eldiario.es

Menú

Sáenz de Santamaría no ve otros motivos detrás de la dimisión porque Aguirre

MADRID

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, considera que Esperanza Aguirre ha sido "muy clara" al exponer las razones por las que abandona la Presidencia de la Comunidad de Madrid y ha añadido que los motivos "personales" que ha aducido son "muy comprensibles" porque la vida política es "muy complicada".

- PUBLICIDAD -

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Aguirre

Aguirre

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, considera que Esperanza Aguirre ha sido "muy clara" al exponer las razones por las que abandona la Presidencia de la Comunidad de Madrid y ha añadido que los motivos "personales" que ha aducido son "muy comprensibles" porque la vida política es "muy complicada".

"Aguirre no se caracteriza por no afrontar con la verdad los problemas", ha respondido Sáenz de Santamaría en una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, cuando se le ha preguntado por la posibilidad de que en esa dimisión también haya influido su "hartazgo" por los choques con Mariano Rajoy en temas como la subida del IVA o la excarcelación del etarra Bolinaga.

Tras recordar que Aguirre "siempre" ha dado su opinión en los órganos del partido, ha indicado que en la toma de decisiones a veces "uno con su criterio marca la pauta y otras no". En cualquier caso, ha destacado que es una persona "que nunca ha tenido pelos en la lengua para decir lo que piensa y expresar su opinión".

La portavoz del Gobierno ha rechazado calificar de "pérdida" su salida de la primera línea de la política, ya que, según ha dicho, seguirá "activa". Además, ha añadido que Esperanza Aguirre es un "referente" para las mujeres que se dedican a la política. "Y es buena gestora y eso, en los momentos que vivimos es importante reivindicarlos", ha recalcado, para añadir que ella también comparte que la política es "algo temporal".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha