eldiario.es

Menú

Los partidos piden más inversiones territoriales tras presentarse las cuentas

LOS PRESUPUESTOS CONTEMPLAN UN AUMENTO DEL 'CHEQUE-BEBÉ' HASTA 3.500 EUROS

- PUBLICIDAD -

La mayoría de los grupos parlamentarios insistieron este martes en exigir mayores inversiones territoriales antes de mostrar su posición sobre el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2008. Las cuentas son "las que necesita España" en el actual contexto económico nacional e internacional, según aseguró el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, para quien estos presupuestos cerrarán la mejor legislatura en cifras.

Solbes entregó este martes en el Congreso de los Diputados el proyecto de ley de las últimas cuentas de esta legislatura y retó "a cualquiera" a comparar este periodo con los anteriores de la democracia en lo que a resultados económicos y presupuestarios se refiere. No en vano, buena parte de la tradicional rueda de prensa en el Congreso giró en torno al gasto consignado en cada uno de los presupuestos aprobados por el Gobierno socialista desde 2004, y en el progresivo aumento registrado en las partidas más significativas.

Así, según los datos de Economía, desde 2004 el gasto social -que sigue ocupando más de la mitad del presupuesto- ha aumentado un 189,7%; las partidas de I+D+i lo han hecho hasta un 164,4% y las de Educación el 85,7%, mientras que el presupuesto para infraestructuras ha crecido el 32,4%. Para elaborar estas cuentas, el Gobierno ha mantenido su previsión de crecimiento para 2008 en el 3,3%, una estimación que para Solbes sigue siendo "robusta" ante los "posibles desenlaces" que tenga para España la crisis financiera internacional.

En cualquier caso, dijo que si se presentan más riesgos "habrá que hacer frente a ellos", lo que se conseguiría sin "grandes problemas".

"No se había pagado la última compra"

Nada más empezar su exposición, el vicepresidente segundo arremetió contra el PP con el símil de la "despensa", el mismo que empleó recientemente el líder de la oposición, Mariano Rajoy, para criticar la política económica del PSOE. Así, mientras Rajoy acusaba a los socialistas de "comerse la despensa" que dejó el PP, Solbes señaló que cuando el PSOE llegó al poder en 2004 la despensa "no sólo estaba vacía" sino que "no se había pagado la última compra".

En estos últimos tres años, añadió, la despensa "se ha ido llenando" hasta cerrar cada ejercicio con superávit y reducir en diez puntos la deuda pública, doce cuando finalice la legislatura, cuando se prevé que se sitúe en el 34% del Producto Interior Bruto. Solbes también insistió en que estos presupuestos no esconden intenciones electoralistas porque "no son muy distintos" de los anteriores y vuelven a perseguir el aumento de la productividad y el bienestar social, la mejora de los servicios públicos y la estabilidad fiscal.

Asimismo, aunque reconoció que las rebajas fiscales anunciadas coinciden con la cercanía de las elecciones, recordó que también el PP aprobó reducciones impositivas antes de los comicios electorales municipales y generales entre 1999 y 2004. La rebajas fiscales costarán en principio 2.290 millones, de los que 1.000 servirán para el pago de la ayuda por nacimiento o adopción -aunque esta prestación aumentará 1.000 euros, hasta los 3.500 por hijo, por un acuerdo alcanzado este martes entre el PSOE y ERC-, 348 millones para las medidas de fomento del alquiler y los 939 millones restantes para la deflactación de la tarifa del IRPF y el aumento de los mínimos personales y familiares.

El vicepresidente segundo rechazó también que haya abandonado la prudencia y se haya pasado al derroche presupuestario por intereses políticos, y aseguró que está "muy contento" con las cifras aprobadas.

"Cohesión social" y territorial

Por otra parte, Pedro Solbes explicó que, en el reparto autonómico de las inversiones territoriales del Estado, se ha tratado de buscar la "cohesión social", mientras que el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, subrayó que las cifras aprobadas muestran que no hay comunidades autónomas "perdedoras". Los presupuestos de 2008 inician ahora su tramitación parlamentaria, con una negociación que un año más será dura, según reconoció Solbes, quien también admitió que la cercanía electoral hará que el debate no sea sólo de "sí o no", y probablemente muchos grupos opten por la abstención.

Reconoció que en este proceso el Gobierno tendrá que hacer "algunas concesiones" para ganarse el apoyo de los grupos políticos, que por ahora se muestran "reservones" como en el fútbol y "nadie pone la pierna por delante, mientras el partido no avance y no vean lo que hacen los demás". Solbes se mostró en cualquier caso "optimista" con esta negociación presupuestaria, que para él puede ser la última, aunque preguntado por esta posibilidad contestó con un sencillo "nunca se sabe".

En cualquier caso, la inversión destinada a Cataluña centró buena parte de las críticas a los presupuestos, y mientras el PP insistió en que hay un trato preferencial hacia esta comunidad, los partidos catalanes amenazaron con presentar enmiendas a la totalidad e incluso, en el caso de CiU, consideraron estas cuentas una "ofensa". Después de que el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, presentase las cuentas en el Congreso, el líder del PP, Mariano Rajoy, señaló que los presupuestos son "malos para España", y no resuelven los problemas de los ciudadanos.

Rajoy, además, calificó de "chiste" que Solbes asegurase que cuando el PSOE llegó al poder en 2004 el PP había dejado la "despensa" económica "vacía", cuando el líder de la oposición había dicho días antes que fueron los socialistas los que la han "vaciado" en estos años. Por su parte, el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, centró sus críticas en el aumento de la inversión destinada a Cataluña, que en su opinión rompe con el principio de solidaridad entre comunidades autónomas y responde a los intereses electorales del Gobierno.

En el lado opuesto de la visión del PP se situó CiU, que denunció que la inversión real presupuestada para Cataluña no supera el 14,9% del total, por debajo del 18,8% establecido en el Estatut, lo que supone, según sus cálculos, casi mil millones menos de los que corresponderían a la comunidad. El portavoz de Economía de CiU en el Congreso, Josep Sánchez Llibre, consideró que las cuentas para 2008 continúan "ninguneando y ofendiendo" a Cataluña, y confirmó que su grupo presentará una enmienda a la totalidad del proyecto de ley, como ya había anunciado su portavoz, Josep Antoni Durán y Lleida.

ERC también baraja la posibilidad de pedir la devolución de la ley al Ejecutivo si el texto no recoge lo pactado por los gobiernos central y catalán sobre las inversiones para Cataluña y si no incluye suficientes garantías de ejecución presupuestaria, según indicó el diputado Joan Puig. Los republicanos también criticaron que el presupuesto destinado a Defensa aumente el 5,5% mientras que el gasto social lo haga el 2%, según afirmó su líder, Joan Ridao, en Barcelona.

El portavoz de IU-ICV en el Congreso, Joan Herrera, también lamentó que el gasto en Defensa sea ocho veces mayor que el destinado a política de vivienda, y criticó que el gasto social del próximo año se destine a financiar "anuncios mediáticos", por lo que no descartó "ningún escenario" a la hora de apoyar o no las cuentas. Desde el PNV, según indicó su portavoz de Economía, Pedro Azpiazu, existe una voluntad negociadora, aunque condicionó el apoyo de su grupo a las cuentas a una mejora de las cifras de inversión en el País Vasco, que tildó de "enormemente bajas".

Por su parte, el portavoz del BNG, Francisco Rodríguez, señaló que su grupo también tratará de conseguir un aumento de la inversión para Galicia de, al menos, cien millones de euros, y volvió a denunciar las carencias en las partidas destinadas a infraestructura ferroviaria. La portavoz de Nafarroa Bai, Uxue Barkos, lamentó que, después de que Navarra se convirtiese en "el escaparate de la política española" tras las elecciones autonómicas, la inversión consignada a esta comunidad no refleja la misma importancia.

La cifras de inversión que los presupuestos asignan a Aragón tampoco contentan a la Chunta Aragonesista (CHA), que lamenta que la aprobación del nuevo Estatuto de Autonomía Aragonés "no ha servido para nada", según afirmó su portavoz, Bizén Fuster. Más satisfecho se mostró el diputado de Nueva Canaria, Román Rodríguez, quien destacó que estos presupuestos son los que más inversión directa han destinado a su comunidad, con un aumento del 15%, aunque señaló que pedirá una mejora de la partida para infraestructuras educativas.

Frente a las críticas de los partidos de la oposición, el portavoz socialista en el Congreso, Diego López Garrido, aseguró que los presupuestos para 2008 son "los mejores de esta legislatura, y se basan en los principios del apoyo a la familia y la igualdad entre personas y territorios.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha