eldiario.es

Menú

El juez mantiene los cargos a siete imputados de 'Eolo'

PARRAMÓN NO VE INDICIOS DE DELITO EN LOS OTROS TRES IMPUTADOS

- PUBLICIDAD -

El juez Miguel Ángel Parramón, que investiga las supuestas irregularidades en la convocatoria de un concurso eólico en Canarias, mantiene los cargos contra siete imputados y ha levantado la imputación a otros tres implicados, según un auto hecho público este jueves, en el que igualmente se acuerda la práctica de nuevas pruebas sobre el caso.

Así, el magistrado continúa el procedimiento judicial contra el ex director general de Industria del Gobierno canario y principal acusado, Celso Perdomo (PP); su novia Mónica Quintana; el jefe de área de la Consejería de Industria Honorato López; el abogado Alfredo Briganty, y los empresarios Enrique Guzmán, José Ignacio Esquível y José Luis de Santiago.

En su auto, el juez ha determinado también el sobreseimiento provisional y archivo de la causa contra el tesorero de La Caja Insular de Ahorros de Canarias Jesús González y los empresarios Héctor Roberto Carrasco y Francisco Sánchez Ortega.

La decisión del juez coincide con la petición que la semana pasada hizo el fiscal Anticorrupción Luis del Río durante la comparecencia judicial de los diez imputados hasta entonces.

Así, se mantiene la imputación contra Perdomo por delitos de prevaricación, revelación de información, tráfico de influencias, malversación de dinero público y cohecho; a su novia por estos tres últimos delitos; al funcionario Honorato López por cohecho, tráfico de influencias y revelación de información, y a los otros cuatro imputados por cohecho y tráfico de influencias.

El caso eólico, cuyo principal imputado es el ex director general de Industria Celso Perdomo (PP), se destapó en Canarias en febrero de 2006 tras la denuncia de un empresario por supuestas irregularidades en el concurso de energía eólica convocado por el Gobierno canario cuando Luis Soria era consejero de Industria.

El Parlamento de Canarias tiene abierta también una comisión de investigación sobre este asunto.

En su auto, el juez Parramón considera que Celso Perdomo "valiéndose de la información que tenía por su cargo" y "faltando al deber de sigilo que le imponía su función, facilitó información que no debía ser divulgada a diversas personas que tenían interés" en el concurso eólico que se convocó mediante Órden del 14 de octubre de 2004.

Así, dice el juez, Perdomo remitió diversos correos electrónicos en los que "se facilitaba información relativa al concurso como un borrador de la Orden del mismo, relación de terrenos y contactos públicos y privados para la instalación de parques eólicos".

El auto añade que cuando se convocó el concurso eólico, Celso Perdomo "mantuvo múltiples contactos con varias personas que representaban a diversas sociedades para favorecerles en la adjudicación de parques eólicos a cambio de obtener la correspondiente contraprestación económica".

"Determinadas cantidades de dinero a cambio"

Uno de ellos fue con el empresario Enrique Guzmán López, que representaba los intereses de una sociedad que se presentaba al concurso (Generaciones Especiales S.L.), mediante el siguiente acuerdo, según el auto: "lograría las correspondientes adjudicaciones" mediante resoluciones a dichas sociedades "obteniendo a cambio determinadas cantidades de dinero en pago de tales gestiones".

"A similar acuerdo", añade el magistrado, llegó Perdomo con José Ignacio Esquibel Astelarra, José Luis de Santiago Gorrochategui y Alfredo Briganty Arencibia, que representaban los intereses de otra Sociedad aspirante, Promotora de Recursos Eólicos S.L..

Tras cesar en su cargo, el ex director de Industria prosiguió con "sus deshonestas intenciones de enriquecimiento" a través del funcionario Honorato López Torres, Jefe de Área de la Consejería de Industria, a fin de que favoreciese los intereses de las dos sociedades "a cambio de la correspondiente compensación económica".

Según el juez, Perdomo "recibió diversos pagos" por los empresarios imputados, y su novia Mónica Quintana Pérez, funcionaria del Cabildo de Gran Canaria, "participó activamente en las labores de intermediación lucrativa" de su pareja, "principalmente en lo relativo al cobro de cantidades".

También añade el juez que cuando todavía era director de Industria Perdomo, de acuerdo con su pareja, se apropió de diversos libros que fueron adquiridos con dinero de la Consejería de Industria.

En el auto se acuerdan la práctica de nuevas pruebas sobre el caso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha