eldiario.es

Menú

Gobierno canario destina 2,3 millones más a mejorar la vía de acceso a Teror

SANTA CRUZ DE TENERIFE

El Consejo de Gobierno de Canarias ha aprobado este lunes un gasto por importe de 2.352.668 euros para las obras de acondicionamiento y variante de la carretera GC-21, Las Palmas de Gran Canaria- Teror, en la isla de Gran Canaria.

- PUBLICIDAD -

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 11 (EUROPA PRESS)

El Consejo de Gobierno de Canarias ha aprobado este lunes un gasto por importe de 2.352.668 euros para las obras de acondicionamiento y variante de la carretera GC-21, Las Palmas de Gran Canaria- Teror, en la isla de Gran Canaria.

Durante la ejecución de las obras, cuyo presupuesto supera los 12 millones de euros, se ha visto la necesidad de realizar algunas modificaciones en el proyecto para optimizar las condiciones de la vía, que está previsto que entre en servicio a finales de este año, informó el Ejecutivo regional tras su reunión en Santa Cruz de Tenerife.

El proyecto, que abarca el tramo comprendido entre el casco urbano de Teror y la entrada al barrio de Miraflor -un tramo de 1,5 kilómetros de longitud-, está siendo ejecutado por la UTE compuesta por Comsa S.A. y Obras y Asfaltos Canarios S.L.

Con la ejecución de esta obra, que forma parte del Plan Cofinanciado de Mejora de la Red Viaria de Gran Canaria, Obras Públicas pretende dar respuesta a la necesidad de mejorar la capacidad y accesibilidad de la carretera actual, dotándola de las condiciones necesarias para solventar los problemas de congestión e inseguridad que presenta.

MAYOR CAPACIDAD Y SEGURIDAD PARA LA VÍA

La carretera GC-21, emplazada en el ámbito territorial de Medianías, atraviesa asentamientos y núcleos urbanos dispersos, funcionando como una vía de carácter radial.

Como la práctica totalidad de las carreteras que suben al Centro de la isla, la GC-21 tiene un trazado tortuoso que no permite velocidades de más de 40 kilómetros por hora debido al radio de las alineaciones curvas, que son inferiores a 40 metros en muchos tramos.

El proyecto responde a las necesidades conjuntas de mejorar la capacidad y la accesibilidad a la red de primer nivel, dotando a la vía de las características geométricas adecuadas para afrontar los problemas que presenta.

El diseño corresponde al de una carretera de doble sentido de circulación, con una calzada con dos carriles de 3,50 metros, arcenes de un metro, y un carril adicional para vehículos lentos en la zona de mayor pendiente. La velocidad específica del proyecto será de 50 kilómetros hora.

La longitud del tronco principal del tramo es de 1.484 metros, longitud a la que hay que sumar 257 metros de variantes para la conexión con la carretera actual, que quedarán como acceso a las fincas circundantes.

El proyecto incluye una glorieta en el comienzo de la obra (glorieta de La Palma) y otra al final, en Miraflor, para la conexión de la nueva carretera con la actual.

El tramo que va desde el viaducto hasta la glorieta de Miraflor ha sido puesto en servicio de forma provisional para facilitar el tráfico en la zona.

UN VIADUCTO DE AVANZADA TECNOLOGÍA

El elemento más característico y singular del proyecto lo constituye el viaducto, de 261 metros de longitud y tres vanos, que atraviesa el barranco de Teror.

Con la finalidad de integrar la estructura en el paisaje se ha diseñado un puente de avanzada tecnología, con una estructura de hormigón pretensado y tablero extradosado, que permite una altura de pilonos mucho menor que la de un puente atirantado clásico.

La grandeza del valle que atraviesa el viaducto ha determinado la necesidad de disponer una estructura provista de una gran diafanidad.

Por ello se ha dispuesto un vano de 145 metros de luz, apropiado para cruzar el valle sin necesidad de apoyos intermedios.

La altura del puente sobre el fondo del barranco es de 75 metros. Las pilas tienen una altura de 53 metros cada una. El viaducto, diseñado por el prestigioso ingeniero Jose Antonio LLombart, permite reducir el trayecto actual en 1.500 metros, evitando el paso por el Puente del Molino, que no tiene capacidad para la circulación en doble sentido.

SIETE OBRAS DE FÁBRICA

Para el drenaje transversal de la nueva vía ha sido necesario colocar siete nuevas obras de fábrica formadas mayoritariamente por tubos prefabricados de 1,5 metros de diámetro.

La excavación en roca de esta obra ha sido necesario realizarla con medios mecánicos al no poder utilizarse explosivos por la existencia en la zona de galerías de agua con perímetro de protección minera, así como tuberías de riego, viviendas y elementos patrimoniales como la cueva de Los Gatos, un yacimiento con dos cuevas naturales y cuatro nacientes de agua en su interior.

La necesidad de mantener la carretera actual en servicio, a pesar de su proximidad con la nueva traza de la obra, ha requerido la adopción de una serie de medidas para garantizar la seguridad tanto del personal como del tráfico que circula por la zona.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha