eldiario.es

Menú

El experto de Nueva Canarias propone un Parlamento de 75 diputados con 21 escaños insulares y 54 regionales

La fórmula solo perjudica a ASG y permite la entrada a la Cámara de C's y Unidos por Gran Canaria

- PUBLICIDAD -
El sociólogo Miguel Guerra García de Celis (i) conversa con Antonio Castro, presidente de la comisión que estudia la reforma del sistema electoral.

El sociólogo Miguel Guerra García de Celis (i) conversa con Antonio Castro, presidente de la comisión que estudia la reforma del sistema electoral. EFE/Cristóbal García

El sociólogo Miguel Guerra García de Celis, que ha comparecido como experto a propuesta de Nueva Canarias (NC) en la comisión sobre la reforma electoral, ha propuesto un sistema para "pasar de la democracia de los partidos a la democracia de los ciudadanos" basado en un Parlamento de 75 diputados, 21 de ellos con representación insular (tres por isla) y 54 en una circunscripción regional.

"No es un disparate, no tengan miedo a incrementar el números de diputados", afirmó Guerra durante su comparecencia.

Una propuesta "novedosa, ambiciosa y valiente", como le han reconocido la práctica totalidad de los portavoces parlamentarios, hasta el punto de que Luis Campos (NC) confesó que "es más audaz" de la que baraja el partido liderado por Román Rodríguez, "aunque se acerca".

Listas abiertas y cerradas

Guerra establece, mediante una combinación de "listas abiertas y cerradas", siete circunscripciones insulares que designan, por elección directa, tres diputados cada una, con un máximo de dos representantes del mismo partido para garantizar que al menos dos fuerzas políticas obtengan representación  con una barrera electoral del 5%. A estos 21 escaños hay que añadir otros otros 54 diputados elegidos en circunscripción regional y proporcional con una barrera de acceso al Parlamento situada en el 3% de los votos válidos emitidos.

Con este sistema, y aunque el propio Guerra reconoció que no se pueden hacer extrapolaciones con los datos de las elecciones de mayo de 2015, el PSOE tendría 19 diputados (primera fuerza en número de votos y escaños), seguido de CC con 18 (tercera en votos y segunda en diputados), el PP con 14 (segunda en votos y tercera en escaños), Podemos (10 diputados), NC (7), Ciudadanos (hubiera entrado en el Parlamento con 3 diputados), Unidos por Gran Canaria (2 diputados) y ASG con dos escaños.

La fórmula solo perjudica al partido gomero que lidera Casimiro Curbelo (ASG), pues sería el único que perdería un escaño mientras que el resto crecería en representación e incluso existirían dos fuerzas parlamentarias más, C's y Unidos. Un hecho que se mantiene incluso si el sistema propuesto se aplicara al actual Parlamento de 60 escaños: PSOE (16 diputados), CC (15), PP (11), Podemos (8), NC (5), C's (2), ASG (2) y Unidos (1).

Quizá por ello Curbelo fue el portavoz más crítico con Guerra, asegurando que "los partidos se olvidan de la realidad canaria para centrarse egoístamente en conseguir más votos en donde más población hay, que es Tenerife y Gran Canaria".

El líder de ASG, que insistió en que "la compensación electoral a las islas no capitalinas no tiene nada que ver con lo que realmente cuesta vivir en ellas", lamentó que "al final" se logre que "haya islas de Primera, de Segunda y de Tercera".

A este respecto, Campos (NC) contestó a Curbelo que "un sistema electoral no compensa el nivel de vida de las islas, eso lo hacen los Presupuestos".

Mejor proporción voto/escaño

Según Guerra, su propuesta combina los criterios de representación territorial, mayor proporcionalidad y una circunscripción canaria propiciando que los electores de todas y cada una de las islas puedan elegir a los candidatos a la Presidencia del Gobierno.

De esta manera, "mejoraría sustancialmente la proporción entre votos y escaños", el valor de los votos de cada elector "sería igual", con lo que "la calidad del sistema democrático crece", además de que "obligaría a los partidos a proponer candidaturas conformadas por personas de todas las islas", y "posibilitaría mayorías efectivas de Gobierno".

Al respecto, la portavoz de la formación morada, Noemí Santana, dijo que las tesis de Guerra se acercan bastante a los planteamientos de Podemos para acabar "con un sistema electoral está creando un Parlamento poco representativo de la voluntad de las urnas".

Ganar en democracia y representatividad

Aunque expresó sus dudas sobre el coste que supondría aumentar a 75 el número de diputados, Santana insistió en que la propuesta de Guerra "gana en democracia y en representatividad".

"Se asuma o no se asuma su propuesta, hay que reconocer que es novedosa y valiente, si bien la segunda fuerza política sigue siendo la más perjudicada", aseguró el conservador Emilio Moreno.

Por su parte, el socialista Ignacio Álvaro Lavandera, del PSOE,reconoció que la propuesta del PSOE (una lista regional de 10 diputados y un escaño más para Fuerteventura) "es posibilista porque buscamos el consenso y que ni una sola isla pierda su actual número de diputados".

Por último, el nacionalista José Miguel Ruano recordó que la la Constitución no permite un sistema mixto de listas cerradas y abiertas en las elecciones a un mismo Parlamento, por lo que el sistema propuesto por Guerra "no es el nuestro" pese a no perjudicar a CC.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha