eldiario.es

Menú

El Cabildo de Gran Canaria amplía la declaración de emergencia por el vertido de gasoil a Ingenio y Agüimes

La mancha se mantiene en la bahía de Las Palmas de Gran Canaria y poco a poco se ha ido dispersando, de manera que alcanza unos tres kilómetros de largo y 500 metros de ancho, aunque menos de la mitad es combustible

- PUBLICIDAD -
Rueda de prensa para informar de la evolución del vertido. (Alejandro Ramos)

Rueda de prensa para informar de la evolución del vertido. (Alejandro Ramos)

El Cabildo de Gran Canaria ha actualizado su declaración de emergencia por el vertido de gasoil al mar desde el muelle Nelson Mandela este sábado y la ha ampliado a los municipios de Ingenio y Agüimes por previsión, destaca un comunicado de la Institución insular.

Asimismo, el Cabildo ha recomendado la suspensión de las actividades lúdicas y deportivas en la franja marítima inicialmente afectada -Las Palmas de Gran Canaria y Telde- hasta que la situación adversa remita, entre ellas la regata de vela latina canaria que estaba prevista para esta tarde en la capital grancanaria y que finalmente ha sido suspendida.

La Institución recuerda que cualquier persona que aviste restos del vertido cerca de la costa o que afecte a alguna fauna en particular se abstenga a manipularlo y que, en su lugar, avise al 112.

Los servicios de emergencias de todas las diferentes administraciones públicas con competencias en este asunto se mantienen vigilantes y cualquier incidencia sobre el vertido será comunicada de las redes sociales del Gobierno canario y el Cabildo de Gran Canaria.

La previsión del comportamiento de la mancha de gasoil que se produjo este viernes por la noche tras la colisión de un barco de la Naviera Armas contra el muelle Nelson Mandela, en el puerto de Las Palmas, es que se evapore entre el sábado y el domingo.

El vertido fue de unos 60.000 litros, pero la mitad pudo ser recogida de forma mecánica. Ahora otro tanto está siendo batido con las hélices de tres barcos de Salvamento Marítimo para propiciar la evaporación de la mancha de un combustible que es ligero y volátil.

La mancha se mantiene en la bahía capitalina y poco a poco se ha ido dispersando, de manera que alcanza unos tres kilómetros de largo y 500 metros de ancho, aunque menos de la mitad es combustible y, además, apenas alcanza un grosor de un milímetro.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha