eldiario.es

Menú

Una cuestionada distinción de SCTF

POLéMICO HOMENAJE

El alcalde José Manuel Bermúdez considera que Juan Padrón tiene méritos para ser honrado por la capital dado los logros y la importancia de su carrera.

- PUBLICIDAD -

No ha comenzado demasiado bien el camino que supuestamente concluirá con un homenaje a la figura de Juan Padrón, actual vicepresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). En el último pleno el Ayuntamiento de Santa Cruz se acordó el inicio del expediente de honores y distinciones con el fin de proceder a su designación como hijo predilecto, adoptivo o poner su nombre a una calle. Estos procedimientos suelen basarse en el consenso a fin de evitarle pasar malos ratos al homenajeado y su familia.

Bermudez

Bermudez

Pero no ha ocurrido así en este caso ya que el expediente recibió cuatro votos en contra y otros tantos en blanco. La negativa viene de los concejales del grupo mixto, Pedro Arcila, Asunción Frías y José Manuel Corrales y uno del PSOE. Las abstenciones proceden de los cuatro concejales de este último partido que gobierna con Coalición Canaria (CC). Eso sí excepto el posicionamiento en contra de Arcila que fue público los demás se presuponen ya que la votación era secreta. Sin embargo, la concejal del Partido Popular (PP) Cristina Tavío y el de Ciudadanos, Guillermo Guigou, no tuvieron reparos en enseñar al público la papeleta a favor.

Las reticencias surgen de la agitada vida judicial que Padrón ha vivido durante los últimos tiempos, sumido en querellas judiciales de calado que en algunos casos se han cerrado en falso. En los juzgados de Madrid se instruyó hasta hace bien poco una denuncia por supuesta apropiación indebida y administración desleal contra la directiva de la que forma parte y que encabeza Ángel Villar.

En primera instancia fue archivada de forma sorpresiva en 2010 y luego volvió a ser retomada en 2012 por la Audiencia Provincial de Madrid tras el recurso presentado por el abogado Javier Tebas Sin embargo, se da la circunstancia de que este último fue nombrado presidente de la Liga de Fútbol Profesional con lo cual pasó a formar parte de la dirección de la Real Federación. Por ello, se le rogó a Tebas que como gesto de buena voluntad retirara la querella lo que finalmente hizo ante el estupor de los enemigos de Padrón y Villar. En Tenerife también se instruía otra denuncia por un supuesto fraude electoral de la que nada se sabe. En principio parece que el alcalde, José Manuel Bermúdez, ha visto lo suficientemente despejado el panorama judicial de Padrón como para iniciar el expediente.

Lo cierto es que la sombra de duda que arrojan procesos como los que estuvo inmerso este dirigente deportivo no suele borrarse tan fácilmente. Y menos cuando no concluyen con una sentencia absolutoria sino con un archivo, que en el último caso se debió a la retirada de la denuncia. Porque desde luego el punto de vista de Tebas poco antes de ser nombrado presidente de la Liga era radicalmente distinto. En 2010 pidió a los juzgados que retomaran los cargos contra la cúpula de la Real Federación al manifestar su "más profundo asombro" respecto al sobreseimiento de la querella que se tramitó durante años en el juzgado número 47 de Madrid. Este archivo, según Tebas, no tenía "amparo normativo alguno" y recordaba que fue acordado diez días después de que la Fiscalía se opusiera radicalmente al mismo. Algo o mucho de razón tendría el abogado cuando poco después la Audiencia Provincial de Madrid decidió reabrir el caso.

Pero lo cierto es que en primera instancia en algo más de un mes el Juzgado pasó de mantener que "resultan indicios suficientes para sustentar la participación del imputado en los hechos objeto de investigación en la presente causa y de los que viene siendo acusado" a emitir un auto en el que se recogía que "de lo actuado no aparece debidamente justificada la perpetración de los delitos". Según Tebas, entre ambas resoluciones "no había pasado nada", no se llevó a cabo ninguna diligencia, ni se descubrió dato alguno de relevancia. Excepto eso sí, el cambio en el juez instructor. Tebas indica que después de siete años de arduas investigaciones, de elaboración de múltiples informes periciales que llegaban a contundentes conclusiones y de tomar diversas declaraciones a testigos e implicados, el nuevo juez decidió archivar el caso en apenas once días.

El inicio del expediente de honores en el Ayuntamiento al dirigente deportivo Juan Padrón reflota las querellas en las que ha estado sumido durante los últimos años

Los denunciantes mostraron entonces su sorpresa por el hecho de que el titular de un Juzgado que tramitaba cerca de mil procedimientos hubiese estudiado en profundidad el copioso sumario en tan escaso plazo de tiempo hasta el punto de decidir su archivo. Igual de llamativo resultó el súbito cambio de opinión del Ministerio Fiscal en apenas un mes. Pero lo cierto es que les guste o no a los denunciantes en aquel entonces el Juzgado desarmó una por una las acusaciones de peso que se habían lanzado contra Padrón y su equipo.

Por ejemplo, se denunció que la RFEF retuvo durante un lustro cantidades millonarias que pertenecían a los clubs de fútbol y a sus jugadores que procedían de las pólizas de seguro. Sin embargo, la respuesta del Juzgado es que se trató tan sólo de un mero retraso en la devolución de las partidas que no fueron reclamadas por los equipos. Los informes periciales habían descubierto un agujero de 668.000 euros que se correspondía a las cantidades que las compañías de seguro daban por las lesiones de los jugadores de las selecciones nacionales.

Una vez que se presentó la correspondiente denuncia fue cuando de pronto los fondos comenzaron a ser reintegrados a sus auténticos beneficiarios, lo que según Tebas no evitaba que se hubiese incurrido en una "apropiación indebida". El Ministerio Fiscal argumentó entonces que bastaba con el reconocimiento que había hecho la Federación de esta deuda. Tebas respondió que existió una demostrada intención de quedarse con este dinero que sólo se frustró tras la presentación de la denuncia.

Paco Padrón y Amanecer Latino SL

Otra de las acusaciones lanzadas una y otra vez a la cara de Padrón fueron los negocios que mantenía con la marca Puma, cuyos precios se consideraron desproporcionados, lo que había dado lugar a un notable incremento en el patrimonio de directivos de la Federación. Un punto en el que no estuvo de acuerdo el juzgado en primera instancia, para el que los precios eran razonables y los beneficios entraban en lo normal. Lo cierto es que los informes periciales llevados a cabo durante los años de investigación lo que detectaron fue un enriquecimiento por parte de Padrón y Villar, "de origen desconocido", y que podrían provenir de los sobreprecios que se cobraban por los productos Puma. El Juzgado, sin embargo, concluyó que la raíz delictiva de este incremento del patrimonio no se podía demostrar.

En esta trama aparece la sociedad Amanecer Latino SL dirigida por el periodista Francisco Padrón, hijo del entonces imputado. El nombre de la entidad ser corresponde al de un festival organizado en la playa de Las Teresitas en 1992, y según los informes, se trataba de "una sociedad interpuesta a través de la cual se canalizaban los ingresos de procedencia irregular". Supuestamente la Real Federación subvencionaba a la empresa Puma integrada en Estudio 2000 que a su vez dirigía unos cuantiosos fondos a Amanecer Latino que de aquí irían a parar a los bolsillos de Padrón y Villar. En 1998 la empresa del hijo de Padrón sólo registró un ingreso de 374.000 euros por una campaña publicitaria y no hubo más gastos que las facturas de teléfono.

El archivo de los líos judiciales de Padrón lo decidió el denunciante, Javier Tebas, tras ser nombrado nuevo presidente de la Liga Profesional de Fútbol

Un año después se contabilizó la entrada de fondos por valor de 548.000 euros, de los que se facturaron 235.000, pero tampoco existe constancia de cargos de ningún tipo. Los incrementos de patrimonio de Villar y Padrón de origen desconocido durante estos años suman 340.000 euros en 1998, 226.000 en 1999, 32.000 en 2000 y 211.000 en 2001. Los informes periciales determinaron que estas cantidades se correspondían casi exactamente con los desembolsos que Puma hacía a Amanecer Latino. Tebas, en aquel entonces, no dudó en señalar que "queda claro el pago de comisiones ilegales" a los entonces imputados, entre los que estaba también el directivo José María Castillón.

Se mantuvo en aquel momento que el incremento del precio en los productos Puma que revertía en estos dirigentes deportivos era del 50% y que otro 16% llegaba a través del doble cobro del Impuesto de Valor Añadido (IVA). La RFEF gastaba cada año 3 millones de euros en el patrocinio de Puma pero sin embargo no obtenía descuento alguno. La justificación de Padrón y Villar era que los productos tenían un diseño exclusivo y eran de tirada limitada por lo que su precio resultaba elevado. Curiosamente, los responsables de Puma se lamentaban de que no obtenían dinero con este patrocinio, cuando los informes detectaron que se pudieron haber estado pagando facturas que no se corresponden con ningún servicio.

Canal 7 y los contratos a Plasencia

Pese a los documentos aportados por la policía científica y peritos de Hacienda, la Fiscalía consideró en primera instancia que nunca existieron pruebas de que este contrato beneficiara a los dirigentes deportivos. También se descartaba perjuicio alguno a la entidad, pese a reconocerse que los productos eran adquiridos con un sobrecoste que oscilaba entre el 10% y el 110%. La empresa Amanecer Latino SL, relacionada con la cadena Canal 7, resultó beneficiaria de una campaña publicitaria en todo el ámbito internacional de los productos Puma.

Con una cuota de pantalla de apenas el 0,6%, los anuncios llegaron a costar un 60% más que en el resto de las cadenas. Sin embargo, en algunos casos los modelos que se daban a conocer tenían ya una antigüedad de hasta cuatro años, pese a lo cual la campaña publicitaria alcanzaba precios "desorbitados". Pero hay más: el empresario Antonio Plasencia, accionista de la cadena televisiva local, recibió varios contratos para construir campos de fútbol con subvenciones de la Federación. A pesar de la contundencia de los informes periciales, el juez en primera instancia no acabó detectando relación alguna entre estos hechos, ni vio delito por ninguna parte.

Las irregularidades detectadas en la concesión de subvenciones son calificadas por la Fiscalía y el juez de "meramente formales, no significativas", pese a que el Tribunal de Cuentas las llegó a cuantificar en 195.000 euros. Se hablaba de arrendamientos de locales, ayudas a equipos o partidos y cursos de los que no había constancia de que hubiesen sido reales. Un capítulo importante lo ocupó la construcción de los campos de fútbol de La Salud, con dinero que al principio se iba a dirigir a El Sauzal. "En el expediente del primero no hay ningún documento original, todos son fotocopias. Esta obra no fue aprobada como subvencionable por la Comisión mixta, sino que sustituyó, sin formalización alguna, a la prevista en el campo de El Sauzal.

Mientras los informes policiales, de Hacienda o del Tribunal de Cuentas apuntan a graves irregularidades, el juzgado sólo detectó "posibles responsabilidades civiles"

Consta un documento de la Federación tinerfeña de adjudicación de la obra a Promotora Puntalarga, S.A., empresa de Plasencia por importe de 389.213,99 euros. Las certificaciones que figuran en el expediente ascienden a 458.837,86 euros, es decir, 60.000 euros más cara. Las facturas fueron emitidas por la empresa Mantenimiento y Servicios Magdaleno e hijos, S.A.L. y suman 109.212,67 euros, es decir, 350.000 euros menos que la cuantía certificada, los conceptos incluidos en las facturas tampoco corresponden exactamente a los recogidos en las certificaciones de obra", se indica en el sumario.

Precisamente, los denunciantes pedirían a la Audiencia Provincial en varias ocasiones y sin éxito que se llevara a cabo una intervención de las oficinas de esta empresa con el fin de evitar que se borraran pruebas y se declarara también el secreto de la instrucción. El cambio de campo de fútbol, en realidad se debió a que el de El Sauzal ya estaba incluso acabado y recepcionado. El argumento de la Federación es que las obras habían sido subvencionadas por el Cabildo tinerfeño.

Pero sin duda una de las acusaciones que con mayor fuerza han perseguido a Padrón durante estos años es la utilización de dinero de la RFEF para costearse viajes junto con su familia por medio mundo. En este punto el juez llegó a admitir que se podía reclamar una posible responsabilidad civil, "tratándose de una mala gestión como puede ocurrir en cualquier empresa". Desde luego los informes elaborados por los peritos de Hacienda iban en un sentido muy distinto y apuntaron que Padrón no había devuelto alrededor de 140.000 euros por estos desplazamientos, mientras que en el caso de Villar la cifra ascendía a 50.000.

El fiscal, sin embargo, consideró normal las invitaciones de familiares a estos viajes por Islandia, Israel, Jordania, Estocolmo, Holanda-Bélgica, Argentina, Corea-Japón o Turquía. El programa en algunos casos incluía asistencia a espectáculos, excursiones en barco, entradas a museos o comidas, facturados incluso en países donde no se celebraba ningún acto deportivo. Cuando las noticias de estos desplazamientos comenzaron a saltar a la actualidad pública, algunos de estos gastos fueron reembolsados de forma inmediata. El fiscal estimó que los numerosos y elevados movimientos de caja de moneda extranjera no implicaban apropiación indebida y que además se desconocía la identidad de quienes participaban en estas operaciones.

Pese a esta absolución, el concejal de Sí se puede, Pedro Arcila, considera que hay motivos de sobra para que no se le otorgue reconocimiento a este dirigente deportivo. "Más allá de cómo hayan concluido los procesos judiciales y de que no exista una sentencia sobre su posible culpabilidad, está claro que no podemos considerarle objeto de honores y distinciones, ni ponerlo como ejemplo de una vida intachable, tal y como exigiría este nombramiento". Arcila, como abogado, también muestra su estupor por la actitud de la Fiscalía que se inhibió de continuar con este proceso en la Audiencia provincial.

Los defensores de Padrón, sin embargo, siguen manifestando que las denuncias nunca tuvieron una base real y se sacaban a la opinión pública cuando se iban a convocar elecciones a la Real Federación Española de Fútbol.

Lado contrario

En el lado contrario a la larga fila de enemigos de Juan Padrón repartidos por toda la geografía nacional se encuentra, por ejemplo, José Manuel Bermúdez, alcalde de Santa Cruz de Tenerife que se ha empeñado en sacar adelante el expediente de honores y distinciones a este hijo de San Cristóbal de La Laguna. Las razones, según se recogen en el texto inicial, no son otras que haber beneficiado al municipio con diversas iniciativas como la puesta en marcha de campos de fútbol de césped artificial. En el expediente se recuerda que Padrón nació en La Laguna en el año 1936 y que su trayectoria deportiva comenzó a muy temprana edad con tan sólo quince años, momento en el que militaba en el Club de Fútbol Hespérides.

De forma paralela era ya secretario del Club Deportivo San Juan con 16 años. Con el tiempo se convirtió en jugado profesional del Club Deportivo Tenerife en la temporada 1953-54 y seis años más tarde consiguió el primer ascenso a Primera División. Coincidió así con jugadores que han hecho historia como Di Stefano, Puskas, Gento, Kubala, Evaristo Waldo, Garay, Calleja, Collar, Peiró, Luis Suárez y demás. En total estuvo en el Tenerife durante diez temporadas, retirándose del fútbol profesional a los 28 años, pese a que tenía ofertas de equipos de Primera División, entre otros de la Unión Deportiva Las Palmas.

El principal mérito de Padrón para recibir los honores del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife sería la dotación de césped artificial a los campos de la provincia. Mientras que en 2001 sólo existía uno de estas características, poco tiempo después ya se llegaron a cuantificar un centenar. Además, se le considera responsable de haber modernizado la Delegación Tinerfeña de la Mutualidad de Futbolistas Españoles, "dotándola de medios técnicos y contratación de facultativos".

Su entrada en la Real Federación tuvo lugar en 1984 como vocal hasta llegar a convertirse en vicepresidente de Asuntos Económicos y hombre de confianza del presidente, Ángel Villar. Entre otros méritos se le atribuye ser responsable de haber dado soporte económico y material a las selecciones inferiores a través de los recursos que llegaban por la retransmisión de los partidos a través de la televisión pública. Negociaciones en las que participó directamente. Forma parte de la Comisión de Finanzas de la UEFA donde al parecer se han reconocido ampliamente sus méritos a escala internacional.

"Esta dilatada trayectoria como dirigente no hubiera sido posible si no hubiese dispuesto de una inteligencia, capacidad y preparación singulares, unidas al espíritu de servicio, integridad de gestión y habilidad innata en el mundo de las finanzas, puesto todo al servicio del fútbol español", se indica en el expediente. "Su nombre es bien conocido más allá de nuestras fronteras y ha resultado todo un lujo que un tinerfeño, un canario de pro, haya sido tan importante en el vasto mundo del fútbol". Así lo defiende el alcalde, quien seguramente tuvo un amplio trato con Padrón durante los años en los que ejerció como consejero de Deportes en el Cabildo tinerfeño.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha