eldiario.es

Menú

González Arroyo asegura que seguirá siendo alcalde hasta que una ley diga lo contrario

El político majorero afirma que será el Juzgado del Contencioso Administrativo el que deba pronunciarse y señala que cuando lo haga ya verá qué hace

Arroyo está convencido de que va a ganar y que "las lágrimas serán como chorizos"

- PUBLICIDAD -
Domingo González Arroyo en una imagen de archivo.

Domingo González Arroyo en una imagen de archivo.

Domingo González Arroyo ha asegurado este lunes que seguirá siendo el alcalde de La Oliva (Fuerteventura) hasta que no haya una ley que diga que no lo es y no ha dudado en llevar a cabo un pleno en el que se han aprobado unas subvenciones para el municipio por 3,2 millones de euros.

El alcalde inhabilitado ha explicado a los medios de comunicación cómo recibió un escrito por parte de la Delegación del Gobierno en el que se pedía la convocatoria de un pleno en 10 días para la toma de posesión del nuevo alcalde, sin embargo, el líder del PP Majo ha asegurado que ha cursado "un escrito al Contencioso" por lo que el acto administrativo queda "paralizado".

El político majorero asegura que será el Juzgado del Contencioso Administrativo el que deba pronunciarse y que, cuando hable, ya verá lo que hace.

Asimismo, insiste en que la sentencia del Juzgado de lo Penal Número 2 de Arrecife, con sede en Puerto del Rosario (Fuerteventura), por la que se le inhabilita durante nueve años para cargos municipales por un delito de prevaricación, "no es firme, lo tiene que ver la Audiencia Provincial y el Supremo" y se ha mostrado convencido de que va a ganar y que "las lágrimas serán como chorizos".

"No faltaría más que te echaran sin darte oídas y ni la Junta Electoral ni el delegado del Gobierno me han oído", ha añadido el veterano político, conocido como el "marqués" de La Oliva.

Sin embargo, el Ayuntamiento recibió el pasado 17 de diciembre la credencial enviada por la Junta Electoral Central para nombrar al nuevo concejal que sustituiría a González Arroyo y del que se traduce que el histórico político majorero perdía las funciones de cargo público.

Mientras Votemos, PSOE y PP se amparan en la decisión de la Junta Electoral Central, el resto de las formaciones políticas con representación en el Consistorio (NC, PP Majo y CC) acudieron esta mañana al pleno que debía aprobar una serie de subvenciones que, de no hacerse antes del 31 de diciembre, dejarían al Ayuntamiento sin 3,2 millones de euros.

Durante el pleno, se volvieron a vivir momentos de tensión en el Consistorio después de que la portavoz de CC, Claudina Morales, preguntara a la secretaria accidental, Maxi Vera, la legalidad o no de la celebración de la sesión.

Vera, ostensiblemente nerviosa, dudó de si se estaba haciendo lo correcto, mientras que González Arroyo se empeñaba en seguir adelante con el pleno al alegar que se había notificado a todos los grupos políticos.

Finalmente, las formaciones presentes en el salón de Plenos solicitaron un receso para estudiar la situación, tiempo que fue aprovechado por la secretaria accidental para llamar a su antecesora, en el hospital en esos momentos, y consultar la legalidad del mismo.

Tras asegurar Cabrera la legalidad de la sesión, se celebró y aprobó la auditoría de las cuentas de 2014, evitando así la pérdida de 1,5 millones de euros del Fondo de Financiación Municipal y, además, se hizo lo propio con el préstamo solicitado a La Caixa por un importe de 1.690.100 euros para Suministros de Aguas de La Oliva y, en concreto, para la mejora de dos desalinizadoras.

El pleno se llevó a cabo después de que los concejales de NC y CC solicitaran por escrito esta mañana la celebración de una sesión extraordinaria y urgente para aprobar estas subvenciones.

Por otro lado. Claudina Morales ha vuelto a pedir a la Delegación del Gobierno, a la Junta Electoral y al Juzgado que aclaren "de forma contundente" cuál es la situación de La Oliva con dos alcaldes: Domingo González Arroyo, que sigue atrincherado en su despacho, y el accidental Pedro Amador.

Este último intentó sacar el pasado sábado un pleno para aprobar estas subvenciones, pero, finalmente, no se pudo celebrar al no haber recibido la notificación dos concejales del PP Majo y, además, estar las puertas del Consistorio cerradas después de que González Arroyo ordenara cambiar la cerradura.

Domingo González Arroyo ha reiterado este lunes que Pedro Amador no puede ser alcalde accidental porque fue cesado por él mismo la pasada semana.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha