eldiario.es

Menú

Defensa pide libertad para 2 acusados de torturar a un hombre en Gran Canaria ante contradicciones de la víctima

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Una de las abogadas asegura que el presunto secuestro tuvo lugar "al más puro estilo de Mortadelo y Filemón", ya que "fue improvisado"

- PUBLICIDAD -

Una de las abogadas asegura que el presunto secuestro tuvo lugar "al más puro estilo de Mortadelo y Filemón", ya que "fue improvisado"

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 3 (EUROPA PRESS)

Los abogados de la defensa de los dos acusados de retener y torturar a un varón en una vivienda en el barrio de Jinámar en el municipio grancanario de Telde han reclamado hoy la libertad para sus clientes por considerar que la víctima se "contradice constantemente".

Así lo manifestaron los letrados Francisco Espino y María Rosa Díaz-Bertrana durante el juicio que ha quedado visto para sentencia en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas contra los dos acusados por presuntos delitos de detención ilegal, amenazas y torturas, que se acogieron a su derecho constitucional de no declarar, algo que la Fiscalía interpretó como que no "quieren ofrecer una explicación por algo que supuestamente se les imputa falsamente".

De este modo, el letrado de C.I.S.H. pidió la libre absolución para su cliente tras la declaración de la víctima, quien, a su juicio, se "contradice constantemente" y esta "falta de determinación provoca duda sobre lo que pasó".

Según la abogada del acusado D.Y.M.G su cliente "sólo conocía de vista" a la supuesta víctima y aseguró que procedió a atarle porque se sintió "obligado" por C.I.S.H. Por tanto, "D.Y.M.G. se vio envuelto en una pachanga entre personas que se conocen y que tienen cuentas pendientes", explicó Díaz Bertrana, que lamentó que su defendido se encontrara "en un lugar equivocado con personas equivocadas".

ASUNTOS DE DROGAS

Además, la letrada señaló que los hechos que se desarrollaron "para resolver asuntos de drogas" entre C.I.S.H. y la víctima y que el presunto secuestro tuvo lugar "al más puro estilo de Mortadelo y Filemón", ya que "fue improvisado" para "darle un pequeño escarmiento".

La víctima declaró en calidad de testigo que permaneció "de cinco a seis horas retenido", al tiempo que afirmó que D.Y.M.G. "actuó en todo momento obligado" por el otro acusado. Igualmente, no quiso precisar cuál era el contenido de la caja que le reclamaban los procesados.

Por su parte, el fiscal mantuvo la pena de seis años de prisión por detención ilegal, dos años de prisión por amenazas graves y una multa de 30 días a razón de 10 euros al día por cometer una falta de maltrato para C.I.S.H. y cuatro años y seis meses por detención ilegal para D.Y.M.G.

De esta manera, el Ministerio también solicitó una prohibición de acercarse y comunicarse a un radio inferior a los 300 metros de distancia de la víctima para los dos acusados y a realizar una indemnización conjunta de 2.000 para el afectado.

El caso ha quedado visto para sentencia y mientras tanto los acusados deberán seguir cumpliendo su condena en prisión, donde se encuentran desde diciembre de 2008.

MANIATADO

El fiscal detalló que los hechos ocurrieron sobre las 08.30 horas del 9 de noviembre de 2008 cuando los procesados, "puestos de común acuerdo tanto en la acción como en el propósito de privar de la libertad deambulatoria" a un hombre, fueron al domicilio de éste en Telde y le dijeron que les acompañara a fin de realizar un trabajo en la casa de C.I.S.H. en Jinámar.

Una vez en la vivienda, C.I.S.H. supuestamente ordenó a D.Y.M.G. que atara al varón de pies y manos. De esta forma, D.Y.M.G. ató las manos con un cable de un cargador de móvil e inmovilizó los pies de la víctima con cinta aislante.

Mientras estaba atado, C.I.S.H. le preguntaba por "el destino de una caja que guardaba en la cocina", según relata la Fiscalía. Asimismo y para amedrentarlo aún más le apuntó a la cabeza con una pistola diciéndole que si no le decía dónde estaba la caja le daría un tiro. Además, propinó a la víctima varias patadas en el pecho.

Sobre las 14.00 horas llegó a la casa una persona que no ha sido identificada y que recriminó a los acusados su acción, por lo que ambos procedieron a desatar a la víctima y permitieron que abandonara el lugar, según el Ministerio Público.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha