eldiario.es

Menú

Detenido un turista por tirar agua hirviendo a peatones

DESDE UN BALCÓN DE PLAYA DEL INGLÉS

El visitante británico quema a dos agentes policiales, alertados por el operador turístico TUI.

- PUBLICIDAD -

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a un turista británico que arrojaba agua hirviendo a los transeúntes desde el balcón de su apartamento, situado en la duodécima planta de un inmueble de Playa del Inglés, en el término municipal en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria).

Durante el servicio, dos de los agentes resultaron heridos menos grave por agresión, por quemaduras en los brazos y espalda, tras arrojarles el detenido agua hirviendo. Los agentes agredidos fueron cuatro, aunque sólo dos se encuentran de baja tras una intervención que se efectuó a las 14.00 horas del pasado sábado, según han informado este domingo fuentes policiales.

La Policía fue alertada por el operador turístico TUI, que denunció los problemas que causaba uno de los huéspedes de apartamentos desde hace diez días, tanto al resto de los clientes como al personal. Los intentos de TUI por evitar el requerimiento policial fueron infructuosos e, incluso, el detenido llegó a amenazar con arrojarse al vacío desde su balcón.

Los agentes que accedieron al inmueble no lograron que les abriera la puerta, por lo que intentaron comunicarse con él a través del balcón contiguo, desde donde observaron la presencia de un cuchillo y una navaja abierta sobre la mesa.

Ingresado en la unidad de psiquiatría del Hospital Insular

A pesar de que los policías ofrecieron su ayuda, el detenido respondió con insultos y el lanzamiento de un caldero con agua hirviendo, que no los alcanzó por una mampara que separa los balcones. Acto seguido, el turista tiró el caldero al vacío sin que se produjeran heridos.

Los agentes denunciaron los hechos ante la jueza de guardia, quien autorizó la entrada en la habitación, momento en el que los policías volvieron a ser agredidos por el detenido con más agua hirviendo que, en esa ocasión si les alcanzó. Tras ser heridos, los agentes destruyeron el panel que separaba los balcones y lograron reducir al británico en el dormitorio contiguo, quien se resistió con patadas y manotazos.

En la cocina del apartamento habían dos calderos más con agua hirviendo sobre una placa de vitrocerámica y, asimismo, la bañera estaba llena con agua caliente. El detenido fue trasladado a la unidad de psiquiatría del Hospital Insular de Gran Canaria, con custodia de una unidad policial, por recomendación de los sanitarios de la ambulancia del Servicio de Urgencias Canario.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha