eldiario.es

Menú

La AN condena a 7 años de cárcel a Kalashov, líder de la mafia rusa

MADRID

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a siete años y seis meses de cárcel a Alexander Kalashov, líder de la mafia ruso-georgiana desarticulada entre 2005 y 2006 con la denominada 'Operación Avispa', por un delito de blanqueo de capitales, que también atribuye a otros cinco acusados, a los que impone a a penas de entre dos y cinco años de cárcel. A todos ellos, les obliga al pago de multas millonarias y les absuelve del delito de asociación ilícita que les había atribuido la Fiscalía.

- PUBLICIDAD -

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

La AN condena a 7 años de cárcel a Kalashov, líder de la mafia rusa

La AN condena a 7 años de cárcel a Kalashov, líder de la mafia rusa

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a siete años y seis meses de cárcel a Alexander Kalashov, líder de la mafia ruso-georgiana desarticulada entre 2005 y 2006 con la denominada 'Operación Avispa', por un delito de blanqueo de capitales, que también atribuye a otros cinco acusados, a los que impone a a penas de entre dos y cinco años de cárcel. A todos ellos, les obliga al pago de multas millonarias y les absuelve del delito de asociación ilícita que les había atribuido la Fiscalía.

En concreto, el tribunal --formado por Angel Luis Hurtado, Julio de Diego López y Enrique López-- condena a Kalashov por un delito continuado de blanqueo de capitales a siete años y medio de cárcel y al pago de una multa de 20 millones de euros. A uno de sus hombres más cercanos, Mikhail Mdinaradze le atribuye el mismo delito, por el que le impone una pena de cinco años de prisión y una multa de ocho millones de euros.

Además, Konstantin Asatiani, Oleg Vorontsov, Alexander Minin y Natalia Serova son considerados responsables de un delito de blanqueo de capitales. Se les imponen, respectivamente, las penas de cuatro años de cárcel y 500.000 euros de multa; cuatro años y 300.000 euros; tres años y multa de tres millones de euros, y dos años de prisión y 900.000 euros.

La Sala ha absuelto de todos los delitos que se les atribuían a los otros seis procesados, entre los que se encuentran los cuatro españoles a los que se había implicado en la organización mafiosa, Angel Blanco, María Flor Casado, Juan Manuel Cantarero y Carlos Antonio Fernández Asensio, bajo las acusaciones de falsedad de documento mercantil y blanqueo de captiales.

Los otros dos absueltos son Alexander Gofshtein, abogado de Kalashov detenido en la segunda etapa de la 'Operación Avispa', al que el fiscal atribuía los delitos de asociación ilícita y blanqueo de capitales, y Olena Gotsulenko, a la que acusaba de blanqueo de capitales. Además, tampoco ha atribuido a los seis condenados el delito de asociación ilícita.

EXPULSION DE ESPAÑA

La sentencia dispone además que las penas privativas de libertad impuestas a Mdinaradze y Minin se sustituyan por su expulsión del territorio español, con prohibición de regreso al mismo por un plazo de diez años. Además, acuerda que Kalashov sea expulsado de España en el caso de que se acceda al tercer grado penitenciario o una vez que se entiendan cumplidas las tres cuartas partes de la condena, con prohibición de regreso al territorio español durante diez años. Para este cómputo será tenido en cuenta el tiempo que el jefe del grupo mafioso ha estado privado provisionalmente de libertad por esta causa, en concreto, algo más de tres años.

El fiscal anticorrupción José Grinda había solicitado 12 años de cárcel para el presunto jefe de la organización por los dos delitos que le atribuía (asociación ilícita y blanqueo de dinero). En la última sesión del juicio, que quedó visto para sentencia en diciembre, el representante del Ministerio Público recalcó que la acusación de que Kalashov es un 'ladrón en ley' --un importante jefe mafioso-- no sólo partió de la Policía española, sino que en ello coinciden informes del FBI, la Policía israelí, italiana y francesa, los servicios de inteligencia rusos y los enlaces ruso y español en sus respectivas Embajadas.

El fiscal acusó a este destacado 'capo' de liderar una organización que se dedicaba a blanquear en España "importantes cantidades de dinero" que se obtenían del tráfico de drogas y armas, asesinatos por encargo, extorsión, contrabando y el control de los principales casinos de la Federación.

Las penas que solicitó para sus subordinados eran menores. Así, para Konstantin Asatiani y Oleg Voronstov pidió nueve años y tres meses; para Mikhail Mdinarazde, siete años y nueve meses; para Alexander Gofshtein, siete años y tres meses; para Alexander Minin y Natalia Serova, cuatro años y diez meses; para Olena Gotsulenko, tres años y seis meses; para Carlos Antonio Fernández Asensio, siete años y cuatro meses; para Juan Manuel Cantanero, cuatro años y nueve meses; y para Angel Blanco Yáñez y MªFlor Casado, penas inferiores al año.

En su informe final de conclusiones, el fiscal subrayó que durante el juicio "nadie supo decir a qué se dedica" Kalashov, a pesar de que se ha comprobado que las sociedades que dirigía movían importantes cantidades de dinero. Como ejemplo, recordó que el presunto cerebro de la organización posee una tarjeta American Express Centurion, que sólo poseen "300 personas en España" y que requiere gastos anuales de más de 200.000 euros.

DETENIDO EN DUBAI

El presunto líder de la organización fue detenido en mayo de 2006 en Dubai, meses después de que se desarrollara la primera fase de la 'Operación Avispa', en junio de 2005, que se saldó con 28 detenidos, entre ellos 22 'capos' de las mafias de la antigua URSS acusados de asociación ilícita, blanqueo de capitales y quiebra fraudulenta. Además, se realizaron 41 registros y se bloquearon más de 800 cuentas bancarias pertenecientes a 42 entidades bancarias distintas.

La segunda fase de la operación tuvo lugar en noviembre de 2006 y acabó con nueve detenidos, entre ellos Oleg Vorontsov, Alexander Gofhstein, Konstantin Asatiani y Carlos A. Fernández Asensio, acusados de crear una red para "auxiliar" a Kalashov, en prisión desde junio de ese año, y "conseguir su libertad y ocultar su responsabilidad penal".

Entre estas actividades se incluía "contactar con personas que influyeran en los magistrados y fiscal encargados de la investigación". Para este fin, como demuestra una conversación telefónica que se le grabó, Voronstov llegó a sugerir regalarle al juez de Vigilancia Penitenciaria "iconos sencillos", dado que había sabido que los coleccionaba.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha