eldiario.es

Menú

Marcos Brito, de nuevo alcalde de Puerto de la Cruz

CC Y PP EXPULSAN AL PSOE

El nacionalista ha sido cuatro veces alcalde, dos de ellas tras sendas mociones de censura. Tenso debate en el que Brito se escudó en los vecinos para arrebatar la Alcaldía a Padrón.

- PUBLICIDAD -

El nacionalista Marcos Brito (CC) se convirtió este martes en el nuevo alcalde de Puerto de La Cruz en Tenerife tras prosperar la moción de censura que se debatió en el Ayuntamiento y que fue respaldada por los ediles de CC (9) y del PP (2) frente a los diez concejales del PSOE.

Brito en una sesión plenaria muy tensa y en la que hubo que parar en varias ocasiones para solicitar silencio al más de centenar de asistentes afirmó que "esta moción de censura se presenta porque ha habido un desgobierno, una gestión poco eficaz y eficiente para defender el municipio y porque es apoyada por los vecinos de Puerto de La Cruz".

La hasta hoy alcaldesa Lola Padrón aseguró por su parte que lo que representa Brito es todo aquello contra lo que ha luchado siempre, "los principios trasnochados". También habló del "desinterés público, la negación de los avances de mujeres y otros colectivos, el fomento de la crispación y la renuncia al consenso". "El poder por el poder a cualquier precio", concluyó.

Para Padrón, "la moción es injusta y éticamente reprobable". "Recuerdo a mi madre porque su coraje y lucha por sus derechos me ha guiado". "Si prospera no serán los ciudadanos quienes me retiran su confianza", aseguró para finalizar su intervención afirmando que "esto no es un adiós, es un hasta pronto".

Brito dijo que el de este martes se trataba de un acto "democrático" como lo es la elección de alcalde. "El Estado de Derecho se sustenta en la ley y hay que desmentir a aquellos que ponen en duda la legalidad de la moción de censura", argumentó para proseguir afirmando que "todas las mociones tienen la misma finalidad y tan legal y legítima son las de Benidorm o Valle Gran Rey como la de hoy en Puerto de La Cruz".

Ya como alcalde anunció Brito que iba a gobernar con una prioridad: "los supremos intereses del Puerto y de sus gentes". "Emprenderemos un nuevo estilo de gobierno que impregnará la tolerancia en el gobierno municipal. Tenderemos siempre la mano a la oposición. Ahora bien cada grupo concejal debe saber el lugar en el que lo han colocado los votantes en la ciudad. Los que conformamos ya el gobierno lo hemos asimilado y espero que la oposición haga lo propio", espichó.

Aquí aclaró que no solicitaría una auditoría sobre las cuentas municipales, pero sí admitió que daría cuenta pública de "cómo está el Ayuntamiento" y habló de "quiebra técnica". "No se trata de aniquilar el ayer, sino conservar la esencia del ayer que mejoró el hoy, algo que no hemos estado acostumbrados en este mandato", indicó para aceptar que a partir de hoy se comienza una "difícil andadura". "Tomaremos decisiones, que no contarán con el beneplácito mayoritario", expuso para concluir que tratará de "eliminar las desigualdades". "Espero no defraudarles por el bien de nuestro pueblo", finalizó.

Dibujando con pinceles

En este punto, Padrón recordó que el pasado 27 de mayo de 2007 hablaron en las urnas y exigieron "un cambio de gobierno que invirtiera la tendencia de quienes miran la ciudad como un espacio de negocio y donde poco cuentan las personas". "Siempre me ha movido buscar los mejores pinceles para dibujar la idea de un Puerto de La Cruz más igualitario, más dinámico, en movimiento en beneficio de los ciudadanos y con un espacio de identidad dentro de Canarias", expuso.

La socialista explicó que una vez en el gobierno debió "superar la herencia nefasta de un anterior gobierno que quiere volver". "Que vendió patrimonio público, embargado el futuro de nuestro municipio", apostilló. "Las mujeres sabemos de forma innata administrar en época de crisis cuando escasean los recursos. Sabemos distinguir lo superficial de lo esencial y nunca vendemos lo importante y necesario para progresar", afirmó.

"Lo que se ha hecho pone la cara colorada ya que ha habido cuatro mandatos que han mantenido al Puerto de La Cruz en el letargo más absoluto", subrayó para recordar que se han conseguido 30 millones de euros en inversión de los que 19,5 proceden del Estado. Matizó que su gobierno se basaba en la cultura, la participación, el patrimonio y los jóvenes. "Si la moción prospera se truncará la proyección internacional de la ciudad", recalcó. En esta línea, también dijo la ex alcaldesa que su filosofía "asusta" por contraria a los intereses de los poderosos. "Una ciudad moderna ya no será posible", se lamentó.

Asalto al poder

El concejal del PP Luis Miguel Rodríguez comenzó su intervención asegurando que "el PSOE pagó la generosidad del PP con una traición buscando la cizaña y quedándose en minoría". "La ciudad tomada por botellón", añadió el popular que también afirmó que la celebración del 'Orgullo LGTB' sólo sirvió "para insultar a la iglesia católica, al PP y a miembros de esta Corporación con dinero público".

Asimismo subrayó que "los servicios sociales no atienden a los más necesitados". En esta línea le dijo a Padrón que fue "una alcaldesa que nunca estuvo". "Las obras de choque no han sido gestionadas por usted", insistió al tiempo que calificó el trabajo de los socialistas como "malas artes".

Rodríguez afirmó que la censura "no es un asalto al poder, ni beneficia a nadie". "Es una herramienta democrática para cambiar el rumbo de quién lo hace mal", dijo para avanzar que hoy "comienza una época de respeto y esperamos apoyo del PSOE para desbloquear el PGOU".

Por su parte, la portavoz Sandra Rodríguez (CC) afirmó que "los concejales de CC estamos convencidos de la necesidad de un cambio". Aquí censuró que el PSOE haya rechazado su "mano tendida". "Han sido los dos años más tristes de la historia de Puerto de La Cruz", aseguró para añadir que se ha asistido "al despilfarro más absoluto en tiempos de crisis". "No había ayudas para asuntos sociales pero sí para eventos varios", apostilló.

Barrer las alfombras

La nacionalista insistió que se ha producido "un descontrol en la gestión", pero recalcó que "ahora se respira otro aire". También indicó que las palabras del PSOE son un "descaro político al hablar de inversión", que tildó de "venta de humo". "Nosotros también sabemos barrer y limpiar las alfombras", anunció.

En esta línea, subrayó que la moción es una "obligación moral" y que el nuevo alcalde "cuenta con sobrada experiencia y el conocimiento necesario para resolver los problemas actuales". "Pedimos el apoyo de los portuenses. Tenemos ganas de trabajar y ayudar a todo el que lo necesite", zanjó.

La portavoz del PSOE, María Jesús Ferrer, tuvo la intervención más tensa al comenzar afirmando que la sesión plenaria era una "burda representación teatral montada por CC y PP". Habló de que buscaba ayudar a los poderosos. "No sean cobardes, no mientan. No hay clamor popular en contra del gobierno municipal. No hay malas relaciones con las instituciones. Eso no impide que exijamos lo que nos corresponda", argumentó.

La socialista insistió en que "han engañado a los portuenses y vulnerado por su ambición por el poder". "Brito engaña a los portuenses", recalcó para recordar que Brito ha sido alcalde en cuatro ocasiones sin el respaldo mayoritario de los ciudadanos. "No ha habido un estancamiento y Brito es el gran manipulador", aseguró.

Alcalde franquista

"Esta moción es legal, pero amoral por perjudicial", matizó al tiempo que la calificó de "atraco a la voluntad de todos los portuenses promovido por un ex alcalde franquista". "Siempre ha estado instigando para derrocar a Padrón", añadió para avanzar que la ciudad sufrirá un parón.

"Nos vamos con tristeza porque no nos han dejado cumplir el compromiso con los ciudadanos, pero con satisfacción y la conciencia tranquila. Hemos conseguido comenzar la renovación de Puerto de La Cruz. Gracias ello a Lola Padrón. Ahí está nuestra herencia, un centenar de obras. Obras son amores y no buenas razones", finalizó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha