eldiario.es

Menú

Arteaga confesó su papel de 'hombre de paja' de Curbelo

FUE INTERPUESTO COMO ADMINISTRADOR ÚNICO DE UNA EMPRESA QUE ACABÓ EN MANOS DEL SOCIALISTA

Los presuntos delitos de cohecho que se atribuyen al presidente del Cabildo de La Gomera se fundamentan en recibir gratis participaciones en empresas a cambio de recalificar terrenos de estas.

- PUBLICIDAD -

Fortunato Segundo Arteaga Castilla ya ha evacuado en sede judicial, al menos una vez en diciembre de 2010, a raíz de la orden de entrada y registro del juez único de La Gomera tanto a sus oficinas como en su domicilio, dentro de la operación telaraña que investiga presuntos delitos de cohecho cometidos por el presidente del Cabildo, Casimiro Curbelo.

Y ante el magistrado Álvarez Bernaldo de Quirós, el promotor y constructor gomero admitió haber jugado el papel de testaferro en las empresas Chewy West SL y El Revolcadero SL, dos empresas en las cuales fue nombrado administrador único con unas ficticias participaciones en el accionariado de las mismas, propiedad real de Casimiro Curbelo. El ex senador está pendiente de declarar en calidad de imputado este mismo mes.

A finales de octubre se desvelaba parte de esta trama en varios digitales estatales, que sitúan a Casimiro Curbelo como principal artífice de la recalificación de terrenos en el planeamiento insular a cambio de presuntas dádivas, fundamentalmente en forma de participaciones de las empresas beneficiadas.

De Curbelo, la operación telaraña ha descubierto indicios de esos posibles delitos de cohecho en varias zonas de suelo en San Sebastián (El Lamero, El Machal) y Alajeró (Las Petroleras o El Revolcadero), así como en la denominada obra Travesía de Hermigua.

Una de las mercantiles en las que actuó de pantalla Arteaga es Chewy West, empresa que en realidad fue constituida por el promotor y médico Antonio Manuel Pérez y Pérez, que al entregarla con todo su patrimonio -valorado en unos 889.000 euros- a Curbelo por medio de una permuta, saldaba así un viejo litigio entre el doctor y el político desde 1998.

Arteaga Castilla confesó haberse prestado a ser el testaferro de Curbelo. En concreto, explicó en su declaración como imputado no detenido, el 3 de diciembre de 2010, que a petición de Pérez y Curbelo aceptó ser durante un tiempo administrador único de Chewy West SL, "porque las relaciones entre ellos no eran buenas".

Sin llegar a realizar actividad ni gestión alguna en esa empresa, Arteaga Castilla explicó que él "era una persona en la que confiaban y no había riesgo de que vendiera, ni hiciera nada, en dicha sociedad", refleja la declaración a la que ha tenido acceso CANARIAS AHORA.

También reconoció haber repetido la operación con la sociedad El Revolcadero SL. Casimiro Curbelo habló con él y este adquirió el 20% de las participaciones de la sociedad, "que costaban 20.000 euros, pero no pagué nada por ellas", dijo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha