eldiario.es

Menú

Catorce años de cárcel por el homicidio de una prostituta en playa del Cochino

EL JOVEN IRLANDÉS TAMBIÉN TIENE QUE INDEMNIZAR A LA FAMILIA DE LA VÍCTIMA CON 85.000 EUROS

- PUBLICIDAD -

El joven irlandés Vincent Michael Traynor ha sido condenado a 14 años de cárcel por el homicidio de una nigeriana de 23 años a la que mató tras solicitar sus servicios como prostituta al sur de Gran Canaria en julio de 2005, cuando el ahora penado tenía 18 años.

Así lo establece una sentencia de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas, emitida de acuerdo al veredicto de un jurado popular que declaró culpable de homicidio al joven irlandés y difundida este miércoles por el gabinete de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

El fallo condena además a Traynor a indemnizar con 85.000 euros a "los legítimos y legales herederos de Stella Omeregie", su víctima.

Una chica que, tras haber llegado a Gran Canaria en patera como inmigrante irregular, se ofreció como prostituta el 11 de julio de 2005 al condenado, quien acordó con ella que le practicase una felación en la playa del Cochino, junto a Playa del Inglés, de acuerdo a los hechos considerados probados por el jurado.

Tras completar el acto sexual, el irlandés discutió con la víctima, ya que previamente había pactado por la felación un precio de 20 euros y ésta pretendió cobrarle luego 40.

El jurado también consideró probado que en el transcurso de la disputa, el joven agarró por el cuello a la mujer con una de sus manos, mientras que con la otra le propinó puñetazos en el rostro y la cabeza hasta que ella cayó al suelo, donde continuó golpeándola y asfixiándola hasta matarla.

Según el veredicto, Vincent Michael Traynor, que está en prisión desde el 16 de julio de 2005, había estado bebiendo horas antes de que ocurrieran los hechos en compañía de un hermano y un amigo, si bien se descartó que la ingesta de alcohol le hubiera anulado sus facultades mentales.

Por todo ello, el jurado consideró culpable a Traynor de haber matado a Stella Omeregie, aunque no creyó probado que quisiera aumentar deliberadamente e inhumanamente el dolor de la víctima y, en consecuencia, le consideró culpable de un delito de homicidio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha