eldiario.es

Menú

Organizan visitas guiadas para descubrir curiosidades del Cementerio de Las Palmas

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

El camposanto se erigió a principios del siglo XIX

- PUBLICIDAD -

El camposanto se erigió a principios del siglo XIX

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 29 (EUROPA PRESS)

La Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo grancanario ha organizado dos visitas guiadas al Cementerio de Las Palmas, ubicado en Vegueta, previstas ambas para el día 6 de noviembre, con la finalidad de dar a conocer "curiosos aspectos históricos", así como el "alto valor patrimonial" que custodia este recinto funerario.

Esta necrópolis ha sido declarada por el Gobierno de Canarias este mismo año Bien de Interés Cultural, que además constituye un exponente singular y significativo de la historia de la ciudad y de quienes fueron sus protagonistas.

Las dos visitas se llevarán a cabo a las 09.00 y a las 11.00 horas, y serán guiadas por el doctor en Historia Moderna, Pedro Quintana Andrés, según informa la corporación insular en un comunicado.

Todas las personas que deseen acudir a esta singular visita cuyas plazas son limitadas deberán formalizar previamente su inscripción en la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo, entre el día 2 y el 4 de noviembre, llamando a los teléfonos 928.219229, o bien hacerlo a través de la dirección web oiac@grancanaria.com.

La iniciativa de estas visitas guiadas forma parte de la campaña de concienciación ciudadana 'El Patrimonio es todo tuyo', que la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo grancanario organiza periódicamente con la participación activa del público a diferentes enclaves de interés patrimonial.

"UN AUTÉNTICO MUSEO"

El Cementerio de Las Palmas está considerado por muchos historiadores como "un auténtico museo", tanto por el valor arquitectónico del conjunto funerario como por los conjuntos arquitectónicos y escultóricos de inspiración clásica que conviven con medievalismos y eclecticismos que el mismo alberga, creando una rica variedad de códigos estéticos.

La visita guiada descubrirá a muchos ciudadanos aspectos históricos desconocidos del primer cementerio construido en la ciudad con motivo de la epidemia de fiebre amarilla que asoló Las Palmas de Gran Canaria a principios de 1811, así como sus singulares rincones ocultos y personalidades que reposan en su recinto emplazado en el límite sur del barrio de Vegueta.

La construcción de este cementerio está asociada a la epidemia de fiebre amarilla que afectó gravemente en los inicios del siglo XIX a la población de Las Palmas de Gran Canaria provocando un gran número de víctimas mortales.

La imperiosa necesidad de dar sepultura a un número elevado de difuntos y los cambios que ya desde finales del siglo XVIII se estaban gestando en el mundo de las prácticas funerarias (Real Cédula de Carlos III prohibiendo el enterramiento en las iglesias) constituyen los motivos fundamentales que originan la construcción de este primer cementerio de la ciudad.

Inicialmente, el cementerio sólo lo constituía un terreno cuadrado cercado con tres tapias, extendiéndose el frontis en la cara sur. No será hasta mediados del siglo XIX cuando se inician las primeras reformas importantes del inmueble, introduciéndose algunas novedades como fue el empleo de nichos para ir sustituyendo paulatinamente las fosas.

Es en este momento cuando el cementerio adopta el diseño de un solar cuadrangular rodeado por altos muros, precedido de una portada desde la que se accede a un recinto central dividido por dos trazos perpendiculares y rodeado por cuatro calles colindantes a las tapias exteriores.

UNA CRUZ MONUMENTAL

Como suele ser habitual en otras necrópolis de la época, el centro del recinto se resalta mediante la instalación de algún monumento, en este caso una cruz monumental, en cuyas proximidades se erigen los mausoleos correspondientes a las familias más acaudaladas de la ciudad.

La portada neoclásica del cementerio de Vegueta se atribuye a Luján Pérez, aunque el pórtico de acceso (confeccionado en piedra con puerta de hierro) es obra de Manuel Ponce León. Según la historiadora del Arte María de los Reyes Hernández, ha de destacarse "la factura del diseño entre en los cánones clásicos, pero la decoración y asociación con la literatura tremendista y exaltada de Mariano José de Larra, son notas que vinculan a la estética romántica".

Efectivamente en la parte superior de la portada se localiza una inscripción que transcribe unos versos de Larra: "Templo de la verdad es el que miras/no desoigas la voz con que te advierte/que todo es ilusión menos la muerte".

DIFERENCIAS RECONOCIBLES

En la actualidad el cementerio de Vegueta, con un planta de tendencia trapezoidal, está dividido en dos departamentos principales. El primero de ellos corresponde a la zona de explanada contigua a la entrada y en ella se ubican los panteones y mausoleos más significativos del recinto, enlazados por anchas calles.

En el segundo se localizan las tumbas de quienes no podían erigir mausoleos y panteones, así como, en el extremo norte, el ámbito correspondiente al ensanche del cementerio a raíz de la creciente demanda de espacios sepulcrales.

Pero, además de las diferencias reconocibles en el cementerio de Vegueta, también se identifican otras en la ordenación del camposanto. Así mientras que la mayor parte del recinto está destinado a sepulturas de católicos, existe también un ámbito de unos 500 metros cuadrados en los que se inhumó a creyentes de otras confesiones y al que se accedía a través de un angosto callejón.

FAMILIAS ILUSTRES

En el cementerio de Vegueta se dio sepultura a personas pertenecientes a familias ilustres de la ciudad que tuvieron un especial protagonismo en la historia contemporánea de Las Palmas de Gran Canaria y del conjunto del archipiélago.

Asimismo, en los inicios del siglo XIX la construcción de cementerios trae consigo el desarrollo de una escultura funeraria de capillas sepulcrales que han convertido al Cementerio de Vegueta en un auténtico museo que enriquece el valor arquitectónico del conjunto.

Como se han encargado de destacar algunos autores, las obras presentes en el camposanto son representativas de los lenguajes artísticos del Ochocientos, identificándose piezas de inspiración clásica, que conviven, sin solución de continuidad, con una variedad de códigos estéticos entre los que predominan los medievalismos y eclecticismos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha