eldiario.es

Menú

''Han preferido la presión fiscal''

AUSTRALIA NAVARRO, DIPUTADA REGIONAL DEL PP

La portavoz popular en el Parlamento canario critica que el Gobierno suba los impuestos en lugar que "podar el chiringuito público". 

- PUBLICIDAD -

El Grupo Popular ha valorado el paquete de medidas de recortes del gasto y subida de impuestos aprobado por el Consejo de Gobierno en la reunión extraordinaria celebrada el sábado, si bien ha matizado que son "tímidas", llegan con "diez meses de retraso", no abordan la reestructuración profunda de la Administración pública y, por último, suponen una subida de la presión fiscal "que dejará huella" en los canarios.

"Han preferido la presión fiscal a podar el chiringuito público", resumió la portavoz del PP, Australia Navarro, para quien "mientras CC siga gobernando no se acometerá la reestructuración de la Administración pública".

Para Navarro, "la subida de la presión fiscal y el ajuste salarial a los empleados públicos son consecuencia de la falta de voluntad de replantearse el sobreprotagonismo de la Administración pública", que en su opinión, "sigue lastrando" el crecimiento económico del Archipiélago.

"Ha sido una brutal revisión de impuestos, no han dejado títere con cabeza y vamos a pagar todos los canarios su imagen de que quieren preservar los servicios esenciales cuando lo que hay que hacer es reestructurar toda la gestión de la Administración", sentenció por su parte el presidente del Grupo Popular, Manuel Fernández.

Con lupa

Por ello, los conservadores apoyan todas las medidas que suponen recorte de gasto, incluido el cierre del segundo canal de la Televisión Canaria (TVC), pero "miramos con lupa" las que tienen que ver con el incremento de ingresos.

Así, por ejemplo, Fernández consideró válido el incremento del tramo autonómico del IRPF para rentas altas, pero desechó la reactivación del Impuesto sobre Donaciones y Sucesiones o la creación del gravamen a las grandes superficies, pues "se subirán los precios".

Tanto Navarro como Fernández han recordado que estas medidas las ha tenido que adoptar el Gobierno que preside Paulino Rivero al llevar "diez meses oponiéndose a cualquier cambio y a acometer reformas", además de haber optado por aprobar unos Presupuestos para 2012 "ficticios" y que ahora "son papel mijado".

"Rivero se situó en el inmovilismo y se ha visto desbordado, por lo que ha reaccionado tarde y mal", afirmó la portavoz.

Y es que para los conservadores, "aún queda margen de maniobra" para seguir recortando gastos, tal y como ellos mismos propusieron en julio de 2010, cuando aún en el Gobierno presentaron un plan para reestructurar la Administración que, en septiembre de 2011, volvieron a llevar al Parlamento para "reducir a la mitad el sector público".

Agencias, institutos, Diputación del Común, fundaciones y otros organismos públicos son los objetivos de la 'tijera' del PP y no el incremento indiscriminado de la presión fiscal aprobada por Rivero el sábado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha