eldiario.es

Menú

El párroco de La Concepción de La Orotava en Tenerife, Antonio Hernández, premio nacional del Voluntariado 2010

SANTA CRUZ DE TENERIFE

El párroco de la iglesia tinerfeña de Nuestra Señora de La Concepción en La Orotava, Antonio Hernández, ha sido galardonado recientemente con el Premio Nacional al Voluntariado 2010, otorgados por el Ministerio de Sanidad y Política Social, por 'su dedicación a los más jóvenes con problemas de drogodependencia' y que fueron entregados a comienzos de mes de diciembre por los príncipes de Asturias en una ceremonia celebrada en Logroño.

- PUBLICIDAD -

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 3 (EUROPA PRESS)

El párroco de la iglesia tinerfeña de Nuestra Señora de La Concepción en La Orotava, Antonio Hernández, ha sido galardonado recientemente con el Premio Nacional al Voluntariado 2010, otorgados por el Ministerio de Sanidad y Política Social, por 'su dedicación a los más jóvenes con problemas de drogodependencia' y que fueron entregados a comienzos de mes de diciembre por los príncipes de Asturias en una ceremonia celebrada en Logroño.

La distinción, según un comunicado, reconoce el trabajo de personas o entidades que humanizan la vida diaria, que realizan actividades vinculadas a la promoción del voluntariado. En el caso del sacerdote Antonio Hernández le fue concedido a título individual, por su extensa labor humanitaria y social, en especial su empeño e ilusión, durante más de veinte años, en el Proyecto Hombre en las Islas Canarias.

Antonio Hernández, nacido en el municipio palmero de Fuencaliente, ha sido párroco en distintas localidades. Actualmente, comparte su quehacer en La Concepción de La Orotava con el de presidente en Canarias del Proyecto Hombre. Al frente de este programa, se ha dedicado a ayudar a los demás, especialmente a las personas que tienen problemas con las drogas, lo que lo ha convertido en un estandarte del proyecto.

Antonio Hernández, a la par de su intensa labor pastoral, ha impulsado numerosos proyectos para la atención y prevención de la drogodependencias, entre ellos programas de reinserción, comunidades terapéuticas, actividades para adolescentes y jóvenes, pisos de apoyo, talleres de empleo y casas de oficio. Ha puesto su acento en alertar sobre este problema social y señalar el origen de muchas alteraciones de la sociedad actual: la familia.

El párroco Hernández es reconocido entre sus numerosos feligreses y amigos como una persona "sencilla, solidaria, con sentido del humor y gusto por la vida". Entre otros reconocimientos, recibió en 2006 la Medalla de Oro de Canarias, concedida por la presidencia del Gobierno de Canarias, por su apreciada labor al frente de la Fundación Canaria CESICA-Proyecto Hombre. Según sus propias palabras "estos veinte años en el Proyecto Hombre han sido para mí una alegría y he recibido más de lo que he dado".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha