eldiario.es

Condenado por la muerte del vigilante del Castillo de Mata

SUCEDIÓ EN MARZO DE 2011

La Sección II de la Audiencia Provincial de Las Palmas impone a R.M.G. 13 años y 5 meses de prisión como autor de un delito de homicidio.

La Sección II de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a R.M.G. a un total de 13 años y 5 meses de prisión como autor de un delito de homicidio tras acabar con la vida de M.A.R., vigilante de la obra del Castillo de Mata de Las Palmas de Gran Canaria.

De esta manera, la sentencia condena al hombre a 12 años y 6 meses de prisión por un delito de homicidio, a lo que hay que sumar otra pena de 11 meses de prisión por el agravante de reincidencia de un delito de robo con fuerza en grado de tentativa.

Asimismo, deberá indemnizar con 130.000 euros a los herederos legales del fallecido y con 765 euros a la empresa Obrascon Huarte Lain (OHL), mientras que se ha absuelto al acusado de un delito de daños.

Por su parte, se ha considerado como probado que sobre las 00.30 horas del 15 de marzo de 2011, R.M.G., con el propósito de obtener un beneficio patrimonial ilícito se dirigió a la obra de rehabilitación y restauración del Castillo de Mata -ejecutada por la empresa OHL-.

Tras saltar una de las vallas que rodea el perímetro de la obra, el acusado accedió al interior de las instalaciones donde, valiéndose de una sierra, pretendió cortar el diverso cableado de material de cobre existente, apoderándose de herramientas que halló por el lugar, propiedad de la entidad OHL.

Sorprendido por el vigilante

En ese momento, R.M.G. fue sorprendido por el vigilante nocturno, quien le requirió verbalmente para que depusiera su acción, iniciándose un forcejeo entre ambos donde el acusado, "con el propósito de acabar con la vida" del vigilante, le golpeó repetida y violentamente en la cabeza con un objeto contundente .

Como consecuencia de estos golpes, el ahora fallecido sufrió lesiones contusas en zona craneal y facial y diversas lesiones erosivas y equimosis en el costado y extremidades superiores e inferiores, que, por su número, ubicación y gravedad provocaron un traumatismo craneal y facial severo, dando lugar a una insuficiencia respiratoria aguda secundaria a la obstrucción mecánica de la vía respiratoria, que determinó su fallecimiento en pocos minutos.

Mientras, el acusado fue sorprendido por una dotación del Cuerpo Nacional de Policía, que se personó en el lugar alertada por los vecinos, procediendo a su detención en las inmediaciones del lugar donde habían ocurrido los hechos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha

- PUBLICIDAD -

Bravo calla; Mauricio habla

El presidente del Cabildo de Gran Canaria esperará a que sea firme su defenestración para hablar; pero no rajará contra Soria.

Secuelas de Repsol y otras historias peperas

Como no hay manera de saber lo que hay o no hay detrás de la decisión de Repsol de coger puerta, no sé si considerarla reculada de carnero o si se fue con el rabo entre patas.

EN EL NÚMERO 84 DE CANARIAS AHORA SEMANAL

VER NÚMEROS ANTERIORES

- PUBLICIDAD -

Las portadas

- Ediciones insulares y locales -






- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- Nuestros Blogs -







- PUBLICIDAD -