eldiario.es

Menú

El Museo de la Naturaleza (Tenerife) pone fin al ciclo de cine de verano con la película 'La isla del Infierno'

SANTA CRUZ DE TENERIFE

El Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife (OAMC), en colaboración con la Filmoteca Canaria, ofrece este jueves la cuarta y última película del ciclo de cine de verano 'Cotufas en el Museo'. La cinta será 'La isla del Infierno' y se pasará a partir de las 21.30 horas en el patio de Las Palmeras del Museo de la Naturaleza y el Hombre.

- PUBLICIDAD -

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 29 (EUROPA PRESS)

El Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife (OAMC), en colaboración con la Filmoteca Canaria, ofrece este jueves la cuarta y última película del ciclo de cine de verano 'Cotufas en el Museo'. La cinta será 'La isla del Infierno' y se pasará a partir de las 21.30 horas en el patio de Las Palmeras del Museo de la Naturaleza y el Hombre.

Se trata de una divertida incursión en el género de la aventura. Estrenada en 1999, narra la historia de un esclavo canario que ha pasado sus últimos 20 años de cautiverio en la Península y que intenta volver a su isla como polizón en un barco que va a una extraña expedición a las islas de Cabo Verde, pero un imprevisto les conducirá hasta la Isla del Infierno.

Dirigida por Javier Fernández Caldas y protagonizada por José Conde, Arturo Soriano y Pablo Scola, entre otros, este trabajo sin pretensiones trascendentes ha terminado por convertirse en algo así como la primera cinta de culto rodada en Canarias por un canario.

Las cuatro cintas que formaron parte del ciclo coinciden por la audacia de sus propuestas cinematográficas y también por el raquítico presupuesto de sus producciones. Todas ellas, rodadas en Canarias, proponen además una excéntrica visión de pueblos remotos en clave aventurera. Desde una visión antihistórica y en clave de serie B sobre el mundo aborigen canario en 'Tirma' (Paolo Moffa y Carlos Serrano de Osma, 1954) y 'La Isla del infierno' (Javier Fernández Caldas, 1999); hasta la desmesuradamente pop 'Hace un millón de años' (Don Chaffey, 1966) y el relato de hazañas bizarras de 'Viaje al mundo perdido' (Kevin Connor, 1977).

Lo curioso de estos cuatro largometrajes es que con distintos discursos cinematográficos y estéticos coinciden en contar una misma historia: el descubrimiento de un mundo prehistórico por parte de sus protagonistas y el shock que genera el contacto que mantienen con los naturales de esas geografías que parecen detenidas en el tiempo.

Para completar la velada, el Museo de la Naturaleza y el Hombre tiene una variada oferta gastronómica de la mano de Armando Saldanha, un chef del futuro en un museo donde convive el presente y el pasado de las Islas Canarias.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha