eldiario.es

Menú

Alarcó pagó a Andrés Chaves y 'El Día' cerca de 200.000 euros por hacerle publicidad

AUDITORÍA ENCARGADA POR EL CABILDO TINERFEÑO SOBRE LA FUNDACIÓN QUE PRESIDIÓ EL CANDIDATO DEL PP

PricewaterhouseCoopers detecta pagos que nada tienen que ver con la sociedad pública y contrataciones al margen de la ley.

- PUBLICIDAD -

La auditoría externa encargada por el Cabildo de Tenerife sobre la Fundación Canaria de Salud y Sanidad de Tenerife, y la actuación al frente de la misma del candidato al Senado por el PP, Antonio Alarcó, revela una larga lista de irregularidades, tanto en la contratación de servicios como en gastos del dinero público que nada tienen que ver con el objeto de la sociedad investigada.

Es lo que se deduce de la contundente auditoria llevada a cabo por PricewaterhouseCoopers Auditores (PwC), que recibió el 1 de agosto el encargo, acordado por Consejo de Gobierno a propuesta del consejero de Sanidad, Aurelio Abreu, de auditar la Fundación en el periodo comprendido entre enero de 2009 y el 31 de marzo de 2011.

La primera irregularidad, según los informes a los que ha tenido acceso CANARIAS AHORA, son los pagos al periódico El Día y, especialmente, a uno de sus columnistas, Andrés Chaves, que ha percibido más de 195.000 euros en el periodo analizado, sin que quede claro en todas las facturas a cambio de qué.

Los pagos a Chaves aparecen vinculados a varias empresas: Santa Cruz Radio S.L.; Radio La Ranilla, que opera en el norte de Tenerife, y Grupo de Medios TFE. También hay pagos sustanciosos, en concepto de asesoramiento, a Persea Comunicaciones, empresa de la ex esposa de Chaves, Elena Fumero.

En el apartado "acreedores comerciales y otras cuentas a pagar" de la auditoria correspondiente a 2009 figuran 26.500 euros para Santa Cruz Radio S.L.U como facturación anual, y en "gastos de explotación", 42.739,94 euros para Grupo de Medios de Tenerife S.L.

En ninguno de estos casos, los auditores han podido verificar que las contrataciones se hayan efectuado mediante los procedimientos que impone de la Ley de Contratos del Sector Público, y que obligan a concurso público para aquellas contrataciones superiores a los 18.000 euros. Esta irregularidad se repite en todas las contrataciones de la Fundación en las que debía haber habido concurrencia y publicidad y, sin embargo, se asignaron de forma directa.

Los auditores también repiten en los tres informes que muchos gastos no guardan relación con la actividad de la Fundación según sus estatutos, como es el caso del Anuario de ascenso del CD Tenerife, que costó 1.670 euros en 2009, o los 1.400 euros que supuso la presentación del libro "El vino y la música", el 1 de octubre de 2010, o los 10.000 euros desembolsados hace un año para patrocinar la Tenerife Champions Cup de Voley Playa.

Setenta y dos mil euros en campañas de divulgación

Entre las cuentas de la sociedad pública destacan los pagos a Santa Cruz de Radio, 2.000 euros mensuales por campañas de divulgación, como si esa empresa, también vinculada a Andrés Chaves, según la auditoría, estuviese en nómina.

Sin embargo, las campañas de divulgación no se quedan en esos 2.000 euros anuales, sino que la Fundación se gastó en este concepto la friolera de 72.519,39 euros desde enero de 2009 hasta marzo de 2011, si bien es cierto que hubo pagos a otros medios de comunicación, pero ridículos en comparación con las facturaciones de Grupo de Medios TFE y Santa Cruz de Radio.

Grupo de Medios TFE, es decir, El Día, recibió de la Fundación, en 2009, 22.856,19 euros en dos facturas bajo el concepto "Divulgación científica, alta tecnología", que según Pricewaterhouse, no se sabe muy bien en qué consistió, al no tener más detalle de las mismas. "No sabemos si el concepto se corresponde con el objeto de la fundación". De nuevo, el contrato fue a dedo.

Chaves, por su parte, igualmente recibió algunas propinas a través de Radio Ranilla, en la que el comentarista tiene un correo electrónico corporativo. En 2010 cobró 1.050 euros por publicidad y este año, otros 4.891,68 desglosados en cuatro facturas.

Cuentas sin orden

El desorden en las cuentas de la sociedad pública es una constante que se repite en los tres informes. A 31 de diciembre, las deudas pendientes de pago eran 78.830 euros, mientras el activo corriente apenas era de 15.830 euros.

La Fundación vive de las subvenciones del Cabildo, 65.600 euros el año pasado a los que se sumaron otros 100.000 euros transferidos por otra empresa pública, el Instituto Médico Tinerfeño S.A., Imetisa, de la que Antonio Alarcó es presidente. Son cantidades similares a las recibidas en 2009, aunque en 2010 hubo una bondadosa donación de 25.000 euros por parte de General Electric.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha