eldiario.es

Menú

Un mal día para ir al Parlamento…

ALREDEDOR DE 80 ESTUDIANTES DE DERECHO ACUDEN AL PLENO DE LA CÁMARA AUTONÓMICA

- PUBLICIDAD -

Unos 80 estudiantes de cursos de 2ª y 3º de Derecho de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) asistieron este jueves a la sesión matutina del pleno del Parlamento de Canarias. Iban entrando en grupos de veinte, dadas las limitaciones de espacio, y la mayoría se quedaba unos veinte o veinticinco minutos para escuchar el desarrollo del pleno. En general, la mayoría de los estudiantes salió impresionada por lo que vio, ya que se esperaban, en general, más atención por parte de los diputados a los oradores, mayor rigor en el comportamiento, más seriedad.

En el exterior de la sede del Parlamento, Jenifer Santana Páez, estudiante de 3º de Derecho, declaraba a este diario lo siguiente: "Pensaba que iba a ser diferente, que todo el mundo escuchaba al que hablaba, pero se ponen a hablar por el móvil, leen en el periódico, salen y entran del salón de plenos y sólo escuchan a los de su partido. Entran cuando oyen el timbre, votan y luego vuelven a salir".

Aclara, no obstante, que los estudiantes no pudieron estar mucho tiempo, "sólo veinte minutos. Si te cuento que venimos desde Gran Canaria, hemos pasado más tiempo en el barco que en el Parlamento. He estado escuchando a uno que decía que los jóvenes beben mucho, pero no todos estamos de viernes a domingo así. Deberían hacer encuestas, para saber qué pensamos y hacemos. Sólo han hablado de lo que les interesa a ellos".

¿Pero les explicaron algo sobre las iniciativas parlamentarias, sobre cómo funciona el Parlamento?

"Nos metieron en una sala y nos dijeron cómo se distribuyen los escaños. Que si Coalición Canaria tiene 23 diputados, aunque tres están sueltos, que el PP tiene 17? ¿Si nos dieron el orden del día? No".

Pedro Botella, estudiante de 2º de Derecho, corrobora la percepción de su compañera de Facultad: "¿Mi impresión? Pues pensé que iban a estar más atentos, pero parece que les cansa escuchar las intervenciones. Me sorprendió cómo hacen las votaciones, levantándose del escaño (es que el sistema electrónico no funciona). Nos han explicado algo de la historia del Parlamento. Parece que van a venir a la Facultad para explicarnos cómo funciona. No, no nos dieron el orden del día".

A Olmo Orellana, estudiante del mismo curso, lo que vio le pareció "un cachondeo". "En un momento conté que faltaban 23 diputados. Y los que estaban no escuchaban a los que hablaban. Escuchamos algo sobre el sector vinícola y la política antiterrorista", explicaba, para dar luego su versión de lo sucedido en el pleno. "Lo que ha ocurrido ha sido un intercambio: 5.500 camas por el caso eólico. Esto me recuerda al juego de los patios de colegio; esto es como el juego de las chapas. En realidad, la idea que teníamos eran sólo sospechas, pero lo hemos confirmado. Después de esto sólo puedo decir: mamá, quiero ser diputado. Cuando se ve en la tele parece otra cosa, más formal. De los 30 diputados que había en el salón, 15 hablaban por teléfono móvil y el resto lo hacía entre ellos. Y además cobran unos sueldazos".

Patricia García Andujar, estudiante de 3º de Derecho, estuvo durante el debate de la Proposición No de Ley del PP sobre De Juana Chaos. "No nos dejaban conocer otros sitios. El año pasado estudié algo sobre el Parlamento, qué es lo que se aprobaba. No teníamos el orden del día. Nos han dado un librito del Parlamento, con las funciones, la composición,? Vi la parte de De Juana Chaos", dijo a este diario.

¿Pero sabes que lo de De Juana Chaos era una Proposición no de Ley?

"¿No de Ley? Entonces será para que no se lleve a cabo. No sé lo que es una Proposición No de Ley, porque entonces no es una Ley y en el Parlamento se hacen leyes, ¿no? De todos modos, me gustó. Me tengo que aprender cuántos diputados hay, cómo están divididos, cómo se organizan. Pero no lo dejan ver todo. No me ha dado tiempo".

Inma Eugenio, estudiante de 2º de Derecho, explicó que vinieron a conocer "el Parlamento y sus funciones". La impresión de lo que vio en un primer análisis la califica como "un poco de desmadre".

Lo explica así: "Pensaba que serían más rigurosos en cuanto al comportamiento. El ruido que había a veces no dejaba escuchar las intervenciones. Los temas eran interesantes, pero creo que ayer estaba mejor. No esperaba que fuera tan poco riguroso, porque había diputados que sólo hablaban por el móvil y no se escuchaba nada. Pero la experiencia ha sido muy buena".

De todos modos, considera que la población debería asistir al Parlamento para formarse su propia opinión. Para esta estudiante de 2º de Derecho, "los ciudadanos deberían ir a los plenos para ver en directo cómo se toman las decisiones que afectan a todos, sin el filtro de determinados medios de comunicación, que no cuentan bien lo que sucede. Siempre he sido crítica en cuanto a la formación que debe tener un representante político, que puede influir en decisiones que van a ser determinantes para la vida del Archipiélago. Su formación debe estar basada en el conocimiento de las leyes. Hay personas formadas en ciencias jurídicas y en economía y me alegra que cada vez haya más jóvenes respecto a otras épocas".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha