptura del alto el fuego se produjo porque "no hubo cesiones políticas, a pesar de lo que dijo permanentemente el PP, que hablaba de chantaje". En idéntico sentido se expresó el secretario de Organización de los socialistas vascos, Rodolfo Ares, quien recalcó que ETA "ni consiguió" objetivos políticos durante el proceso de paz vasco, "ni los conseguirá nunca".

El secretario de Justicia del PP, Ignacio Astarloa, consideró que el comunicado confirma que "estamos ante una amenaza muy grave", exigió al Gobierno "hechos" y le emplazó a que haga una política "que no deje resquicios, que no deje condescendencias y que no responda al tacticismo". Carmelo Barrio, secretario general de los populares vascos, opinó que "no se pueden hacer reflexiones políticas sobre amenazas y anuncios de actuaciones violentas" y consideró que cada comunicado de ETA "se proyecta como un nuevo atentado contra la sociedad".

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, estimó que el comunicado "no merece ninguna consideración" porque es una "apología del terrorismo" y contiene "propaganda y mentiras". En esta línea pidió que "ninguna fuerza política democrática" utilice este pronunciamiento de la organización terrorista, que ha sido, dijo, la que "ha roto cualquier vía de fin dialogado de la violencia".

El portavoz de la Presidencia de Ezker Batua Berdeak (EB-B), Mikel Arana, señaló que el documento de ETA pone de manifiesto "una vez más, su fanatismo, su intolerancia y el fascismo de sus dirigentes". Arana emplazó a Batasuna a que responda al comunicado "con un compromiso público en defensa de los derechos humanos, el diálogo y el acuerdo, que lleve implícito el rechazo a toda expresión de violencia".

Rafael Larreina, secretario de Organización de EA, insistió en que "la violencia de ETA se constituye en el principal obstáculo al servicio de quienes se oponen a que la sociedad vasca decida libremente su futuro". Aralar, por boca de su vicecoordinador Jon Abril, criticó que ETA actúe "como si fuese dueña de la verdad absoluta" y reclamó a la organización terrorista "que deje las armas y apueste por vías exclusivamente democráticas".

Por su parte, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) pidió al Gobierno que revoque la resolución del Congreso que le autorizó a iniciar un diálogo con ETA en ausencia de violencia y que inicie la ilegalización de ANV y del PCTV.

La Ertzaintza impide el inicio de la manifestación prohibida por el Gobierno vasco

Por otro lado, nueve detenidos, entre ellos el portavoz de Askatasuna, Juan María Olano, y once personas con heridas y contusiones, cinco de ellas ertzainas, es el balance de los incidentes registrados en San Sebastián tras impedir la Ertzaintza el inicio de una manifestación en favor de los presos de ETA prohibida por el departamento vasco de Interior. Olano, uno de los dirigentes históricos de la izquierda abertzale y representante la asociación de apoyo a los reclusos de ETA convocante de la marcha, fue arrestado en el primer choque entre el grupo que intentaba manifestarse y el cordón policial que lo impedía, en la confluencia del Boulevard Donostiarra con la calle Hernani, el lugar previsto para que arrancara la protesta.

Junto a Olano, portaban la pancarta con la que pretendían manifestarse otras tres personas, entre las que se encontraba la portavoz del Movimiento Pro Amnistía, Oihana Agirre, quien anunció el pasado jueves en rueda de prensa la segunda convocatoria de esta protesta, al prohibir la Consejería de Interior la primera. Este departamento rechazó ese mismo día el segundo intento de convocatoria por considerar que "era una mera continuación" de la primera, que prohibió "en previsión de incidentes de orden público".

De las 9 detenciones practicadas, Interior sólo precisó que son ocho hombres y una mujer, sobre quienes se ha abierto un atestado policial por desórdenes públicos y manifestación ilegal que está en curso de investigación. Las mismas fuentes señalaron que durante los disturbios un ertzaina resultó herido "de cierta gravedad" con cortes en el cuello por el impacto de una botella, por lo que fue trasladado a un centro hospitalario, donde los facultativos detuvieron la hemorragia que padecía y estabilizaron su situación, con lo que "su vida no corre peligro".

Desde las mismas fuentes agregaron que otros 4 agentes más resultaron "contusionados" y requirieron "atención médica", mientras que el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza indicó por su parte que en el Hospital Donostia fueron atendidos de cortes, golpes y diversas lesiones un total de 6 ciudadanos, todos ellos dados de alta.

Amplio dispositivo de seguridad

Desde el mediodía, la Ertzaintza estuvo desplegada por las calles del centro de San Sebastián, que se estaban abarrotadas de público por la celebración de la Bandera de La Concha, la regata de traineras más importante del Cantábrico.

Apoyada desde el aire por un helicóptero, la Policía autonómica centró después su operativo en la zona del Boulevard, que colinda con la Parte Vieja, el muelle y el Ayuntamiento, y a las 13:20 horas, diez minutos antes de la hora prevista para el inicio de la manifestación prohibida, estableció un fuerte cordón de agentes antidisturbios para bloquear el arranque de la misma. Sobre las 13:45 horas, numerosas personas comenzaron a corear consignas en favor de los presos e iniciaron en la zona peatonal del Boulevard una marcha, encabezada por una pancarta con el lema en euskera Libertad para los presos que han cumplido su condena y para los que tienen enfermedades incurables.

Los manifestantes avanzaron algunos metros, gritando lemas en euskera como "golpear hasta ganar", hasta toparse con el cordón de agentes antidisturbios, cuyos mandos, según señaló en una nota el departamento vasco de Interior, les recordaron que la protesta estaba prohibida y que debían abandonar el lugar. "En lugar de obedecer, arremetieron contra el cordón policial, lo que ha provocado la intervención de los ertzainas para disolverlos", agregó la consejería de Interior.

A partir de ahí, los manifestantes se replegaron hacia la entrada de la Parte Vieja y algunos jóvenes que tapaban sus rostros con capuchas o chaquetas comenzaron a lanzar por los aires las mesas y sillas de las terrazas de los bares y a arrojar botellas y otros objetos contra los antidisturbios. Los radicales y los policías se mezclaron con la multitud que ocupaba toda esa zona céntrica debido a la reciente finalización de la regata de La Concha, hasta el punto de que los vehículos que transportaban las traineras participantes tuvieron que abandonar el muelle en medio de los disturbios.

Los enfrentamientos entre la policía y los radicales y grupos de encapuchados que cruzaban contenedores y lanzaban todo tipo de objetos contra los agentes, se prolongaron con intensidad hasta las tres de la tarde, aunque durante dos horas más continuaron las escaramuzas y el empleo de material antidisturbios por parte de la Ertzaintza. La Policía Vasca mantiene no obstante todavía su dispositivo en la zona, en previsión de que se reproduzcan los altercados o se perpetren sabotajes.

El Movimiento Pro Amnistía informó en un comunicado de la identidad de siete de los arrestados: Izaskun Azkarate, Jon Mikel Fernández, Xabier Ibaiondo, Imanol Esoain, Asier Eizagirre y Patxi Gil, así como Juan María Olano.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha