eldiario.es

Menú

El 'buen rollito' entre Clavijo y Antona no desatasca la negociación de CC y PP para cogobernar

Barragán: "No hay condiciones todavía para un acuerdo ni para reunir ya la mesa de negociación"

El presidente del PP reitera a los nacionalistas que "la fecha de caducidad" de las conversaciones "es el 19 de julio"

- PUBLICIDAD -
El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, conversa con el presidente del Grupo Parlamentario del Partido Popular y presidente autonómico del partido, Asier Antona

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, conversa con el presidente del Grupo Parlamentario del Partido Popular y presidente autonómico del partido, Asier Antona EFE/Ramón De La Rocha

Ha fracasado el intento del presidente del Gobierno de Canarias, el nacionalista Fernando Clavijo (CC), y el máximo dirigente del Partido Popular (PP) de Canarias, Asier Antona, para desatascar las reuniones entre los negociadores de ambos partidos para suscribir un pacto de gobernabilidad que incluya la entrada de los conservadores en el Ejecutivo regional.

Pese a que el propio Antona aseguraba tras la reunión con Clavijo que había existido "la voluntad" de ambos para "limar asperezas", lo cierto es que en los pasillos del Parlamento varios dirigentes de CC recordaban que "una cosa es el buen rollito y otra distinta que existan datos objetivos para un acuerdo".

Un máxima que ratificaba con posterioridad el secretario general de los nacionalistas y consejero de Presidencia, José Miguel Barragán, con su habitual contundencia: "Conozco la conversación [entre Clavijo y Antona] y el contenido de la misma y no hay condiciones todavía para un acuerdo". Pero no solo ya para llegar a un entendimiento, ni siquiera existe "nada que invite a que tengamos que hacer ya la reunión del seguimiento de la negociación".

Pero es que el propio Antona tampoco las tenía todas consigo, pues pese a que "he visto voluntad por parte del presidente" para sacar adelante "algunas propuestas del PP que estaban paralizadas", como es una reforma fiscal integral que conlleve una rebaja del IGIC, también lanzó un mensaje a navegantes: "Las negociaciones tienen fecha de caducidad, y ésta es el 18 o 19 de julio".

"No negocio con ultimatums”

"Si alguien pone ultimatums porque tiene prisa por culminar una negociación, que sepa que yo no negocio ni con prisas ni con ultimatums, sino dando pasos para que si firmamos, sea algo sólido y duradero", respondió Barragán.

Sin embargo, en el PP se considera que los nacionalistas acabarán aceptando retomar la negociación, toda vez que el 18 o 19 de julio es una fecha clave, pues el Parlamento deberá aprobar el crédito extraordinario de 340 millones de euros y Clavijo no puede permitirse acabar el período de sesiones con una derrota presupuestaria de tal calibre.

Y es que la portavoz de los conservadores y secretaria general, Australia Navarro, se lo dijo bien claro al presidente Clavijo en la sesión de control de este martes: "No apoyaremos el crédito extraordinario si el PP no fiscaliza hasta el último céntimo de euro".

Un máxima que el propio Antona explicitó aún más tras reunirse con el presidente del Gobierno: "No hemos percibido voluntad de negociar un crédito que han presentado y aprobado en Consejo de Gobierno unilateralmente, y serán los grupos parlamentarios quienes intentemos, a través de enmiendas, mejorar ese crédito y aprobarlo o no".

Y es que para el máximo dirigente el PP canario está claro que "esa fragilidad parlamentaria" en la que está inmersa el Gobierno en minoría de Clavijo "le obliga a buscar acuerdos parlamentarios", no solo para el crédito extraordinario sino para los próximos Presupuestos de 2018, la Ley de Servicios Sociales o la renovación de la Audiencia de Cuentas y el Consejo Consultivo.

Un escenario que los conservadores blanden para recordar que "quedan siete días para hacer un esfuerzo por ambas partes para llegar a un acuerdo y dejar de marear la perdiz" y los nacionalistas acepten "que nuestra máxima es el alivio fiscal a las familias y a las pymes", además de reestructurar la administración autonómica, recortando en altos cargos, empresas y sociedades; o mejorar tanto el Servicio Canario de Empleo (SCE) como la educación o las políticas sanitarias.

No hay acuerdo sobre la reforma fiscal

Una vez más, Barragán insistió: "No hay acuerdo sobre la reforma fiscal en este momento basada en una bajada lineal del IGIC del 7 al 5 por ciento".

Con todo, el máximo negociador de CC insiste en que "mantendremos contactos informales" con los conservadores para "buscar un punto de encuentro" en base a "rebajas selectivas" en sectores concretos.

Por ello, Barragán concluyó asegurando que "si no llegamos a un acuerdo en la reforma fiscal, no hace falta hablar del resto", incluyendo el reparto del "peso específico del PP para llevar a cabo políticas" gubernamentales de los próximos dos años, que es como Antona denomina al reparto de consejerías en el seno del Ejecutivo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha