eldiario.es

Menú

Aparecen en el Mediterráneo ejemplares de una medusa de cuya existencia se dudaba

MURCIA

La Red de Alerta de Medusas del Instituto Español de Oceanografía (IEO) ha registrado desde el pasado 18 de junio, más de 50 avistamientos de Rhizostoma luteum, una especie muy poco conocida que, desde que se descubriera en 1827, se ha citado menos de seis veces en la literatura científica.

- PUBLICIDAD -

MURCIA, 29 (EUROPA PRESS)

Rhizostoma Luteum

Rhizostoma Luteum

La Red de Alerta de Medusas del Instituto Español de Oceanografía (IEO) ha registrado desde el pasado 18 de junio, más de 50 avistamientos de Rhizostoma luteum, una especie muy poco conocida que, desde que se descubriera en 1827, se ha citado menos de seis veces en la literatura científica.

El primer avistamiento tuvo lugar en el litoral murciano gracias a un colaborador de la Red de Alerta de Medusas, que fotografió el ejemplar, el cual fue posteriormente identificado por investigadores del Centro Oceanográfico de Murcia del IEO como un ejemplar de Rhizostoma luteum.

Este tipo de medusa se ha visto en raras ocasiones pero durante esta última semana está apareciendo con frecuencia, habiéndose registrado más de 50 avistamientos, muchos de ellos confirmados con fotografías. La Rhizostoma luteum está apareciendo especialmente en aguas del litoral murciano, aunque también en playas de la costa de Almería, Granada y Málaga.

La Rhizostoma luteum es una especie muy rara que se describió por primera vez en 1827 y, desde entonces, ha sido citada en apenas media docena de trabajos científicos. Hasta la fecha casi no se tenían fotografías ni dibujos, hasta el extremo de que algunos investigadores incluso ponían en duda su existencia o pensaban que podía tratarse de una variedad o subespecie.

Actualmente, investigadores del Centro Oceanográfico de Murcia del IEO están tratando de capturar algunos ejemplares para estudiar la especie en profundidad. "Estas medusas alcanzan los 40 kilos de peso y los 60 centímetros de diámetro, por lo que es realmente difícil manejarlas sin dañarlas", explica Ignacio Franco, investigador responsable del estudio.

La medusas del género Rhizostoma no suelen ser peligrosas y, según indica Franco, es de esperar que su picadura sea una irritación de la piel leve o muy leve. "Nosotros ya hemos estado en contacto con alguna y no recibimos picaduras de ningún tipo", afirma el científico del IEO. Sin embargo, al tratarse de una especie muy poco conocida conviene tener razonables precauciones.

Franco indica que en el Centro Oceanográfico de Murcia del IEO están tratando de capturar algunos ejemplares para tratar de reproducir su ciclo biológico, bastante complicado, ya que tienen una fase de pólipo (asexual), que se fija en el fondo, y una fase de medusa (sexual), que nada libremente; además, entre ambas presenta dos tipos larvarios diferentes, pasando por profundas transformaciones entre todas ellas.

La Rhizostoma luteum Suele confundirse con otra especie del mismo género, la Rhizostoma pulmo, mucho más pequeña y con un ribete morado alrededor de la umbrela. Rhizostoma pulmo además no presenta los largos tentáculos negros característicos.

El Instituto Español de Oceanografía pide colaboración ciudadana para el estudio de esta medusa, comunicando cualquier avistamiento al Centro Oceanográfico de Murcia, ya sea al teléfono '968-180500' o al correo 'medusa@mu.ieo.es'.

El Instituto Español de Oceanografía (IEO), es un organismo público de investigación (OPI), dependiente de la Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Economía y Competitividad, dedicado a la investigación en ciencias del mar, especialmente en lo relacionado con el conocimiento científico de los océanos, la sostenibilidad de los recursos pesqueros y el medio ambiente marino.

El IEO representa a España en la mayoría de los foros científicos y tecnológicos internacionales relacionados con el mar y sus recursos. Cuenta con nueve centros oceanográficos costeros, cinco plantas de experimentación de cultivos marinos, 12 estaciones mareográficas, una estación receptora de imágenes de satélites y una flota compuesta por siete buques oceanográficos, entre los que destaca el Cornide de Saavedra, el Ramón Margalef y el Ángeles Alvariño.

El Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y, en particular, el Programa Operativo de I+D+i por y para el Servicio de las Empresas (Fondo Tecnológico), participa en la cofinanciación de los buques Ramón Margalef y Ángeles Alvariño, así como en el Vehículo de Observación Remota (ROV) Liropus 2000.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha