eldiario.es

Menú

Posible fraude en contratos a los enfermeros de ambulancias

EL GOBIERNO SE AHORRA COSTES DE SEGURIDAD SOCIAL

El Ejecutivo obliga a 46 sanitarios de ambulancias a darse de alta como autónomos. Iscan, Tasisa y Aeromédica copian el ejemplo del Gobierno.

- PUBLICIDAD -

El Gobierno de Canarias se ahorra los costes en Seguridad Social de al menos 46 enfermeros de ambulancias a los que ha contratado mediante contrato mercantil y obligado a darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), sin que se cumplan los requisitos para ello, lo que constituiría un fraude a la Seguridad Social.

Esto es lo que fuentes de la propia Seguridad Social y de CC OO y UGT han afirmado a CANARIAS AHORA al analizar los contratos y las tareas que deben llevar a cabo esos enfermeros del Servicio de Urgencias Canario, subdivisión del GSC (Gestión del Servicio para la Salud y Seguridad en Canarias).

Los 46 enfermeros de ambulancias a los que GSC ha obligado a suscribir un contrato mercantil y darse de alta como autónomos dependientes no cumplen los requisitos para ello, "pese al contrato que sea y que se haya firmado de forma voluntaria", afirman en UGT. Conforme al Estatuto del Trabajador Autónomo, su contrato debería ser laboral y las empresas deberían costear los gastos en Seguridad Social.

Fuentes de la Seguridad Social consultadas por ese periódico sostienen lo mismo. "Un autónomo dependiente, lo que se denomina TRADE, organiza su jornada laboral, dispone de sus medios de producción y cobra por un servicio prestado principalmente a una empresa, pero no está a las órdenes de esa empresa para organizar el trabajo, no lleva el uniforme que la empresa ordena, ni su tiempo laboral y de descanso lo organiza esa empresa. De otra forma, se está defraudando a las arcas públicas".

No solo eso, sino que los contratos mercantiles supuestamente fraudulentos, además de desproteger a los enfermeros, supone la merma de puestos de trabajo, al no salir a concurso plazas para personal laboral. Al no contar con antigüedad, tienen menos al opositar a una plaza fija.

Por su parte, el director-gerente del GSC, Luis Molina, no ha querido hacer declaraciones acerca de la forma de contratación del personal de enfermería, remitiéndose a la Ley de Protección de Datos.

Falsos autónomos

El entramado del GSC es un puzzle en el que se mezclan las empresas privadas concesionarias de las ambulancias y el personal puesto en ellas por el GSC, entre cinco y ocho enfermeros por cada vehículo, a los que se suman médico (en urgencias) y conductor. Las empresas concesionarias son Iscan, Aeromédica y Tasisa en ambas provincias, y García Tacoronte en la isla de La Palma.

También es un puzzle en cuanto a la contratación de personal, ya que los veinte enfermeros contratados directamente por GSC (10 en Tenerife y 10 en Gran Canaria) sí gozan de las ventajas de los trabajadores por cuenta ajena, aunque su trabajo sea idéntico al que llevan a cabo los supuestos trabajadores autónomos, lo cual (mismo trabajo) convierte a los autónomos en falsos autónomos.

A ello hay que añadir las propias contrataciones de personal por Iscan, Aeromédica y Tasisa, que han copiado el modelo del GSC, es decir, ofrecer contratos mercantiles a personal sanitario que, de acuerdo con la ley, debería ser asalariado.

Grandes contratos, mínimas inversiones

El concurso público para la adjudicación de los servicios de transportes terrestres sanitarios urgentes y no urgentes se anunció el 31 de julio de 2008, con la popular Mercedes Roldós como consejera de Sanidad, y su fallo se dio a conocer el 5 diciembre de ese año. El presupuesto superaba los 302 millones de euros para tres años: 120,48 millones para el transporte no urgente; 111 millones para el urgente, y 70,60 millones para el transporte urgente y no urgente en las islas periféricas.

Aeromédica se hizo con el transporte urgente y colectivo de las zonas metropolitana y sur de Gran Canaria, además del transporte colectivo del norte de esa isla. También se le adjudicó el transporte colectivo del sur de Tenerife.

Tasisa obtuvo el servicio de transporte urgente de la zona metropolitana de Tenerife y todos los servicios de La Gomera, Fuerteventura, El Hierro y La Gomera, además de los transportes colectivos de norte y sur de Tenerife.

A Iscan se le adjudicó el transporte urgente de norte de Gran Canaria y sur de Tenerife.

Iscan, Tasisa y Aeromédica aportaban nuevos vehículos con personal de enfermería, lo que les proporcionó 30 puntos extra en la puja por la adjudicación del concurso. Sin embargo, en realidad, lo que hicieron fue sustituir a los técnicos de transporte sanitario que tenían bajo contrato laboral por enfermeros con contrato mercantil. "De esta forma, esas empresas hacen una inversión mínima, ya que sólo deben pagar a los enfermeros las guardias realizadas y se ahorran vacaciones, Seguridad Social, posibles bajas por enfermedad o maternidad", afirma Juan, uno de los afectados entrevistados.

"Los enfermeros estamos siendo usados como llave para la adjudicación de concursos millonarios y sin embargo nos están ofreciendo condiciones laborales fraudulentas y precarias", añade.

Miedo

Pese a la situación, son contados los profesionales de este sector que protestan. El presidente del Comité de Empresa en Tenerife, Santiago Izquierdo, afirmó a este periódico no estar autorizado a hablar con la prensa. El hecho de que los contratos se firmen de forma voluntaria sirve de argumento tanto al GSC como a las empresas privadas del transporte sanitario para respaldar su legalidad.

"Es lo que hay", comenta Pedro, enfermero de ambulancias en Tenerife. "Nos han reducido un 5% el sueldo, igual que al personal laboral, sin serlo. Cobro 248 euros netos al mes por guardia. Hay meses que hago cinco guardias, otras que hago ocho, pero si denuncio a Trabajo me quedo sin nada y, lo que es peor, dado que se trata de un cuasi monopolio, también me quedo sin posibilidad de que nadie más me contrate"

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha