eldiario.es

Menú

Condenado a 17 años por abusar de su hija

NO PODRÁ ACERCARSE A ELLA DURANTE 20 AÑOS

La menor, que tenía 14 años cuando comenzaron las agresiones sexuales, huyó a casa de su abuela.

- PUBLICIDAD -

La Sección II de la Audiencia de Las Palmas ha condenado a J.M. a 17 años de prisión por sendos delitos de agresiones sexuales continuas y violencia habitual en el ámbito doméstico en la persona de su hija de 14 años de edad cuando comenzaron los hechos juzgados, en 2003. Además, la sentencia prohibe al condenado aproximarse a menos de 500 metros de la joven durante 20 años y le impone una indemnización a la víctima de 18.000 euros.

La Audiencia considera probado que el condenado, de nombre José Miguel, mayor de edad y sin antecedentes penales, realizó tocamientos en el pecho y la vagina de su hija en el domicilio familiar de Arrecife de Lanzarote al tiempo que le decía que le acariciara el pene. Desde ese día, explica la sentencia, se repitieron esta clase de requerimientos, "procediendo el acusado, en diferentes ocasiones, cuando se hallaba a solas con su hija en el domicilio familiar, a desnudarla y tumbarla en la cama, efectuando tocamientos en el pecho, a introducir los dedos en la vagina, obligándola a masturbarlo hasta que eyaculara".

El texto tambirén refleja que si la joven se negaba, "el procesado la agarraba fuertemente de las manos, dirigiéndolas a su pene, diciéndole que lo que pretendía era enseñarle, diciéndole que no comentara nada a nadie" y que en dos de estas ocasiones, "el procesado intentó penetrar vaginalmente con el pene a la joven agarrándola fuertemente por las muñecas y tirándola en la cama, no logrando su propósito al conseguir aquélla zafarse de su padre".

Esta situación se prolongó hasta el año 2007 en la que la menor abandonó el domicilio familiar, buscando refugio en casa de su abuela materna. Durante esos mismos años fue frecuente que el procesado mantuviese una conducta de menosprecio hacia su hija a la que solía proferir expresiones como "puta", "hija de puta", "eres una inútil", "no sirves para nada", poniéndola de rodillas cara a la pared tanto a ella como a su hermano menor, propinándoles golpes o dejando a la joven sin comer.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha