eldiario.es

Menú

Los abogados alertan del lavado de cara de Bankia

15.000 AFECTADOS CANARIOS POR PREFERENTES

El letrado Pablo Pérez advierte que, "casualmente, resulta que los casos que se están aceptando en el arbitraje son los de pequeña cuantía".

- PUBLICIDAD -

El despacho jurídico Rodríguez, Parrilla y Pérez Abogados SCP, que defiende los intereses de los afectados por las participaciones preferentes y obligaciones subordinadas en Canarias, ha asegurado que la Justicia "está respondiendo" y hasta la fecha ha dado la razón al 90% de los demandantes.

Pedro Parrilla (izquierda), Pablo Pérez (centro) y Eugenio Rodríguez (derecha) conforman un despacho integrado en la asociación de abogados preferentes.

Pedro Parrilla (izquierda), Pablo Pérez (centro) y Eugenio Rodríguez (derecha) conforman un despacho integrado en la asociación de abogados preferentes.

El abogado Pablo Pérez advierte en una entrevista concedida a CANARIAS AHORA que unas 4.000 personas de los más de 10.000 canarios que solicitaron acceder al proceso de arbitraje que lleva cabo Bankia recibirán una respuesta negativa, especialmente las que hayan invertido grandes cantidades de dinero.

En ese sentido, Pérez explica que "casualmente, resulta que los casos que se están aceptando en el arbitraje son los de pequeña cuantía", porque la entidad "sabe que un caso de 100.000 euros al que le dan la razón equivale a 10 pequeños". En este punto, señala que al banco le interesa decir, una vez el proceso termine, que "le ha dado la razón a un 60% de la gente, pero en dinero birlado a la población, en verdad va a dar sólo un tercio del total invertido".

"Lo que pasa es que están maximizando ese dinero para lavarse la cara y poder decir, dentro de cuatro o cinco meses, que ellos al final sí que han dado respuesta a este problema", insiste.

Rodríguez, Parrilla y Pérez Abogados SCP es un despacho integrado en la asociación "abogados preferentes", una plataforma nacional que se encuentra compuesta por más de 70 profesionales, abogados, economistas, profesores universitarios y magistrados en excedencia.

Los afectados comienzan a recibir cartas del arbitraje en las que, en algunos casos, les deniegan su solicitud, ¿se puede decir que comienza una nueva etapa en las preferentes?

Pablo Pérez- Sí, los que han perdido el arbitraje sólo tienen dos opciones, asumir la pérdida o, si creen que se dan las circunstancias, pelearlo. Hasta ahora teníamos que hablar a los clientes del arbitraje, pero ahora ya no queda otra.

¿Cómo funciona el arbitraje?

P. Pérez- Existen tres entidades bancarias que son las principalmente afectadas por las participaciones preferentes, que son Novacaixagalicia, Catalunya Caixa y todas las cajas aglutinadas en Bankia, como Caja Madrid o Caja Canarias, aunque realmente el problema es más acuciante en ésta última, que aglutina el 95%.

Pedro Parrilla- Aunque poblacionalmente no se ajusta la misma proporción. Del total de participaciones preferentes emitidas, casi el 95% es de Bankia, pero si nos centramos en Galicia, hay un montón de población afectada. Donde más afectados hay en proporción poblacional es en la comunidad gallega, pero quien más participaciones emitió y donde el problema es mayor es en los clientes de Bankia. Nosotros, el 95% de los clientes que tenemos son de Bankia y casi todos provienen de La Caja de Canarias o Caja Madrid.

P. Pérez- Bankia instauró un proceso de arbitraje en el que se podían presentar las solicitudes entre los meses de mayo y de junio de este año. Dicho proceso consiste en que una vez presentada la solicitud, la gente expone sus circunstancias personales. A partir de ahí, Bankia designa a KPMG, una empresa auditora supuestamente independiente, pero contratada por ellos, que es además quien les defiende en los tribunales, para que decida si se cumplen las condiciones para devolver el dinero. Es decir, si esa persona por su perfil inversor, por sus conocimientos y formación académica, podía tener, digamos, la capacidad para entender un producto complejo como el que se le estaba vendiendo.

¿De cuántas personas estamos hablando?

P. Pérez- En Canarias hay más o menos 15.000 afectados. De hecho, hace poco se publicó el dato de que en Gran Canaria se presentaron 9.000 solicitudes de arbitraje y en Tenerife 1.800. De estas, a unas 4.000 personas les van a denegar la petición, a partir de ahí deben decidir seguir para adelante, o no.

P. Parrilla- En Gran Canaria, donde mayor índice de afectados hay es en Las Palmas de Gran Canaria y en Vecindario.

¿Se conoce el montante total que han podido perder?

P. Pérez- La cifra total del montante en Canarias no la conocemos, sino el global en España. La emisión de preferentes de La Caja de Canarias en 2009 fue de 30 millones de euros. Según la Comisión del Mercado de Valores, el 96,9% de las participaciones preferentes de Bankia fueron colocadas entre particulares con un perfil muy claro, la mayoría eran clientes mayores con unos 10 años de antigüedad.

¿Para demostrar que fue engañado, un cliente tiene que acreditar que no tiene conocimientos suficientes?

P. Pérez- Exacto, debe acreditar que no tenían ningún tipo de inversión arriesgada previamente. Una vez a auditora filtra los expedientes, hay gente a la que le sale el resultado negativo, de salir positivo, lo remite a la Junta Nacional de Arbitraje que sí es un órgano independiente y donde vuelven a revisarlo. En la práctica, las personas a las que KPMG da un resultado positivo, la Junta Nacional de Consumo también se lo da. Nosotros no tenemos ningún caso documentado en que ocurra lo contrario.

Pero el proceso de arbitraje encierra una trampa y es que se supone que el saldo vivo de preferentes y subordinadas que tiene Bankia oscila entre los más de 5.000 millones de euros. Sin embargo, Bankia tiene dotados solo pagos de unos 1.700 millones de euros para afrontar este proceso de arbitraje, con lo cual algo falla. Para empezar, queda claro que están pensando en números grandes. Es decir, vamos a destinar 1.780 millones a dar la razón a la gente e intentar lavarnos un poco el prestigio que hemos perdido.

¿Cómo recuperar el prestigio cuando los pagos del arbitraje no llegan cubrir la mitad del saldo vivo invertido?

P. Pérez- Casualmente resulta que los casos que se están aceptando en el arbitraje son los de pequeña cuantía, los que tienen 10.000 o 20.000 euros, porque ellos saben que un caso de 100.000 euros al que le dan la razón equivale a 10 pequeños. En el primer trimestre de 2014 habrán estudiado todas las solicitudes y llegarán las respuestas. A ellos les interesa que en unos siete meses, cuando el proceso de arbitraje acabe, a lo mejor decir que le han dado la razón a un 60% de la gente. Pero en dinero birlado a la población, en verdad van a dar sólo un tercio de del total invertido.

Lo que pasa es que están maximizando ese dinero para lavarse la cara y poder decir, dentro de cuatro o cinco meses, que ellos al final sí que han dado respuesta a este problema. Sin embargo, lo que habrá que analizar verdaderamente es qué cuantía de saldo atrapado en preferentes realmente se ha devuelto.

¿Quiere esto decir que lo más probable es que los que más invirtieron no recibirán su dinero?

P. Pérez- De hecho ya nos han llegado dos casos en los que se ha denegado su solicitud a personas que tenían todos los requisitos, es decir, nunca habían invertido en productos de alto riesgo y eran aparceros. ¿Por qué motivo se lo han denegado?, porque tenían 120.000 euros invertidos. Queda claro que la estrategia de Bankia es la de "prefiero dar la razón a 13 personas, porque en números totales se sube la ratio, que darle la razón a una sola".

Aunque también dan la razón a algunos afectados con grandes inversiones, pero sobre todo a los que no llegaron a firmar ningún contrato y la relación cliente banco era grande. Nosotros tenemos varios casos de este tipo.

Pero son los que menos.

P. Pérez- Sí, son los que menos.

P. Parrilla- Hay contratos mucho peores, los hay firmados por menores de edad, firmados por gente con discapacidad, contratos falsificados o sin firma. Nosotros hemos tenido varios casos, de hecho uno de los que hemos ganado en firme se centra en un contrato en el que las firmas no se corresponden con la de los clientes. Hicimos una pericial caligráfica y se determinó que esa firma, yo no digo que la hiciera el director o un empleado, pero desde luego no las hizo el cliente.

¿Se puede decir que el arbitraje ha fracasado?

P. Pérez- No ha fracasado, simplemente ha valido para posiblemente solucionar muchos casos de pequeña cuantía y sangrantes. Pero lo que sí hay que dejar claro y se verá en los números dentro de cuatro o cinco meses, es que a nivel cuantitativo el dinero destinado al arbitraje oscila en torno a un 40% de lo que está atrapado.

¿Es probable recuperar el dinero por la vía judicial?

P. Pérez- Sin duda alguna. La gente a la que se le deniega el arbitraje ya sabe que el único medio que tiene para recuperar su dinero es la vía judicial, no le queda otra alternativa. Un procedimiento judicial es más lento, pero es seguro. Se entiende que cuando llegas al final, se trata de una decisión en firme de un juzgado, ejecutable y al cual Bankia no puede oponerse para nada.

P. Parrilla- Cuando nuestros clientes llegan y nos dicen que desconocen lo que tenían, les explicamos se trata de un producto legal, que por su complejidad financiera y el riesgo que generaba, solamente estaba destinado a determinados inversores profesionales y cualificados. Es decir, en preferentes hasta mitad de los 90, solo invertían bancos de bancos, estados, grandes empresas y multinacionales, pero nunca se pensó para pequeños ahorradores. A eso unimos que el banco tenía el deber de, no solo comercializar el producto con transparencia y veracidad, sino evaluar a sus clientes para ver si cumplían con ese perfil.

La práctica totalidad de las personas que han suscrito participaciones preferentes no eran destinatarios hábiles para invertir. Prácticamente todo el mundo entra en ese perfil, salvo que el banco pueda acreditar no solamente que el afectado tuviera una trayectoria financiera previa, sino que el banco te hiciera el preceptivo examen y verificara que éste cumplía con los requisitos, porque sino, la entidad también incumplió con su obligación de ser diligente.

¿Por lo tanto la Justicia está dando la razón a los demandantes?

P. Pérez- Sí, el número de casos en los que la Justicia va a aceptar la reclamación del consumidor es mucho más alto que el que pueda hacer KPMG. La auditora se va a remitir a casos que sean muy claros y acreditados y que estén cristalinos, todos los demás los pelearán en los juzgados. Pero en las sentencias judiciales que estamos recibiendo, que son muchas ya, la ratio está más o menos en un 90% dando la razón al cliente.

La Justicia está respondiendo. Todos los casos que hemos visto a favor de Bankia son, o bien porque se ha demostrado el perfil de alto riesgo previo de la persona, o bien porque el que comercializaba con preferentes era un familiar del demandante, con lo cual es difícil pensar que se le engañaba. En resumen, yo creo que la persona que pelee el dinero que le han quitado en las preferentes lo va a recuperar. Afortunadamente, esto ha tenido también un beneficio indirecto, que es que la gente empieza a darse cuenta de que necesita cultura financiera.

Parece que por el perfil de los afectados en Canarias, se puede demostrar fácilmente que fue engañado.

P. Pérez- En los casos en los que se cumple ese perfil, desde luego que sí. Hay que pensar en la gran confianza que había en la entidad bancaria, hay gente que podría haber leído los contratos por su formación y no lo hizo. Ahora la gente se lo empieza a leer todo, pero en 2009, cuando no había surgido todo este problema, la transmisión del conocimiento de un producto bancario ha sido siempre verbal y así lo están entendiendo los jueces.

La tendencia que se está extendiendo en las resoluciones judiciales es la de "me da igual que eso esté firmado", porque el banco lo que hace siempre es aportar los documentos firmados por los afectados, ya que en el texto de 20 páginas y con letra pequeña a lo mejor sí que pone que puede haber pérdidas para el cliente. Pero, ya muchos jueces están dejando claro que ese tipo de información, que no es exhaustiva, clara y contundente, no vale para nada.

¿Cuánto puede durar el proceso judicial?

P. Pérez- Suele durar en torno a nueve meses o un año desde que se interpone en Las Palmas de Gran Canaria.

¿No considera que el proceso es demasiado extenso en el tiempo?

P. Pérez- Los procesos se han acelerado mucho desde la inclusión de la tasa judicial. Aunque no esté personalmente de acuerdo con la tasa, sí que es verdad que tiene un efecto en el sentido de que ha disminuido la litigiosidad y por tanto los juzgados están yendo mucho más rápido, por lo menos en Las Palmas de Gran Canaria.

Algunos afectados cuestionan la vía judicial por sus costes

Las costas judiciales se imponen solo a la parte que pierde. En la plataforma somos conscientes de que la gente que viene no nada en la abundancia, sino que ha perdido mucho dinero. Nosotros tenemos casos de personas a las que invertir en preferentes les ha supuesto la pérdida de la totalidad de su capital. Tenemos un sistema en que inicialmente sólo se paga en torno a una tercera parte de lo que serían los honorarios del Colegio hasta que haya una sentencia en firme. El mayor porcentaje se cobra una vez el cliente recupera el dinero.

La gente que viene aquí pasa un filtro previo. Solo nos metemos en los casos en los que las posibilidades de ganar son prácticamente absolutas, o por lo menos cuentan con un 75% de posibilidades. El estudio del caso es gratuito.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha