eldiario.es

Menú

Zapatero ve "ridículo" y "antiguo" hablar de protectorado

MADRID

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cargó este miércoles contra el líder del PP, Mariano Rajoy, por decir que España se ha convertido en un "protectorado" de la UE y le reprochó tener una visión "antigua", y "decimonónica" de las relaciones internacionales y de la Unión Europea. "Qué ridícula reflexión sólo por intentar dañar la imagen de un Gobierno", afirmó.

- PUBLICIDAD -

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El lídel de PP, Mariano Rajoy

El lídel de PP, Mariano Rajoy

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cargó este miércoles contra el líder del PP, Mariano Rajoy, por decir que España se ha convertido en un "protectorado" de la UE y le reprochó tener una visión "antigua", y "decimonónica" de las relaciones internacionales y de la Unión Europea. "Qué ridícula reflexión sólo por intentar dañar la imagen de un Gobierno", afirmó.

Zapatero abrió su turno de réplica durante el debate en el pleno del Congreso para valorar el semestre de presidencia española de la UE criticando duramente a Rajoy y afeándole que, en el fondo, no le interesa la Unión Europea, ni los ciudadanos, ni la crisis financiera, sino "sólo tiene el manual de la descalificación" para desgastar al Gobierno "con una escandalosa ausencia de ideas y de propuestas".

"Nada hemos oído del G20 ni de su posición, ni de la regulación financiera, nada ha aportado ni se pronunciará porque esa es su estrategia", le reprochó el jefe del Ejecutivo, añadiendo que a Rajoy no le interesa "nada que suponga actitud de miras ni sentido de la responsabilidad ni compromiso".

Y además, le reprochó tener una visión "obsoleta" de la UE, cuando no existía aún una moneda común que obliga a cumplir reglas comunes, por hablar de "protectorado". Según dijo, a nadie se le ocurrió decir "semejante barbaridad" cuando a España se le exigió que cumpliera ciertas normas para entrar en el euro y hablar. El portavoz parlamentario socialista, José Antonio Alonso, opinó que las palabras de Rajoy revelan "complejo de inferioridad" cuando España "no es inferior a nadie".

Zapatero se mostró además muy molesto por el hecho de que Rajoy se preguntase si el Gobierno español había cedido el protagonismo al presidente permanente de la UE "voluntariamente" o por obligación y le respondió que eso es más bien lo que le ha pasado al líder de la oposición. "Eso le ha pasado a usted a veces en su trayectoria política y cree que también puede pasarle a los demás, si no, no le encuentro explicación a esa actitud", argumentó.

RAJOY: "NO MIENTA SEÑOR ZAPATERO"

En su turno de réplica, el líder del PP recriminó al presidente del Gobierno que haya dedicado su intervención a descalificarle cuando el PP, recalcó, ha dado su apoyo al Gobierno durante el semestre español a diferencia de lo que hizo el PSOE en 2002. "El balance que ha hecho usted es una descalificación hacia mi persona", se quejó, para añadir que no puede pedirle que el Partido Popular no ofrezca su opinión sobre lo que ha ocurrido en la Presidencia española.

En su intervención final, Zapatero se defendió afirmando que el líder del PP fue el primero en recurrir al "terreno de la descalificación" y de hacer acusaciones "con muy poca seriedad".

Una vez más, Rajoy recalcó al jefe del Ejecutivo que la UE "le ha impuesto unas obligaciones" y le ha hecho "cambiar de criterio", por lo que le reclamó que "no mienta" en la Cámara. Según añadió, España ha sido más conocida en este semestre por los "problemas" de la deuda y el déficit español, no por la gestión del Gobierno socialista.

"Usted no ha tenido protagonismo alguno porque no podía tenerlo, porque era el presidente del país directamente afectado por las decisiones que se tomaron el día 7 y 9 de mayo. Al menos diga la verdad", le espetó.

El líder de la oposición emplazó a Zapatero a "hacer sus deberes y no dar lecciones" porque, a su juicio, "no tiene autoridad moral para hacerlo". "Y la mejor manera de dar consejos es predicar con el ejemplo, cosa que no hace y así lo sufrimos todos los españoles", enfatizó. Además, quiso dejar claro que él está a favor de "una mayor unidad" europea, del Tratado de Lisboa y una presidencia permanente de la UE.

HABLAR DE "ECONOMÍA INTERVENIDA" ES "DEMAGOGIA"

Y no sólo al PP, sino en respuesta a todos los grupos, Zapatero proclamó una y otra vez que la economía española "no está intervenida" por el hecho de haber adoptado reformas, como tampoco lo están la francesa, la alemana o la británica, cuyos gobiernos también han anunciado planes de recorte. "Y todo lo demás es pura demagogia", añadió. "¿Sólo España está vigilada? No, lo 27 estamos sometidos a reglas comunes, y bienvenidas sean", manifestó Zapatero.

El presidente se preguntó si el PP tiene "debilidad sistemática" para debatir al margen de la "crítica descalificatoria" o "incapacidad profunda para comprender" que el semestre de presidencia española ha conseguido realmente "un salto cualitativo" en materia de gobierno económico.

Así, presumió de que el Consejo Europeo ha decidido reforzar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y ha decidido finalmente incluir sanciones para los países que lo incumplan, tal como él mismo propuso al inicio de la crisis y a pesar de que países como Alemania no le veían con buenos ojos. Es más, Zapatero, aunque reconoció no haber consultado la hemeroteca, se mostró convencido de que Rajoy "seguramente proferiría amplias descalificaciones" cuando presentó su propuesta inicialmente.

INTENTARÁ ACUERDOS CON EL PP

Con todo, aseguró que él redoblará los "esfuerzos" para intentar llegar a acuerdos con el PP en lo relativo a la reforma laboral y de las pensiones pero opinó que será "difícil" --"ojalá", afirmó-- y dijo conformarse con que los 'populares' hayan demostrado predisposición al acuerdo en lo relativo a la reforma del sistema financiero.

Zapatero dijo esto en respuesta al diputado de UPN, Carlos Salvador, con el que estuvo de acuerdo en que España necesita grandes acuerdos para salir de la crisis económica. Para el presidente, si esos acuerdos no se alcanzan es porque para los grupos de oposición "no es fácil" apoyar medidas "impopulares" como el decreto-ley de recortes, como demuestra el que, a su juicio, algunos de los grupos que votaron que no sabían que era imprescindible.

En cuanto al resto de los grupos, Zapatero se mostró moderadamente satisfecho con la valoración que CiU y PNV hicieron de la presidencia española. Al peneuvista Josu Erkoreka le dijo que un "saldo agridulce" "es una nota bastante estimable" por parte del PNV "para los tiempos que corren" y a Josep Antoni Duran i Lleida que, dado el "nivel de exigencia" de CiU, se toma su "aprobado" como una "valoración mayor".

Sólo se mostró especialmente crítico con la ex socialista Rosa Díez, portavoz de UPyD, a la que le dijo que él no se envuelve "en ninguna bandera", porque no considera constructivo "hacer un discurso exagerado en torno al patriotismo" y que más bien es ella quien enarbola banderas "en los últimos años", después de su "proceso de transformación ideológico tan profundo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha