eldiario.es

Menú

Condenado a cinco años por agredir durante horas a la novia en Maspalomas

EL JUEZ NIEGA EL CARGO DE TENTATIVA DE HOMICIDIO SOLICITADO POR LA FISCALÍA

- PUBLICIDAD -

La Audiencia de Las Palmas ha condenado por un delito de lesiones a cinco años de cárcel a un hombre de 34 años que en abril de 2006 agredió durante 5 horas a su novia en el domicilio que compartían en Maspalomas, donde llegó a decirle que "le iba a matar y que nadie se iba a enterar de nada".

Así lo acordó en una sentencia la sección segunda de la Audiencia de Las Palmas tras el juicio oral celebrado los días 5 y 6 de septiembre y en el que el Ministerio Fiscal, en sus conclusiones definitivas, calificó los hechos de autos como constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa y pidió para el acusado, Job Mamadou, nacido en Sierra Leona, una pena de diez años de cárcel. La acusación particular solicitó la misma pena que la Fiscalía para el acusado, mientras que su defensa solicitó la libre absolución de su patrocinado y calificó los hechos como constitutivos de un delito de lesiones, tal y como ha considerado la Audiencia Las Palmas.

Según la sentencia, el 26 de abril de 2006 y "tras pasar toda la noche fuera", el acusado regresó sobre las 09.00 horas al domicilio situado en Maspalomas en el que convivía con la que, desde hacía mes y medio, era su compañera sentimental, Genoveva del Pino Padrón, que estaba acostada en la cama del dormitorio principal. "Sin mediar palabra y sin que hubiera precedido discusión alguna con la misma, se tumbó sobre ella, le rodeó el cuello con el cable del cargador de un móvil apretando con fuerza. También procedió a taparle la cabeza con una almohada presionando con fuerza y, una vez retirada la almohada, le abofeteó reiteradamente con violencia hasta el punto de hacerla sangrar", afirma la sentencia.

Posteriormente, el acusado volvió a colocar una almohada sobre la cabeza de la víctima, a la que asestó un puñetazo a la altura de su oreja derecha. "Cuando veía a Genoveva sangrando, la arrastraba por los pelos hasta el cuarto de baño, donde ésta se lavaba la sangre, llegando también a apretarle el cuello con una camisa" de la propia víctima.

Para evitar que los vecinos escucharan los gritos de la mujer, el acusado elevó el volumen del aparato de música durante las aproximadamente cinco horas que duraron las agresiones. Cuando cesaron los golpes, Genoveva pidió a su agresor que le diera a beber agua y éste salió a comprarla a un supermercado, momento que la víctima aprovechó para llamar a la Policía.

Como consecuencia de los golpes recibidos de su compañero sentimental, que desde entonces está en prisión preventiva por esta causa, la víctima sufrió hematomas múltiples en tronco, brazos, manos, cara y cuello, eritema cervical, afonía producida por un traumatismo laríngeo, disminución de la audición, lesiones contuso erosivas en los dedos de ambas manos, y un importante trastorno de angustia por el que requiere de tratamiento psicológico.

Indemnización

Además de a los cinco años de cárcel, la Audiencia de Las Palmas ha condenado al autor de los hechos a la inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante ese tiempo y a indemnizar a la víctima por las lesiones sufridas en la cuantía que se determine. Contra la resolución de la Audiencia cabe imponer recurso de casación en el plazo de cinco días.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha