eldiario.es

Menú

ETA hace explotar un artefacto en la localidad guipuzcoana de Zarautz

EN EL EXTERIOR DE UNA COMISARÍA DE LA ERTZAINTZA

- PUBLICIDAD -

La organización terrorista ETA atentó este martes contra la Ertzaintza al hacer explotar una bomba en la comisaría de este cuerpo policial en Zarautz (Guipúzcoa), que sufrió daños materiales, al igual que las casas colindantes, aunque no hubo heridos.

El atentado se registró sobre la 01.30 horas de la madrugada, después de que los terroristas lograran introducir en el interior del recinto de la comisaría una mochila que contenía un recipiente metálico con 5 kilos de explosivo, que estalló por la acción de un temporizador.

La bomba explotó junto al muro de piedra rematado por una valla metálica de la comisaría, de una altura de 1,50 metros aproximadamente, y causó un socavón de un metro de diámetro en el jardín que rodea el edificio policial, además de importantes daños en la zona del garaje y los vestuarios del centro policial y de numerosos desperfectos en varias viviendas cercanas por la acción de la onda expansiva.

La colocación de esta bomba constituye la cuarta acción violenta perpetrada por ETA después de que la organización terrorista anunciara en junio el fin del alto el fuego permanente que ya había roto de hecho con el atentado de Barajas en diciembre de 2006, si bien en los últimos tres meses se han producido cinco actos terroristas fallidos.

El consejero vasco de Interior, Javier Balza, quien visitó por en la mañana de este martes la comisaría de Zarautz, explicó que la bomba estaba compuesta por entre 3 y 5 kilos de amonal o amosal y subrayó que las medidas de seguridad del centro policial impidieron que los terroristas pudieran colocar el artefacto en una zona más cercana al edificio, dotado de sistemas de grabación y de "todos" los medios de protección.

Balza destacó que "por desgracia" ya ha habido muchas pruebas de que la Ertzaintza es "un objetivo prioritario para ETA", tras lo que explicó que la banda dispone de una red de terroristas "legales" (no fichados por la Policía) "con capacidad limitada de actuar tras las últimas detenciones en Francia" pero que pueden cometer atentados "sencillos" como éste en cualquier parte del territorio.

El consejero insistió en que la comisaría está dotada con todos los sistemas de seguridad, pese a que sindicatos de la Ertzaintza como ErNE o Esan coincidieron en reclamar "más medios" para garantizar la protección de los agentes.

ErNE llegó a pedir la dimisión del viceconsejero de Seguridad, Mikel Legarda, al que responsabilizó de la "reiterada reducción de las medidas de seguridad de los ertzainas y el sistemático incumplimiento de las mismas por parte del departamento de Interior".

También ofreció detalles del atentado el director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, quien coincidió con Balza al afirmar, desde la localidad mallorquina de Felanitx, que el atentado era obra de ETA.

Mesquida también informó de que en el lugar del atentado se habían encontrado restos de pilas y de un temporizador, dato que posteriormente confirmó el departamento vasco de Interior.

Además de afectar a la comisaría, la bomba provocó también la rotura de cristales, persianas y puertas de viviendas cercanas, algunos de cuyos vecinos vivieron con angustia el atentado e incluso salieron a la calle tras la explosión, según comentaron.

"Me he levantado como un zombi pensando que era un terremoto", comentó José María, uno de los residentes en los inmuebles cercanos, quien precisó que cuando levantó su persiana vio "todo negro por el humo".

Por la mañana la Junta de Portavoces del Ayuntamiento zarauztarra, en el que no está representado ANV porque su lista fue anulada por el Tribunal Supremo, se reunió para acordar un texto de repulsa del atentado y para convocar una concentración silenciosa esta tarde frente a la casa consistorial.

La declaración, leída por el alcalde, Jon Urien (EA), y firmada por todos los partidos representados en el Ayuntamiento (EA, PNV, PSE/EE, EB-Aralar y PP), expresó su solidaridad con los agentes de la Ertzaintza y con los vecinos afectados y exigió a ETA que desaparezca.

El atentado motivó declaraciones de condena de todos los partidos políticos, excepto ANV y Batasuna, que no han hecho pública ninguna opinión, y de sindicatos, organizaciones pacifistas y representantes institucionales como el Defensor del Pueblo vasco, Iñigo Lamarca, el delegado del Gobierno en Euskadi, Paulino Luesma, o los diputados generales de Guipúzcoa y Vizcaya, Markel Olano y José Luis Bilbao, entre otros.

Siguen bajo arresto los presuntos etarras detenidos en Francia

Los trece detenidos, seis de ellos españoles incluidos un presunto etarra y un prófugo de Segi, en una importante redada contra radicales violentos este lunes en el País Vasco francés, seguían este martes bajo arresto policial en varias localidades de la zona, indicaron fuentes próximas a la investigación.

El registro del bar Kalaka, en la localidad de Saint-Jean-Pied-de Port, donde se encontró mucha documentación se reanudó este martes para examinar más papeles y documentos de contabilidad, entre otros, agregaron las fuentes.

El lunes, el registro policial de los domicilios de detenidos y otros lugares permitió encontrar documentación "interesante", pero no había armas ni explosivos, según fuentes de la investigación.

El operativo, en el que participaron más de 200 agentes de la Gendarmería, la Subdirección Antiterrorista (SDAT) y la policía judicial de Bayona era el más importante en varios años contra elementos radicales vascofranceses.

Aunque la redada respondía a la investigación del atentado en junio de 2006 a un complejo hotelero del cocinero Alain Ducasse en Bidarray, la justicia sospecha que varios de los detenidos pueden estar implicados también en otras acciones.

La campaña de atentados nacionalistas contra objetivos esencialmente inmobiliarios y turísticos se ha recrudecido este año, con unas 30 acciones desde enero, muchas con el eslogan El País Vasco no está en venta.

El fenómeno preocupa a los servicios franceses de la lucha antiterrorista, que temen que esté fomentado por ETA.

Entre los detenidos el lunes había tres españoles que no figuraban en la lista de "objetivos" de la redada y que se hallaban en domicilios de arrestados en el momento de la operación.

El más significado es Urtzi García Montero, quien, según precisó el ministro español de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, está ligado al comando Donosti de ETA, desarticulado el pasado marzo en España, y cuya hermana Ainhoa es una ex dirigente etarra capturada en Francia en 2003.

Una euro-orden española de arresto contra García Montero, presunto huido del comando Urederra, ya ha llegado a manos de la justicia francesa, con lo que en breve debería serle notificada.

Está en curso otra euro-orden española contra Gorka Betolaza, también detenido y que era el último prófugo de miembros de Segi condenados a seis años de prisión por el Tribunal Supremo de España a comienzos de año.

En cambio, no hay reclamaciones pendientes contra el tercero, Oskar Bizkai, que en 2001 cumplió en España una condena por colaboración con un comando de ETA y es uno de los portavoces de la organización de apoyo a los presos de la banda, Askatasuna.

Otros tres españoles figuran entre los detenidos, entre ellos Xabier Pérez Susperregui, uno de los portavoces del "colectivo de refugiados".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha